Deportes

INTRODUCCIÓN

Entender lo fundamental y trascendente que es el deporte y la recreación y la actividad física en general, para el desarrollo integral de los individuos y la colectividad, debe de ser una premisa de trabajo que oriente y sensibilice sobre este tema a la sociedad salvadoreña.

Ciertamente, en El Salvador se han postergado muchos aspectos que determinan el desarrollo de su gente. Y esto tiene que ver con visiones económicas, políticas, educativas y culturales que se basan, a menudo, en la exclusión y no en el fomento de prácticas arraigadas en la construcción de mejoras de la vida social. Por ello es fundamental que todos y cada uno de esos aspectos se atienda con prontitud. Entre estos aspectos están los factores que viabilicen una sociedad más justa y equilibrada, que se determine por su desarrollo familiar, comunitario, sectorial y social.

La educación como un todo es, en buena medida, el punto de partida de esos abordajes. Como condición clave del desarrollo humano, de forma integral y dentro de esta, la educación física desde la familia y luego desde la escuela, conjuntada con el deporte y la recreación, pueden hacer y contribuir para que esta sociedad, en este primer cuarto del siglo XXI, camine como es debido en pos de su desarrollo.

La apuesta, por tanto, por el deporte y a recreación, es fundamental para propiciar, junto a otros elementos, la ansiada vida con bienestar y paz social. Y es que, del fomento de un cuerpo sano y mente sana, nace la posibilidad para que construyamos todo eso que anhelamos.

Para ello se hace necesario repensar la estructura total del deporte salvadoreño, además de revisar la estructura institucional y el basamento normativo de la actuación pública en torno al deporte como derechos ciudadanos. Ese es un compromiso que debe asumirse desde el más alto nivel posible del Estado y sus estamentos y nosotros apostaremos a ello, tal como se desprende del presente plan y de nuestra experiencia y practica en materia deportiva y recreativa.

CONTEXTO DEL PAÍS

El Salvador se encuentra localizado en la región centroamericana, específicamente en la zona tórrida, al norte de la línea ecuatorial y al oeste del Meridiano de Greenwich, entre los paralelos 13° 09’ y 14° 27’ Latitud Norte y los meridianos 87° 41’ y 90° 08’ Longitud Oeste del Meridiano de Greenwich. Limita al norte con la República de Honduras, al sur con el Océano Pacifico (321 kms. de costa), al este con la República de Honduras y la República de Nicaragua (Golfo de Fonseca de por medio), y al oeste con la República de Guatemala.

Posee una extensión territorial de 21,040 kms2, dividido administrativamente en 14 departamentos y 262 municipios.

Situación Económica

La imagen económica actual del país es posible estructurarla a partir de los siguientes factores: una crisis financiera internacional, la cual, a partir de 2008, afectó al mundo y particularmente al principal socio comercial del país: Estados Unidos de Norte América. Esta crisis para el país se concretizó en una disminución de las exportaciones, de las remesas y una caída del crecimiento del Producto Interno Bruto, entre otros. Mundialmente, en los países desarrollados, a partir de 2013/2014, esta crisis se ha ido revirtiendo progresivamente.

En lo que respecta al país, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), a precios reales, ha mostrado un comportamiento muy variable durante los últimos 14 años. Por ejemplo, en 2000, la tasa de crecimiento del PIB fue de 2.2%; experimentando la tasa más alta en el período en 2006 (3.9%). Sin embargo, en 2009 se experimentó una caída de 3.1% como resultado de la crisis mundial. Desde 2010 se han observado tasas positivas de crecimiento del PIB.

Remesas Familiares

Con respecto a las remesas, estas se han convertido en una fuente de ingresos económicos para muchas familias salvadoreñas, y en uno de los factores asociados a la estabilidad macroeconómica del país. Esta es una condición de doble naturaleza, pues mientras la remesa asociada a la migración genera bienestar económico para el país e ingresos a las familias, al mismo tiempo representa un alto costo social por la desintegración familiar, el cambio de roles en las familias y otros problemas relacionados.

La información indica que estas pasaron de $1,750.7, en 2000 a $4,154.1 millones, en 2014. Es decir, crecieron en un 137% en el período considerado. Para 2014, las remesas familiares representaron el 16.5% del PIB.

Características demográficas

Para el año 2017 la EHPM reporta que la población total del país fue de 6,581,860 personas, de las cuales 3,959,652 residen en el área urbana y 2,622,208 en la rural, lo que en términos relativos representa el 60.2% y 39.8% respectivamente.

En esta misma línea se destaca que en el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), se concentra el 25.7% del total de la población del país, es decir 1,693,186 habitantes.

Una carácterística fundamental es que la población es mayoritariamente joven, puesto que el 53.6% de la pobación es menor de 30 años, mientras qeue el 12.6% tiene una edad de 60 años y más. Por su parte, la relación de dependencia, que refiere a la proporción de la población económicamente iniciativa, establecida entre los menores de 15 años y los de 65 años y más, con respecto a la activa, es decir, el grupo etario de 15 a 64 años de edad, fue del 52.5%. En términos teóricos es un dato positivo en tanto que el país cuenta con una población en edad productiva mayor con respecto a la que no lo es, de hecho, la relación para 2017 fue de 66 personas activas contra 14 inactivas de cada centenar de personas.

Gráfico 1.1

Poblaciones por departamento

El indicador de densidad poblacional por departament, da cuenta que con relación al promedio nacional los departamentos con los niveles más altos son: San Salvador, La Libertad, Sonsonate y Cuscatlán; mientras que el resto se ubican por debajo del promedio nacional, destacándose Chalatenango y La Unión como los departamentos que tienen menor población por Km2.

Población del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS)

En el Área Metropolitana de San Salvador se concentra el 25.7% de la población total del país. Al revisar la distribución de la población por los municipios que la forman, se observa que solo San Salvador y Soyapango concentran el 33.1% de 1,693,186 de habitantes reportados para el AMSS.

La densidad poblacional del Área Metropolitana de San Salvador se estimó en 2,772 habitantes por km²; siendo el municipio de Cuscatancingo el más densamente poblado de todo el AMSS, seguido por Soyapango, Mejicanos y San Marcos. En el otro extremo se ubican Nejapa, con el más bajo nivel de densidad poblacional. Le siguen los municipios de Santa Tecla, Antiguo Cuscatlán, San Martín y Tonacatepeque.

Población diferenciada por sexo

Al diferenciar la población por sexo, los datos proporcionados por la encuesta muestran que las mujeres representan el 53.0% de la población total del país y los hombres el 47.0 %, obteniéndose un índice de masculinidad de 0.89, es decir que existen en el país 89 hombres por cada 100 mujeres. En la zona urbana este índice es de 0.85 y en la rural de 0.94.

Vivienda

Tipo de vivienda

Según estimaciones de la EHPM 2017, la cantidad de hogares a nivel nacional ascienden a 1,831,313 que de acuerdo con el tipo de vivienda la mayor participación corresponde a los hogares que habitan en casa privada o independiente con el 95.9%. Un 1.3% en condominio, un 1.1% de los hogares habitan en pieza en mesón y un 0.9% lo hace en pieza en casa. El resto de hogares (0.9%) habita en apartamento, casa improvisada y rancho. La distribución a nivel de área geográfica es bastante similar y destaca que, en el caso de los condominios, las piezas en un mesón, apartamentos y casas improvisadas, aunque son un porcentaje bajo a nivel nacional, se presentan básicamente en el área urbana.

En cuanto a la forma de tenencia de la vivienda, se observa que, a nivel nacional, el 53.4% de los hogares son propietarios de sus viviendas, el 20.7% son ocupantes gratuitos, el 13.0% son inquilinos, el 5.8% son propietarios en terreno privado, el 3.9% son propietarios y aún están pagando su vivienda, y el 2.6% son propietarios en terreno público.

En el área urbana son principalmente propietarios (49.3%), inquilinos (19.8%), ocupante gratuito (19.2%), propietarios aun pagando (6.0%). En el área rural son principalmente propietarios (60.1%), ocupante gratuito (23.0%), propietarios en terreno privado (10.5%). (DIGESTYC, 2017)

Costos de la violencia en El Salvador y la relación necesaria con la prevención de violencia que ofrece el deporte, la recreación (en vínculo con las artes y la cultura, además de la educación integral).

Desde hace muchos años, la violencia, la delincuencia y la inseguridad constituyen uno de los temas de mayor preocupación de la sociedad salvadoreña. Con tasas de homicidios superiores a 60 muertes por cada 100,000 habitantes y altos índices de otras expresiones de violencia tales como lesiones, robos, hurtos, extorsiones, violencia de género e intrafamiliar, El Salvador se coloca a la cabeza de los países más violentos de América Latina y del mundo. (USAL, 2018)

Según información de la base de datos conjunta del Instituto de Medicina Legal(IML), la Fiscalía General de la República (FGR) y la Policía Nacional Civil (PNC), en 2006 se registraron 3,928 homicidios a nivel nacional, lo cual implicaría una tasa de casi 68 homicidios por cada 100,000 habitantes. Esto es 6,8 veces la tasa considerada «epidémica» por la Organización Panamericana de la Salud (OPS). (USAL, 2018)

Siendo como se establece en LOS COSTOS ECONÓMICOS DE LA VIOLENCIA EN EL SALVADOR (Acevedo, 2007):

Siendo como se establece en LOS COSTOS ECONÓMICOS DE LA VIOLENCIA EN EL SALVADOR (Acevedo, 2007): La violencia en El Salvador es un fenómeno multicausal arraigado en una diversidad de factores y en el cual confluyen diversas dinámicas. No obstante, las dificultades metodológicas para lograr una categorización adecuada de las variables generadoras de violencia, estas pueden agruparse en cuatro categorías:

i) Variables relacionadas con las condiciones generales de pobreza e inequidad

ii) Dificultades de acceso a educación y falta de oportunidades laborales, particularmente para la inserción de la población joven en el mercado de trabajo (tasas de desocupación y subempleo juvenil)

iii) Factores asociados con la expansión del crimen organizado y el fenómeno de las pandillas o maras

iv)Debilidades del marco institucional para enfrentar el problema de la violencia con un enfoque preventivo efectivo.

Todo lo que se entiende, pues, como limitantes estructurales para el desarrollo de la niñez, adolescencia y juventud debe de ser tratado desde un amplio enfoque que incluye una visión nueva y estructurada para que la actividad física, el deporte y la recreación sean parte esencial de esa nueva forma de ver la vida social. Ahí, el enfoque de una nueva educación física se vuelve a su vez esencial para que se desarrollen habilidades para la vida.

Sigue el mismo autor:

Costos en salud:

Analíticamente, los costos en salud ocasionados por la violencia pueden cuantificarse adaptando el enfoque aplicado por Salkeld et al. (1996) para desglosar los costos totales de una enfermedad en costos directos, indirectos e intangibles.

Los costos directos surgen de los servicios de salud usados en la prevención, diagnóstico y tratamiento de una enfermedad (en este caso de la violencia), así como de los servicios de rehabilitación. Incluyen los costos privados en que incurre el paciente y su familia y otros recursos públicos. Si la incidencia de la violencia disminuyera, esos recursos podrían ser liberados para otros fines. Los costos indirectos son provocados por la producción perdida debido a la reducción de la producción y/o productividad causada por el ausentismo del trabajo, la discapacidad temporal o permanente y la mortalidad prematura. La pérdida de producción equivale al valor presente del flujo de ingresos que se habrían obtenido en el curso de la vida productiva de la persona si el acontecimiento violento no hubiera ocurrido.

El tercer grupo de costos, y el más difícil de medir, son los efectos intangibles o psicosociales de la enfermedad. El dolor, el sufrimiento o cualquier otra reducción de la calidad de vida son intangibles y, por tanto, muy difíciles de cuantificar.

Costos médico-hospitalarios

El punto de partida para cuantificar los costos directos en salud ocasionados por la violencia lo constituyen las diferentes categorías de incidentes de violencia reportados, en los cuales existiría, en principio, un componente de lesión física a las víctimas, que requiere de atención médica. En el supuesto de que los incidentes de violencia estén adecuadamente contabilizados, el reto metodológico principal a este respecto consiste en determinar los costos unitarios apropiados para cada categoría de incidente.

En el caso de los homicidios intencionales y de los homicidios culposos por accidente de tránsito, los costos unitarios resultan relativamente bajos, debido a que la mayoría de las víctimas muere en el lugar del incidente o poco después de recibir primeros auxilios médicos. En lo que respecta al costo de atención médica de los lesionados que sobrevivieron a un hecho de violencia, se disgregó el universo de lesionados en tres grandes categorías: lesionados de gravedad, lesionados menos graves que requirieron hospitalización y lesionados leves.

Para estimar el costo de atención médico-hospitalaria de los heridos graves, se utilizaron como parámetro de referencia los costos unitarios estimados por los Médicos Salvadoreños para la Responsabilidad Social (MESARES,2004) para atender a los heridos por arma de fuego en la red hospitalaria nacional en 2003, ajustados por la inflación registrada durante 2003-2007. Para la cuantificación de los costos médicos de los otros lesionados se utilizaron los costos unitarios calculados en el estudio del PNUD (2005), ajustados por inflación.

En la tabla III se reportan los costos totales en atención médico-hospitalaria para las personas lesionadas en hechos de violencia delincuencial común en El Salvador durante 2007. A ese monto habría todavía que añadir los gastos médico-hospitalarios incurridos en la atención a las víctimas de actos de violencia sexual, los cuales ascendieron a $10,5 millones. Incluyendo los «gastos de bolsillo» (transporte, exámenes médicos, medicinas, entre otros) en que habrían incurrido las víctimas para recibir atención médica. Los costos totales de atención médico-hospitalaria debido a la violencia habrían ascendido a unos $34,5 millones.

Este esquema refleja los costos asociados a distintos tipos de lesiones sufridas durante la acción delictiva y establece la indemnización apropiada sobre la base de una escala de compensaciones para lesiones de gravedad comparable. Este esquema estipula el pago de una indemnización adicional por la pérdida de ingresos y los costos de cuidados especiales en los casos más serios, y por la pérdida de sustento y apoyo para los dependientes de la víctima en los casos fatales.

Otra técnica comúnmente utilizada para cuantificar el costo intangible de la violencia es la «preferencia expresada» mediante la aplicación de metodologías de valuación contingente (MVC). El uso de esta técnica involucra la encuesta a muestras de la población para descubrir su disposición a pagar (willingness to pay WTP) para reducir el riesgo de sufrir un delito, o su disposición a aceptar (willingness to accept WTA) una compensación por enfrentar un riesgo mayor. Una forma alternativa de preferencia expresada consiste en determinar el monto monetario que una persona estaría dispuesta a aceptar como compensación por sufrir un delito.

Este esquema refleja los costos asociados a distintos tipos de lesiones sufridas durante la acción delictiva y establece la indemnización apropiada sobre la base de una escala de compensaciones para lesiones de gravedad comparable. Este esquema estipula el pago de una indemnización adicional por la pérdida de ingresos y los costos de cuidados especiales en los casos más serios, y por la pérdida de sustento y apoyo para los dependientes de la víctima en los casos fatales.

Otra técnica comúnmente utilizada para cuantificar el costo intangible de la violencia es la «preferencia expresada» mediante la aplicación de metodologías de valuación contingente (MVC). El uso de esta técnica involucra la encuesta a muestras de la población para descubrir su disposición a pagar (willingness to pay WTP) para reducir el riesgo de sufrir un delito, o su disposición a aceptar (willingness to accept WTA) una compensación por enfrentar un riesgo mayor. Una forma alternativa de preferencia expresada consiste en determinar el monto monetario que una persona estaría dispuesta a aceptar como compensación por sufrir un delito.

Este esquema refleja los costos asociados a distintos tipos de lesiones sufridas durante la acción delictiva y establece la indemnización apropiada sobre la base de una escala de compensaciones para lesiones de gravedad comparable. Este esquema estipula el pago de una indemnización adicional por la pérdida de ingresos y los costos de cuidados especiales en los casos más serios, y por la pérdida de sustento y apoyo para los dependientes de la víctima en los casos fatales.

Otra técnica comúnmente utilizada para cuantificar el costo intangible de la violencia es la «preferencia expresada» mediante la aplicación de metodologías de valuación contingente (MVC). El uso de esta técnica involucra la encuesta a muestras de la población para descubrir su disposición a pagar (willingness to pay WTP) para reducir el riesgo de sufrir un delito, o su disposición a aceptar (willingness to accept WTA) una compensación por enfrentar un riesgo mayor. Una forma alternativa de preferencia expresada consiste en determinar el monto monetario que una persona estaría dispuesta a aceptar como compensación por sufrir un delito.

Para la cuantificación de los costos intangibles asociados al impacto emocional de la violencia en este trabajo se han tomado como referencia los valores utilizados por el Departamento del Ambiente, Transporte y las Regiones del Reino Unido (Department of Environment, Transport and the Regions, DETR) y por el British Crime Survey, como una primera aproximación al impacto emocional y físico ocasionado por delitos violentos, sin perder de vista que Para la cuantificación de los costos intangibles asociados al impacto emocional de la violencia en este trabajo se han tomado como referencia los valores utilizados por el Departamento del Ambiente, Transporte y las Regiones del Reino Unido (Department of Environment, Transport and the Regions DETR) y por el British Crime Survey, como una primera aproximación al impacto emocional y físico ocasionado por delitos violentos, sin perder de vista que esos valores están lejos del ideal, debido a que tanto las circunstancias como las consecuencias de los incidentes difieren entre sí. Los valores empleados por el DETR y el British Crime Survey han sido ajustados por el diferencial entre el PIB per cápita de Inglaterra y El Salvador, ajustados por la paridad de poder de compra (purchasing power parity PPP). Las estimaciones resultantes se reportan en la tabla V. El costo total del daño emocional causado por la violencia habría sobrepasado los $516 millones (2,5% del PIB).

Costos institucionales: legales, judiciales y policiales

La tabla VI registra el presupuesto asignado en 2007 a diversas instituciones del Estado responsables de implementar las políticas de prevención y combate de la delincuencia y la violencia en El Salvador, así como de asistencia a las víctimas de la violencia. Las instituciones incluidas son el Órgano Judicial, la FGR, la Procuraduría General de la República (PGR), la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) y el Ministerio de Gobernación en lo que compete a las funciones de seguridad pública (a través de la PNC) y administración del sistema penitenciario. El presupuesto asignado a las diversas instancias gubernamentales involucradas en la prevención y combate de la violencia en 2007 ascendió a $311,2 millones (1,5% del PIB).

Pérdidas materiales

La violencia involucra también importantes costos relacionados con la pérdida de bienes o valores debido a diferentes tipos de actos delictivos (robos, hurtos, entre otros). Dado que, en cierto sentido, muchos bienes robados no se pierden para la sociedad como un todo, sino que son transferidos de las víctimas a los delincuentes, ha existido un debate sobre si el valor de tales bienes debiera ser contabilizado como una pérdida social o no. Algunos expertos argumentan que, puesto que el valor de los bienes robados es potencialmente menor para los delincuentes que para las víctimas, es solo la diferencia entre estas dos valuaciones la que debería ser tomada en cuenta como pérdida de bienestar.

Otros estudios, en cambio, aducen que todos los robos de propiedad deberían ser considerados como pérdidas sociales, dado que el tiempo que los delincuentes gastan en actividades ilegales es de hecho una pérdida social y puesto que el valor de los bienes arrebatados debería, en el equilibrio, ser igual al costo de oportunidad del tiempo de los delincuentes (Glaeser, 1999). En una línea de argumentación complementaria, otros análisis subrayan que la distinción relevante entre una transferencia y una pérdida social recae en último término en si la transferencia es voluntaria o no. Puesto que un robo involucra una transferencia involuntaria (de parte de la víctima) de propiedad, debería considerarse como un costo para la sociedad.

A efectos de calcular las pérdidas materiales de los hogares y empresas debido a la delincuencia, se utilizaron los costos unitarios estimados en el estudio del PNUD (2005) para los diferentes tipos de delito contra la propiedad, ajustados por inflación y por la variación registrada por el número de esos delitos entre 2003 y 2007. De acuerdo con estos cálculos, las pérdidas materiales debidas a delitos contra la propiedad sufridos por los hogares y las empresas en El Salvador en 2007 habrían alcanzado unos $416 millones (2% del PIB).

No obstante, como afirma el autor de los datos anteriores, estos pueden discutirse y reevaluarse con otros supuestos. Pero lo cierto es que la violencia impacta sobremanera a El Salvador y su gente, y ello también se traslada en términos económicos.

Así, nos establece que: A pesar de estas limitaciones para su medición, no cabe duda de que la violencia continúa imponiendo una carga onerosa sobre El Salvador y que los recursos que se pierden debido a esta, podrían ser aprovechados para fortalecer las capacidades de desarrollo del país y mejorar sustancialmente la calidad de vida de la población. Lo que El Salvador perdió en 2007 debido a la violencia fue equivalente a más del doble de las asignaciones presupuestarias a Educación y Salud, combinadas. Asimismo, el costo de la violencia equivale a más del doble del monto de recursos que se necesitarían para garantizar cobertura universal en servicios sociales básicos (educación, salud, nutrición, vivienda, agua, saneamiento y electricidad) a la población salvadoreña, los cuales se estimaron en 4,3% del PIB en el Informe sobre Desarrollo Humano El Salvador 2003.

En la medida en que, a través de un aumento de la inversión social, el país incremente la calidad de su capital humano y mejore la competitividad de su plataforma productiva, podría generar más y mejores fuentes de trabajo, aumentar los ingresos de la población y reducir la pobreza y la desigualdad, erradicando las raíces estructurales que alimentan la situación de violencia. Estimaciones recientes efectuadas por el PNUD (2008) indican que es casi cinco veces más caro mantener a un reo en prisión en El Salvador que proveerle de educación desde primaria hasta bachillerato. (Acevedo, 2007)

Por todo ello es indispensable, y cae de su peso, que la inversión en la población, en crear condiciones óptimas para su desarrollo pleno son indispensables para que esta sociedad tenga mejores derroteros. No podríamos avanzar solo con acciones inmediatistas que confronten violencia con violencia, sino que la apuesta fundamental debe ser por el desarrollo humano con la dignidad que subyace en ese sentido.

Así, la inversión social en educación, salud, deportes y recreación, artes y cultura en general, además de la generación de empleos bien remunerados, son basamento para cimentar proyectos de vidas positivos en nuestra niñez, adolescencia y juventud actual y para tratar de devolver con mucho esfuerzo la dignidad a la gente y que aspire, entonces, tal es su derecho, a una vida de calidad y bienestar en todo sentido.

Y es que el país necesita avanzar, pero en estas condiciones es difícil. Por ejemplo, el Banco Mundial plantea entre otras cosas en su panorama general del país: Sin embargo, el crimen y la violencia presentan una amenaza al desarrollo social y el crecimiento económico en El Salvador y afectan negativamente la calidad de vida de sus ciudadanos. La tasa de criminalidad alcanzó niveles récords históricos en 2015 con 102 homicidios por cada 100,000 habitantes. El crimen y la violencia hacen más costoso hacer negocios, afectan negativamente las decisiones de inversión y obstaculizan la creación de empleo. (Banco Mundial, 2015).

En otros datos, la Red de Investigadores del Banco Central (REDIBACEN), a través de la investigación “Estimación del Costo Económico de la Violencia en El Salvador, año 2014” (REDIBACEN, 2014) nos dice: En el estudio se estimó que el costo económico de la violencia para el Gobierno, hogares y empresas salvadoreñas fue de $4,026.3 millones, equivalente al 16.0% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2014.

Se explica sobre la misma que: La información anterior está referida a delitos como homicidios, robos, hurtos y daños a personas y empresas, gastos en seguridad privada, extorsiones, gastos en atención médico-hospitalaria y gastos en el funcionamiento de instituciones relacionadas a la prevención y combate de la violencia, personas migrantes por violencia, número de reos en el sistema penitenciario, producción por rama de actividad económica, entre otras.

Además, se realizó la revisión de estudios previos en los que se estimó, mediante diversas metodologías, el costo de la violencia en el país en años anteriores a 2014, de los cuales se retomó para esta investigación la metodología empleada en el estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de 2005, basada en la contabilización de los costos tangibles (directos e indirectos) de la violencia, así como los costos intangibles, actualizando algunos parámetros y estimaciones propias según la naturaleza de la información y su disponibilidad.

El estudio refiere que: asimismo, se estimó la producción perdida o no realizada por las personas en edad productiva involucradas en hechos de violencia o que han migrado a causa de esta y que, por estas razones, han dejado de aportar al crecimiento económico del país; de igual forma se estimó la inversión no realizada por causa de la violencia.

Los principales resultados fueron que el mayor costo ocasionado por la violencia en el país es el de extorsiones y robo a personas y viviendas, que equivalen al 5.2% del PIB, seguido por el costo de oportunidad de la producción e inversión no realizada, con un porcentaje de 4.8% del PIB. Por otra parte, los costos en salud asociados a la violencia representaron el 3.1% del PIB de 2014, los costos de instituciones públicas relacionadas a la problemática 2.3%, y los costos preventivos en seguridad privada incurridos por hogares y empresas 0.7%. Dentro de este último rubro, las empresas del sector servicios son las que realizaron el mayor gasto.

Los investigadores también compararon el valor monetario estimado del costo de la violencia con el valor de otras variables económicas del país, encontrando que este monto equivale al total de las remesas familiares, a la recaudación total de impuestos y es dos veces la factura petrolera y la mitad de los depósitos bancarios en el sistema financiero. Asimismo, el 45% de los $4,026.3 millones estimado como costo de la violencia, equivale al presupuesto gubernamental asignado a las áreas de salud, obras públicas, educación (incluida la Universidad de El Salvador), lo cual evidencia el impacto de la violencia como una limitante para el crecimiento económico del país. (REDIBACEN, 2014)

En otra fuente relacionada: El Informe sobre Desarrollo Humano El Salvador 2018 ¡SOY JOVEN! ¿Y ahora qué?, (PNUD, 2018) encontramos los siguientes datos sobre violencia y sus costos, especialmente para la juventud: La violencia es un fenómeno multicausal. Por ello, este informe utiliza una perspectiva de seguridad ciudadana desde la cual se busca proteger un núcleo básico de derechos como la vida, el respeto a la integridad física y material de la persona, y la posibilidad de tener una vida digna (PNUD 2010). El enfoque de seguridad ciudadana permite abordar la multicausalidad del delito y de la inseguridad, mediante la atención de los factores y causas estructurales, con miras a mitigar su impacto en el desarrollo humano de las personas (PNUD, 2015).

Las personas jóvenes se encuentran atrapadas en dinámicas de violencia que limitan su bienestar y las destacan como víctimas y victimarios. Desde su realidad como víctimas, la población joven se ve afectada por la violencia en sus tres tipos: directa, estructural y simbólica (Galtung, 1969 y 1996). La violencia directa es la que suele ser observable y se expresa de forma verbal, física o psicológica. La violencia estructural puede relacionarse con la pobreza crónica, las desigualdades, la explotación y la exclusión social. Finalmente, la violencia simbólica alude a aspectos de la cultura que se utilizan para internalizar, justificar o legitimar otros tipos de violencia, la cual puede pasar desapercibida o ser vista como aspectos comunes que legitiman la violencia —como el machismo y el racismo, entre otros.

En El Salvador existe evidencia de los diversos tipos de violencia antes mencionados y de la manera en que estos afectan a la juventud salvadoreña en la actualidad. Estimaciones realizadas por Peñate, Mendoza, Quintanilla y Alvarado (2016), sobre la base de la metodología desarrollada por PNUD (2005) y actualizada por Acevedo (2008), señalan que en 2014 la violencia tuvo un costo económico total de $4,026.3 millones, equivalente al 16 % del Producto Interno Bruto (PIB). Sobre la base de esa metodología, se calcula que el costo económico de la violencia directa en contra de las personas jóvenes para 2017 —particularmente en salud y gastos institucionales— osciló entre $605 millones y $828.4 millones, es decir un equivalente a un porcentaje entre 2.4 % y 3.3 % del PIB. La tasa de homicidios de jóvenes por cada 100,000 habitantes aumentó de 114.9 en 2010 a 165.2 en 2015, y descendió a 105.9 en 2017 (Policía Nacional Civil [PNC], 2018). En promedio, la tasa de homicidios de la población joven es 53.4 % mayor que la de la población adulta en el periodo 2007-2017 (ver gráfico 1).

Además, se estima que el 27.2 % de los casos de personas víctimas de homicidio en 2017 se trató de jóvenes con edades entre los 18 y 24 años. Más aún, en una perspectiva más amplia, en el periodo 2007-2017 se reportó un total de 44,334 homicidios, de los cuales el 51.7 % fue en contra de personas jóvenes (entre 15 y 29 años), destacando una prevalencia mayor entre los hombres en 9 de cada 10 casos (PNC, 2018).

Entre los años 2007 y 2017, se contabilizó un total de 4,913 homicidios de mujeres (PNC, 2018), de los cuales el 62 % ocurrió entre 2011 y 2017. En el 44 % de los casos, las víctimas fueron mujeres jóvenes entre los 15 y 29 años. En la reducción de homicidios registrada entre 2015 y 2017, la disminución en la tasa de muertes violentas de hombres fue más significativa (-44 %) que la de las mujeres (-19 %). Además, en el período 2010-2017, con excepción de lo ocurrido entre 2012-2014, se reportó niveles epidémicos de violencia feminicida (mayor que 10 por 100,000 habitantes), aunque en los últimos tres años vienen en disminución al pasar de una tasa de 16.8 por cada 100,000 habitantes, en 2015, a 15.2 en 2016 y a 13.5 en 2017 (Ministerio de Justicia y Seguridad Pública [MJSP] y Dirección General de Estadística y Censos [DIGESTYC], 2018).

Además de los daños físicos, psicológicos y sociales que generan los homicidios, este tipo de agresiones se ha convertido en un significativo problema de salud pública entre la población joven: estos ataques son la principal causa de muerte en este grupo etario, con tasas muy superiores, por cada 100,000 habitantes, a las reportadas por enfermedad, accidentes, lesiones, embarazos o partos (en el caso de mujeres), y eventos no determinados (ver gráfico 2). Los homicidios son la principal causa de mortalidad entre la población joven, pero su incidencia en el caso de los hombres jóvenes es mayor en todos los grupos de edad. Por el contrario, en el caso de las mujeres jóvenes, la causa más común de muerte es por enfermedades y, en segundo lugar, por agresiones.

En el caso de las mujeres jóvenes, la violencia sexual es uno de los hechos de violencia que las afecta con mayor frecuencia. Aunque es difícil estimar con precisión la magnitud de este tipo de violencia, por ejemplo, por la insuficiencia de denuncias, fuentes oficiales reportaron más de 17,000 casos de violencia sexual entre 2015 y 2017, de los que 9 de cada 10 víctimas fueron mujeres (MJSP y DIGESTYC, 2018).

Por su parte, en 2016 y 2017, la prevalencia más alta de agresiones sexuales ocurrió en mujeres jóvenes entre los 15 y los 19 años (con 40 % y 38 % de los casos, respectivamente). Una grave consecuencia de la violencia sexual es el embarazo no deseado, el cual puede afectar de forma severa las trayectorias de vida de las mujeres jóvenes. Los datos del Ministerio de Salud (MINSAL) para 2016 reportan 21,400 niñas y adolescentes embarazadas, y la tendencia de los embarazos en este grupo de edad se ha mantenido sin cambios significativos entre 2012 y 2016. Durante este periodo, el número de embarazos en adolescentes alcanzó un total de 121,456 casos (Gabinete de Gestión Social e Inclusión, 2017).

Con respecto a la violencia estructural, se estima que el 41.8 % de las personas entre 15 y 29 años vivía en hogares pobres multidimensionales en 2017 (MINEC y DIGESTYC, 2018). En cuanto a las privaciones que afectan a la calidad del hábitat de las personas jóvenes, sobresalen las restricciones debido a la inseguridad (49.1%), lo cual indica que el clima de falta de seguridad en la comunidad impide a quienes conforman el hogar realizar acciones como salir de noche, dejar que los niños y niñas salgan a jugar, dejar sola la casa, poner un negocio o transitar con libertad. Otra privación que se mencionó en la medición, que tiene incidencia significativa entre las personas jóvenes, es la falta de espacios públicos para esparcimiento (31.6 %).

Con respecto a la violencia simbólica, los datos de un estudio de opinión pública realizado para este informe confirman la magnitud de los estigmas que la sociedad salvadoreña tiene en contra de sus jóvenes. Un ejemplo concreto es que, al consultar sobre las tres asociaciones más frecuentes con la palabra “persona joven”, la mayoría tiene connotaciones negativas como, por ejemplo, los términos: maras/pandillas, vagancia y víctimas de la violencia (CID Gallup, 2016). Aunque se observan algunas diferencias conforme a la edad y el sexo de las personas encuestadas, la mayoría de las opiniones manifiestan percepciones negativas, incluso desde la población joven.

Pero, además de ser las principales víctimas de violencia, las personas jóvenes son, también, las que se ven más involucradas en el cometimiento de hechos delictivos, es decir, como victimarias. Por ejemplo, con base en el número de personas procesadas por la Fiscalía General de la Republica (FGR) durante el periodo 2013-2015, la participación de una persona entre 18 y 30 años ocurrió en el 51.1 % de los casos de extorsión, homicidio, hurto, robo, tenencia-portación o conducción de arma de fuego, violación o agresión sexual.

Registros de la Dirección General de Centros Penales (DGCP) muestran que entre 2012 y 2016, un estimado de 5 de cada 10 personas privadas de libertad en un centro penal eran jóvenes entre 18 y 29 años de edad. Aunque no se cuentan con datos desagregados de personas jóvenes y adultas, la misma fuente muestra que para 2016, el delito por el que hubo más personas en prisión fue el homicidio (30.6%), seguido de la extorsión (17%) y el robo (10.1%) (DGCP, 2017). Sin embargo, una tendencia de penalización de delitos similares se evidencia en el caso de las personas procesadas en la justicia penal juvenil, durante el período 2013-2017, pues la mayoría de gente adolescente (12 a 17 años) ha sido atendida en centros de inserción social sobre todo por haber cometido los delitos de homicidio (29.6%), extorsión (25.8%) y comercio, posesión, tráfico y tenencia de drogas (12%) (Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia [ISNA], 2015 y 2017). (PNUD, 2018)

Los datos anteriores del PNUD, muestran una marcada vulnerabilidad de los jóvenes a propósito de su edad en relación con las dificultades de enfrentar esos fenómenos multicausales de la violencia en todas sus manifestaciones, lo que disminuye las capacidades del país en transformarse positivamente, pues las generaciones presentes de niñez, adolescentes y jóvenes enfrentan, precisamente, grandes riesgos sociales y de estructura económica excluyente, lo que marcará los destinos del país necesariamente.

Por lo que nuevamente encontramos como mecanismos de resiliencia, las posibilidades de que estos grupos etarios fundamentales para el país se adentren en la vivencia de sus derechos humanos, incluidos el acceso a una educación de calidad, las artes y la cultura en todas sus manifestaciones posibles de forma positiva y, además, el tema motivo de este plan: que se adentren en el mundo de una actividad física, los deportes cualquiera que estos sean de acuerdo a su afinidades, habilidades y gustos y que, además, la educación física a nivel de Estado, se proporcione de la mejor y más alta forma posible, con los mejores estándares. Con ello fortalecemos la idea de futuro y sino, a contrario sensu, la denostamos.

de elegibilidad mediante un muestreo aleatorio de varias fases, estratificado en tres grupos de edad (20 a 40 años, 41 a 60 años y mayor de 60 años) de zonas urbanas y rurales.

De un total de 9,097 personas elegibles, se encuestaron 6,150 personas a nivel nacional, de las cuales 4,817 fueron efectivas, obteniendo un porcentaje de respuesta del 67.6%. teniendo como resultados que la hipertensión arterial es la ENT que presenta la más elevada prevalencia a nivel nacional en ambos sexos, con predominio en la Región de Salud Metropolitana, en población adulta en El Salvador, siendo la mujer con el mayor porcentaje con un 38% en comparación con el hombre con un 35.8%

Con respecto a la diabetes mellitus y la obesidad, predominan en el sexo femenino con mayor prevalencia en la Región de Salud Metropolitana. La diabetes representa en la mujer un 13.9% y en el hombre un 10.6% y la obesidad representa en la mujer un 33.2% y en los hombres 19.5%. En cuanto al sobrepeso, los hombres resultaron con un 39.5% y las mujeres con el 36.6%

La enfermedad renal crónica predomina en el sexo masculino y las mayores prevalencias fueron reportadas en las Regiones de Salud Paracentral y Oriental. Un tercio de la ERC a nivel nacional corresponde a la enfermedad renal crónica no tradicional.

Los factores de riesgo encontrados para enfermedades no transmisibles en población adulta, igual o mayor de 20 años, fueron: Bajo consumo de frutas y verduras; Consumo de bebidas azucaradas; Deficiente consumo de agua; Contacto directo con agroquímicos; Sedentarismo e Historia familiar ENT estudiadas.

“La encuesta nos sirve para decirle a la población que hay un incremento de las enfermedades, que debe de haber una decisión personal, una decisión familiar y una decisión de la sociedad de regular y cuidar su alimentación, hacer más ejercicio, de comer menos azúcar, sal, grasa y además regular este tema que está aumentando la enfermedad renal crónica como es la exposición a los pesticidas en nuestro país que está dañando el riñón de los salvadoreños”, refieren los titulares de la cartera de Estado (Encuesta Nacional de Enfermedades Crónicas del Adulto El Salvador 2014-2015, ENECA-ELS 2015).

En el ámbito de los organismos internacionales ligados al tema de la salud encontramos que: Según datos de la OMS la actividad física insuficiente contribuye a causar la pérdida de 69,3 millones de AVAD y 3,2 millones de defunciones cada año. El riesgo de muerte por cualquier causa es más elevado en los adultos cuya actividad física es insuficiente que entre aquellos que practican al menos 150 minutos de ejercicio físico moderado por semana, o su equivalente, como lo recomienda la OMS. La actividad física regular reduce el riesgo de cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular, diabetes, y cáncer de mama y de colon.

En 2014, el 23% de los adultos de 18 años o más no eran lo suficientemente activos. Las mujeres eran menos activas que los hombres y las personas mayores lo eran menos que los jóvenes. A nivel mundial, el 81% de los adolescentes de 11 a 17 años no tenían una actividad física suficiente en 2014, siendo las adolescentes menos activas que los varones; y las recomendaciones de la OMS las cumplían, respectivamente, el 84% y el 78%. (OMS, s.f.)

En esa misma línea: Se estima que la hipertensión ha causado 9,4 millones de fallecimientos y el 7% de la carga de morbilidad –expresada en AVAD– en 2010. Si no se controla, la hipertensión es causal de accidentes cerebrovasculares, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, demencia, insuficiencia renal y ceguera. Hay sólidas pruebas científicas de los beneficios para la salud que reporta la reducción de la presión arterial mediante intervenciones poblacionales e individuales (comportamentales y farmacológicas). La prevalencia mundial de la hipertensión (definida como presión arterial sistólica y/o diastólica igual o superior a 140/90 mm Hg) en adultos de 18 años o más fue de un 22% en 2014.

Son muchos los factores modificables que inciden en las altas tasas de prevalencia de la hipertensión. Figuran entre ellos el consumo de alimentos que contienen demasiada sal o grasa, la ingesta insuficiente de frutas y verduras, el sobrepeso y la obesidad, el uso nocivo del alcohol, la inactividad física, el estrés psicológico, los determinantes socioeconómicos y el acceso inadecuado a la atención sanitaria. A nivel mundial, la detección, el tratamiento y el control son insuficientes debido a la precariedad de los sistemas de salud, particularmente en el nivel de la atención primaria.

Para alcanzar esta meta, se requieren políticas e intervenciones poblacionales que permitan hacer frente a estos factores de riesgo modificables. Además, es necesario establecer programas integrales en el nivel de la atención primaria para potenciar la eficiencia y eficacia de la detección y el tratamiento de la hipertensión y otros factores de riesgo cardiovasculares mediante un enfoque que abarque la totalidad de los riesgos, como lo recomienda la OMS.

La obesidad aumenta la probabilidad de diabetes, hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular y ciertos tipos de cáncer. A nivel mundial, la obesidad casi se ha duplicado desde 1980. En 2014, el 10% de los hombres y el 14% de las mujeres de 18 años o más eran obesos. Más de 42 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso en 2013. La prevalencia mundial de la diabetes en 2014 se estimaba en un 10%.

La obesidad y la diabetes se pueden prevenir mediante una acción multisectorial que, simultáneamente, abarque diferentes sectores que contribuyen a la producción, distribución y comercialización de alimentos y creando al mismo tiempo un entorno que facilite y promueva niveles adecuados de actividad física.

En las personas de alto riesgo, el riesgo de diabetes se puede reducir mediante una pérdida moderada de peso y una actividad física diaria moderada. Esta intervención se ha extendido a toda la población en un pequeño número de países de ingresos altos. Sin embargo, es difícil llevarla a cabo en gran escala en los países de ingresos bajos y medios, en parte porque los métodos actuales para identificar a las personas de alto riesgo son engorrosos y bastante costosos.

Se necesitan con urgencia nuevas investigaciones para evaluar la eficacia de las intervenciones para la prevención de la obesidad y la diabetes.

Las enfermedades cardiovasculares fueron la causa principal de defunción por ENT en 2012 y fueron responsables de 17,5 millones de fallecimientos, o el 46% de las muertes por ENT. De estas muertes, se estima que 7,4 millones se debieron a ataques cardíacos (cardiopatía isquémica) y 6,7 millones a accidentes cerebrovasculares.

Esta meta encaminada a la reducción de los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares tiene por objeto el mejoramiento de la cobertura del tratamiento farmacológico y el asesoramiento de las personas expuestas a un riesgo cardiovascular elevado o que ya padecen la enfermedad. Se trata de una intervención asequible que puede llevarse a cabo a nivel de la atención primaria de salud incluso en entornos de recursos limitados.

La cobertura de esta intervención para prevenir los ataques cardíacos y los accidentes cardiovasculares presenta grandes insuficiencias, sobre todo en los países de ingresos bajos y medios. El precario acceso a los servicios básicos de atención primaria, la carestía de las pruebas de laboratorio y los medicamentos, las pautas de práctica clínica inapropiadas y la escasa observancia del tratamiento son algunas de las principales razones de estas insuficiencias del tratamiento.

Esta intervención para prevenir los ataques cardíacos y los accidentes cardiovasculares debe formar parte del paquete de prestaciones básicas para avanzar hacia la cobertura sanitaria universal. Además, se necesitarán estrategias propias de cada contexto para subsanar las múltiples insuficiencias de los sistemas de salud relacionadas con el acceso a tecnologías y medicamentos básicos, la fuerza de trabajo sanitaria, la prestación de servicios, la información sanitaria y el envío de casos, con especial referencia a la atención primaria (OMS, s.f.) (MINSAL, 2015).

El desarrollo de la actividad física, el deporte y la recreación es claramente una responsabilidad de todos y todas los habitantes del país y en cada espacio vital en el que como sociedad cohabitamos: en la familia, la comunidad, los centros escolares, instituciones de educación media, técnica y universitaria, donde se desarrollan nuestros niños y niñas, adolescentes y jóvenes, en el trabajo donde pasamos mucho de nuestro tiempo como adultos productivos, en los espacios que brindan los servicios de salud y en todos los espacios propios de la actividad humana cotidiana. Debe ser un compromiso, por tanto, de cada instancia gubernamental o no, de promover la actividad física, la vida sana entre la población salvadoreña.

DIAGNÓSTICO GENERAL VINCULADO A SALUD FÍSICA

El tema de salud física, y su relación con la práctica deportiva y el disfrute de la recreación es un tema de actualidad vinculado directamente a nuestra condición física y en definitiva a nuestras posibilidades de gozar o no de una vida integral.

¿Qué está sucediendo, en términos de enfermedades prevalentes en la sociedad salvadoreña? ¿Qué escenarios son los que se manifiestan y sus razones? Un instrumento de medición de 2017 nos arroja algunos datos a saber:

El propósito de la ENECA-ELS 2015 (MINSAL, 2015) fue de contar con una línea de base de las enfermedades no transmisibles (ENT) y generar información que contribuya a implementar estrategias de prevención oportunas.

Con el estudio se obtuvo información actualizada acerca de la prevalencia, distribución espacial, y características sociodemográficas de la enfermedad renal crónica (ERC), hipertensión arterial (HTA) y diabetes mellitus (DM), así como la prevalencia de los factores de riesgo conductuales, biológicos y factores de riesgo no tradicionales para la ERC; estimación de la prevalencia y distribución de la ERC que no se explica por causas tradicionalmente descritas, a fin de generar información estratégica alrededor de estas enfermedades para la toma de decisiones para su abordaje…

“Son cinco enfermedades que están midiendo hipertensión arterial, diabetes, sobrepeso, la obesidad, la dislipidemia que es el aumento del colesterol y de los triglicéridos y la enfermedad renal crónica, hay una cantidad grande. Hay como un millón y medio de personas en nuestro país que tiene una de estas enfermedades o que están avanzando y hay otra cantidad que está avanzando que está prehipertenso, o que está prediabético, preobeso y que constituye una cantidad muy grande de población salvadoreña que no está cuidando los hábitos alimenticios”.

“Los principales problemas del disparo en el mundo, no solo en El Salvador, de las enfermedades crónicas, están en el sentido de que se está comiendo muy poca verdura y muy pocas frutas, se está sustituyendo el agua por bebidas azucaradas, se está consumiendo mucha sal, se está consumiendo alcohol y tabaco, se está consumiendo poca agua y se está consumiendo muchos medicamentos como antiinflamatorios y analgésicos que producen también daño renal”, dicen los titulares de esa cartera.

Para dar respuesta a los objetivos de la encuesta, se realizó un estudio de tipo descriptivo de corte transversal a nivel nacional, en el que se establecieron criterios de elegibilidad mediante un muestreo aleatorio de varias fases, estratificado en tres grupos de edad (20 a 40 años, 41 a 60 años y mayor de 60 años) de zonas urbanas y rurales.

De un total de 9,097 personas elegibles, se encuestaron 6,150 personas a nivel nacional, de las cuales 4,817 fueron efectivas, obteniendo un porcentaje de respuesta del 67.6%. teniendo como resultados que la hipertensión arterial es la ENT que presenta la más elevada prevalencia a nivel nacional en ambos sexos, con predominio en la Región de Salud Metropolitana, en población adulta en El Salvador, siendo la mujer con el mayor porcentaje con un 38% en comparación con el hombre con un 35.8%

Con respecto a la diabetes mellitus y la obesidad, predominan en el sexo femenino con mayor prevalencia en la Región de Salud Metropolitana. La diabetes representa en la mujer un 13.9% y en el hombre un 10.6% y la obesidad representa en la mujer un 33.2% y en los hombres 19.5%. En cuanto al sobrepeso, los hombres resultaron con un 39.5% y las mujeres con el 36.6%

La enfermedad renal crónica predomina en el sexo masculino y las mayores prevalencias fueron reportadas en las Regiones de Salud Paracentral y Oriental. Un tercio de la ERC a nivel nacional corresponde a la enfermedad renal crónica no tradicional.

Los factores de riesgo encontrados para enfermedades no transmisibles en población adulta, igual o mayor de 20 años, fueron: Bajo consumo de frutas y verduras; Consumo de bebidas azucaradas; Deficiente consumo de agua; Contacto directo con agroquímicos; Sedentarismo e Historia familiar ENT estudiadas.

“La encuesta nos sirve para decirle a la población que hay un incremento de las enfermedades, que debe de haber una decisión personal, una decisión familiar y una decisión de la sociedad de regular y cuidar su alimentación, hacer más ejercicio, de comer menos azúcar, sal, grasa y además regular este tema que está aumentando la enfermedad renal crónica como es la exposición a los pesticidas en nuestro país que está dañando el riñón de los salvadoreños”, refieren los titulares de la cartera de Estado (Encuesta Nacional de Enfermedades Crónicas del Adulto El Salvador 2014-2015, ENECA-ELS 2015).

En el ámbito de los organismos internacionales ligados al tema de la salud encontramos que: Según datos de la OMS la actividad física insuficiente contribuye a causar la pérdida de 69,3 millones de AVAD y 3,2 millones de defunciones cada año. El riesgo de muerte por cualquier causa es más elevado en los adultos cuya actividad física es insuficiente que entre aquellos que practican al menos 150 minutos de ejercicio físico moderado por semana, o su equivalente, como lo recomienda la OMS. La actividad física regular reduce el riesgo de cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular, diabetes, y cáncer de mama y de colon.

En 2014, el 23% de los adultos de 18 años o más no eran lo suficientemente activos. Las mujeres eran menos activas que los hombres y las personas mayores lo eran menos que los jóvenes. A nivel mundial, el 81% de los adolescentes de 11 a 17 años no tenían una actividad física suficiente en 2014, siendo las adolescentes menos activas que los varones; y las recomendaciones de la OMS las cumplían, respectivamente, el 84% y el 78%. (OMS, s.f.)

En esa misma línea: Se estima que la hipertensión ha causado 9,4 millones de fallecimientos y el 7% de la carga de morbilidad –expresada en AVAD– en 2010. Si no se controla, la hipertensión es causal de accidentes cerebrovasculares, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca, demencia, insuficiencia renal y ceguera. Hay sólidas pruebas científicas de los beneficios para la salud que reporta la reducción de la presión arterial mediante intervenciones poblacionales e individuales (comportamentales y farmacológicas). La prevalencia mundial de la hipertensión (definida como presión arterial sistólica y/o diastólica igual o superior a 140/90 mm Hg) en adultos de 18 años o más fue de un 22% en 2014.

Son muchos los factores modificables que inciden en las altas tasas de prevalencia de la hipertensión. Figuran entre ellos el consumo de alimentos que contienen demasiada sal o grasa, la ingesta insuficiente de frutas y verduras, el sobrepeso y la obesidad, el uso nocivo del alcohol, la inactividad física, el estrés psicológico, los determinantes socioeconómicos y el acceso inadecuado a la atención sanitaria. A nivel mundial, la detección, el tratamiento y el control son insuficientes debido a la precariedad de los sistemas de salud, particularmente en el nivel de la atención primaria.

Para alcanzar esta meta, se requieren políticas e intervenciones poblacionales que permitan hacer frente a estos factores de riesgo modificables. Además, es necesario establecer programas integrales en el nivel de la atención primaria para potenciar la eficiencia y eficacia de la detección y el tratamiento de la hipertensión y otros factores de riesgo cardiovasculares mediante un enfoque que abarque la totalidad de los riesgos, como lo recomienda la OMS.

La obesidad aumenta la probabilidad de diabetes, hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular y ciertos tipos de cáncer. A nivel mundial, la obesidad casi se ha duplicado desde 1980. En 2014, el 10% de los hombres y el 14% de las mujeres de 18 años o más eran obesos. Más de 42 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso en 2013. La prevalencia mundial de la diabetes en 2014 se estimaba en un 10%.

La obesidad y la diabetes se pueden prevenir mediante una acción multisectorial que, simultáneamente, abarque diferentes sectores que contribuyen a la producción, distribución y comercialización de alimentos y creando al mismo tiempo un entorno que facilite y promueva niveles adecuados de actividad física.

En las personas de alto riesgo, el riesgo de diabetes se puede reducir mediante una pérdida moderada de peso y una actividad física diaria moderada. Esta intervención se ha extendido a toda la población en un pequeño número de países de ingresos altos. Sin embargo, es difícil llevarla a cabo en gran escala en los países de ingresos bajos y medios, en parte porque los métodos actuales para identificar a las personas de alto riesgo son engorrosos y bastante costosos.

Se necesitan con urgencia nuevas investigaciones para evaluar la eficacia de las intervenciones para la prevención de la obesidad y la diabetes.

Las enfermedades cardiovasculares fueron la causa principal de defunción por ENT en 2012 y fueron responsables de 17,5 millones de fallecimientos, o el 46% de las muertes por ENT. De estas muertes, se estima que 7,4 millones se debieron a ataques cardíacos (cardiopatía isquémica) y 6,7 millones a accidentes cerebrovasculares.

Esta meta encaminada a la reducción de los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares tiene por objeto el mejoramiento de la cobertura del tratamiento farmacológico y el asesoramiento de las personas expuestas a un riesgo cardiovascular elevado o que ya padecen la enfermedad. Se trata de una intervención asequible que puede llevarse a cabo a nivel de la atención primaria de salud incluso en entornos de recursos limitados.

La cobertura de esta intervención para prevenir los ataques cardíacos y los accidentes cardiovasculares presenta grandes insuficiencias, sobre todo en los países de ingresos bajos y medios. El precario acceso a los servicios básicos de atención primaria, la carestía de las pruebas de laboratorio y los medicamentos, las pautas de práctica clínica inapropiadas y la escasa observancia del tratamiento son algunas de las principales razones de estas insuficiencias del tratamiento.

Esta intervención para prevenir los ataques cardíacos y los accidentes cardiovasculares debe formar parte del paquete de prestaciones básicas para avanzar hacia la cobertura sanitaria universal. Además, se necesitarán estrategias propias de cada contexto para subsanar las múltiples insuficiencias de los sistemas de salud relacionadas con el acceso a tecnologías y medicamentos básicos, la fuerza de trabajo sanitaria, la prestación de servicios, la información sanitaria y el envío de casos, con especial referencia a la atención primaria (OMS, s.f.) (MINSAL, 2015).

El desarrollo de la actividad física, el deporte y la recreación es claramente una responsabilidad de todos y todas los habitantes del país y en cada espacio vital en el que como sociedad cohabitamos: en la familia, la comunidad, los centros escolares, instituciones de educación media, técnica y universitaria, donde se desarrollan nuestros niños y niñas, adolescentes y jóvenes, en el trabajo donde pasamos mucho de nuestro tiempo como adultos productivos, en los espacios que brindan los servicios de salud y en todos los espacios propios de la actividad humana cotidiana. Debe ser un compromiso, por tanto, de cada instancia gubernamental o no, de promover la actividad física, la vida sana entre la población salvadoreña.

PAUTAS DEL MARCO POLÍTICO Y NORMATIVO GENERAL EXISTENTE

El marco político y normativo nos brinda pautas formales que, a menudo, dista de las realidades que vivimos. Así, las premisas que se disponen en sendos textos se alejan precisamente de los verdaderos marcos de actuación; sin embargo, debe evaluarse lo existente, y ello será en principio en un diagnóstico situacional, más específico, que se trabaje con la creación de un ministerio o instancia nacional verdaderamente protagónica en favor del deporte y la recreación nacional. No obstante, registramos algunos elementos existentes, no siendo este un registro al detalle, pero si una aproximación.

Instrumentos internacionales, ligados al deporte, de los que El Salvador es parte:

Declaración Universal de Derechos Humanos (ONU, 1948)

Artículo 26.

En este artículo cabe la mención del deporte como parte de la educación como derecho a una personalidad humana de forma plena entre la mente y el cuerpo.

Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José) de 1969. (OEA, 1969)

CAPITULO III

Derechos Económicos, Sociales y Culturales

Artículo 26. Desarrollo Progresivo

Los Estados Partes se comprometen a adoptar providencias, tanto a nivel interno como mediante la cooperación internacional, especialmente económica y técnica, para lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que se derivan de las normas económicas, sociales y sobre educación, ciencia y cultura, contenidas en la Carta de la Organización de los Estados Americanos, reformada por el Protocolo de Buenos Aires, en la medida de los recursos disponibles, por vía legislativa u otros medios apropiados. En esta cabe el tema del deporte y la recreación, como parte de la educación y la cultura, siendo aquellos como estos, derechos sociales fundamentales.

Tratado de Creación del Consejo Iberoamericano del Deporte Montevideo, República Oriental del Uruguay 4 de agosto de 1994. (Consejo Iberoamericano del Deporte , 1994)

“En su preámbulo, dicho tratado establece entre otras cosas:

Considerando que el deporte representa una actividad social y cultural de importancia para los países que se constituyen como medio de desarrollo de la cooperación pacífica entre las naciones iberoamericanas.

Considerando que los principios de la cooperación internacional y de la buena fe en el deporte están universalmente reconocidos.

Considerando que el deporte se ha convertido de un fenómeno social a un fenómeno cultural de masas más importante de este siglo, que puede ser practicado por los individuos sin distinción de color, raza, sexo o clase social, para cumplir con el respeto universal a los derechos humanos y a las libertades fundamentales del hombre.

Considerando al deporte como actividad que coadyuva significativamente en la educación, cultura y salud de los pueblos de Iberoamérica…”

Este instrumento da cuenta de lo que significa el deporte para las amplias mayorías de nuestros piases en América Latina.

Un instrumento de excelente aportación normativa lo constituye a saber:

La Carta internacional de la educación física, la actividad física y el deporte.

Preámbulo

La Conferencia General de la UNESCO.

Recordando que en la Carta de las Naciones Unidas, los pueblos proclamaron su fe en los derechos fundamentales del hombre y en la dignidad y el valor de la persona humana, y afirmaron estar resueltos a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida,

Recordando que, según lo dispuesto en la Declaración Universal de Derechos Humanos, toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en ella, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición,

Convencida de que una de las condiciones del ejercicio de los derechos humanos es que todas las personas dispongan de la libertad y la seguridad para desarrollar y preservar su bienestar y sus capacidades físicas, psicológicas y sociales,

Haciendo hincapié en que los recursos, el poder y la responsabilidad de la educación física, la actividad física y el deporte deben asignarse sin discriminación alguna, ya sea esta sexista o fundada en la edad o la discapacidad, o de cualquier otro tipo, a fin de superar la exclusión experimentada por los grupos vulnerable o marginados,

Reconociendo que la diversidad cultural de la educación física, la actividad física y el deporte pertenece al patrimonio inmaterial de la humanidad y comprende el juego físico, el esparcimiento, la danza, así como los deportes y juegos organizados, informales, competitivos, tradicionales e indígenas,

Reconociendo también que la educación física, la actividad física y el deporte pueden reportar diversos beneficios individuales y sociales, como la salud, el desarrollo social y económico, el empoderamiento de los jóvenes, la reconciliación y la paz,

Destacando que la oferta de educación física, actividad física y deporte de calidad es esencial para realizar plenamente su potencial de promoción de valores como el juego limpio, la igualdad, la probidad, la excelencia, el compromiso, la valentía, el trabajo en equipo, el respeto de las normas y las leyes, la lealtad, el respeto por sí mismo y por los demás participantes, el espíritu comunitario y la solidaridad, así como la diversión y la alegría,

Subrayando que para lograr que la educación física, la actividad física y el deporte sean de buena calidad todo el personal, tanto el profesional como el voluntario, debe tener acceso a una formación, una supervisión y un asesoramiento apropiados,

Subrayando también que las primeras experiencias de juego con los padres y cuidadores y una educación física de calidad son vías de acceso esenciales para que los niños adquieran las competencias, las actitudes, los valores, los conocimientos, la comprensión y el disfrute necesarios para participar a lo largo de toda la vida en la actividad física, el deporte y la sociedad en general,

Subrayando además que la educación física, la actividad física y el deporte deberían procurar promover vínculos más estrechos entre las personas, la solidaridad, el respeto y el entendimiento mutuos, así como el respeto de la integridad y la dignidad de todo ser humano,

Insistiendo en que una acción concertada y la cooperación entre las partes interesadas en todos los niveles son los requisitos previos para la protección de la integridad y los posibles beneficios de la educación física, la actividad física y el deporte frente a la discriminación, el racismo, la homofobia, el acoso y la intimidación, el dopaje, la manipulación, el entrenamiento excesivo de niños pequeños, la explotación sexual, la trata de personas, así como la violencia,

Consciente de que la educación física, la actividad física y el deporte pueden enriquecerse cuando se practican de modo responsable en el entorno natural, y que ello infunde respeto por los recursos de la Tierra y contribuye a poner empeño en conservarlos y utilizarlos para el mayor bien de la humanidad,

Proclama que esta Carta internacional pone la educación física, la actividad física y el deporte al servicio del desarrollo humano e insta a todos y en especial a los gobiernos, las organizaciones intergubernamentales, las organizaciones deportivas, las entidades no gubernamentales, los círculos empresariales, los medios de comunicación, los educadores, los investigadores, los profesionales y los voluntarios del deporte, los participantes y su personal de apoyo, los árbitros, las familias, así como los espectadores, a adherirse a esta Carta y difundirla a fin de que sus principios puedan convertirse en realidad para todos los seres humanos.

Artículo 1. La práctica de la educación física, la actividad física y el deporte es un derecho fundamental para todos

1.1 Todo ser humano tiene el derecho fundamental de acceder a la educación física, la actividad física y el deporte sin discriminación alguna, ya esté está basada en criterios étnicos, el sexo, la orientación sexual, el idioma, la religión, la opinión política o de cualquier otra índole, el origen nacional o social, la posición económica o cualquier otro factor.

1.2 La posibilidad de desarrollar el bienestar y las capacidades físicas, psicológicas y sociales por medio de estas actividades debe verse respaldada por todas las instituciones gubernamentales, deportivas y educativas.

1.3 Se han de ofrecer posibilidades inclusivas, adaptadas y seguras de participar en la educación física, la actividad física y el deporte a todos los seres humanos, comprendidos los niños de edad preescolar, las personas de edad, las personas con discapacidad y los pueblos indígenas.

1.4 La igualdad de oportunidades de participar e intervenir a todos los niveles de supervisión y adopción de decisiones en la educación física, la actividad física y el deporte, ya sea con fines de esparcimiento y recreo, promoción de la salud o altos resultados deportivos, es un derecho que toda niña y toda mujer debe poder ejercer plenamente.

1.5 La diversidad de la educación física, la actividad física y el deporte es una característica básica de su valor y atractivo. Los juegos, danzas y deportes tradicionales e indígenas, incluso en sus formas modernas y nuevas, expresan el rico patrimonio cultural del mundo y deben protegerse y promoverse.

1.6 Todos los seres humanos deben tener plenas posibilidades de alcanzar un nivel de realización correspondiente a sus capacidades e intereses.

1.7 Todo sistema educativo debe asignar el lugar y la importancia debidos a la educación física, la actividad física y el deporte, con miras a establecer un equilibrio y fortalecer los vínculos entre las actividades físicas y otros componentes de la educación. Debe también velar por que en la enseñanza primaria y secundaria se incluyan, como parte obligatoria, clases de educación física de calidad e incluyentes, preferiblemente a diario, y por qué el deporte y la educación física en la escuela y en todas las demás instituciones educativas formen parte integrante de las actividades cotidianas de los niños y los jóvenes.

Artículo 2. La educación física, la actividad física y el deporte pueden reportar una amplia gama de beneficios a las personas, las comunidades y la sociedad en general

2.1 Adecuadamente organizados, enseñados, dotados de recursos y llevados a la práctica, la educación física, la actividad física y el deporte pueden aportar contribuciones específicas a una amplia gama de beneficios para las personas, las familias, las comunidades y la sociedad en general.

2.2 La educación física, la actividad física y el deporte pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo de los conocimientos básicos sobre la actividad física, el bienestar y las capacidades físicas de los participantes, al mejorar la resistencia, la fuerza, la flexibilidad, la coordinación, el equilibrio y el control. Saber nadar es una competencia esencial para toda persona expuesta al riesgo de morir ahogada.

2.3 La educación física, la actividad física y el deporte pueden mejorar la salud mental, el bienestar y las capacidades psicológicas al fortalecer la seguridad corporal, la autoestima y la confianza en uno mismo, disminuyendo el estrés, la ansiedad y la depresión, al aumentar la función cognitiva, y al desarrollar una amplia gama de competencias y cualidades, como la cooperación, la comunicación, el liderazgo, la disciplina, el trabajo de equipo, que contribuyen al éxito mientras se juega y se aprende y en otros aspectos de la vida.

2.4 La educación física, la actividad física y el deporte pueden acrecentar el bienestar y las capacidades sociales al establecer y estrechar los vínculos con la comunidad y las relaciones con la familia, los amigos y los pares, generar una conciencia de pertenencia y aceptación, desarrollar actitudes y conductas sociales positivas y reunir a personas de distinta procedencia cultural, social y económica en pos de objetivos e intereses comunes.

2.5 La educación física, la actividad física y el deporte pueden contribuir a la prevención y a la rehabilitación de los que corren el riesgo de caer en la toxicomanía, el alcoholismo y el consumo excesivo de tabaco, la delincuencia, la explotación y la más extrema miseria.

2.6 Para la sociedad en general, la educación física, la actividad física y el deporte pueden reportar importantes beneficios en los planos de la salud, social y económico. Un estilo de vida activo contribuye a la prevención de las enfermedades cardíacas, de la diabetes y del cáncer, así como de la obesidad, y contribuye en última instancia a la disminución de las muertes prematuras. Reduce además los gastos de salud, aumenta la productividad, y fortalece la participación ciudadana y la cohesión social.

Artículo 3. Todas las partes interesadas deben participar en la creación de una visión estratégica que determine las opciones y prioridades en materia de políticas

3.1 Una visión estratégica de la educación física, la actividad física y el deporte es un requisito previo para equilibrar y optimizar las repercusiones de las opciones y prioridades en materia de políticas en distintos niveles.

3.2 Todas las partes interesadas, en particular las administraciones nacionales y locales encargadas del deporte, la educación, los jóvenes, la salud, el ocio activo, el desarrollo, el urbanismo, el medio ambiente, el transporte y las cuestiones de género y de discapacidad, así como las organizaciones intergubernamentales, los movimientos olímpico y paraolímpico, las organizaciones deportivas, las entidades no gubernamentales, los círculos empresariales, los medios de comunicación, los educadores, los investigadores, los profesionales del deporte y los voluntarios, los participantes y su personal de apoyo, los árbitros, las familias, así como los espectadores, comparten la responsabilidad de formular y respaldar las políticas relativas a la educación física, la actividad física y el deporte; y todas las partes interesadas antes mencionadas deberían tener la posibilidad de ejercer esa responsabilidad.

3.3 Las autoridades públicas a todos los niveles y las entidades que actúan en su nombre deben tomar medidas para elaborar y aplicar leyes y reglamentos, definir planes nacionales de desarrollo del deporte con objetivos claros, y adoptar todas las demás medidas de estímulo de la educación física, la actividad física y el deporte, comprendida la prestación de asistencia material, financiera y técnica.

3.4 En las estrategias y políticas relativas a la educación física, la actividad física y el deporte se ha de prestar especial apoyo al sector asociativo, proporcionándole una base firme para su desarrollo y compromiso, fomentar el respeto de la libertad de asociación y reconocer su contribución a la cultura democrática.

3.5 Una inversión sostenida en la educación física constituye un componente fundamental del compromiso de todos los países para con la educación y el deporte, y se deberían proteger e incrementar las asignaciones presupuestarias para la oferta pública de programas de educación física de calidad.

3.6 Los Estados y ciudades que contemplen la posibilidad de acoger grandes eventos deportivos deberían integrar esta opción en su estrategia a largo plazo para la educación física, la actividad física y el deporte a fin de propiciar y fortalecer la participación en la actividad física, así como de contribuir a una mayor coherencia social.

Artículo 4. Los programas de educación física, actividad física y deporte deben suscitar una participación a lo largo de toda la vida

4.1 Los programas de educación física, actividad física y deporte han de concebirse de tal modo que respondan a las necesidades y características personales de quienes practican esas actividades a lo largo de toda su vida.

4.2 Se deberían priorizar las primeras experiencias positivas del juego y las actividades lúdicas y físicas para todos a fin de sentar las bases del conocimiento, las competencias, las actitudes y la motivación que se necesitan para mantener una actividad física y deportiva a lo largo de toda la vida.

4.3 Al ser la única parte del currículo escolar dedicada a desarrollar la competencia y confianza de los alumnos en el deporte y la actividad física, la educación física proporciona una vía de aprendizaje de las competencias, las actitudes y los conocimientos necesarios para una actividad física y deportiva a lo largo de toda la vida; por lo tanto, deberían ser obligatorias en todos los grados y niveles de la educación clases de educación física de calidad e incluyentes, impartidas por profesores de educación física cualificados.

4.4 Las políticas y los programas de educación física, actividad física y deporte deben evaluarse sistemáticamente a fin de saber en qué medida responden a las necesidades de sus beneficiarios previstos.

Artículo 5. Todas las partes interesadas deben procurar que sus actividades sean económica, social y medioambientalmente sostenibles

5.1 Al planificar, ejecutar y evaluar sus actividades, los encargados de la educación física, la actividad física y el deporte, así como los organizadores de eventos deportivos, deben tomar debidamente en consideración el principio global de la sostenibilidad, tanto económica como social, medioambiental o deportiva.

5.2. Si bien el consumo creciente de artículos deportivos puede generar efectos positivos en la economía mundial, la industria debería encargarse de elaborar e introducir prácticas ecológicas y que no sean socialmente perjudiciales.

5.3 Deberían evitarse las incidencias negativas para el entorno natural de las actividades tanto a cubierto como al aire libre. Los propietarios de las infraestructuras deportivas tienen la responsabilidad particular de evitar conductas negligentes que hagan correr peligro a los espectadores, produzcan ruido y desechos, entrañen la utilización de productos químicos o puedan causar otro tipo de daños a la naturaleza.

5.4 Todos los participantes en la realización de grandes eventos deportivos -en particular los propietarios de los eventos, las autoridades públicas, las organizaciones deportivas, los socios comerciales, los medios de comunicación- deben velar por que las comunidades anfitrionas reciban un legado sostenible en lo relativo a los costos financieros, las consecuencias ambientales y sociales, la utilización posterior de las infraestructuras y el efecto sobre la participación en el deporte y la actividad física.

Artículo 6. La investigación, los datos empíricos y la evaluación son componentes indispensables para el desarrollo de la educación física, la actividad física y el deporte

6.1 Las decisiones en materia de políticas deben basarse en datos fidedignos y concretos. Una formulación de políticas de buena calidad se basa en una información de alta calidad acopiada de diversas fuentes, a saber, la investigación científica, los conocimientos especializados, los medios de comunicación, la consulta con las partes interesadas, y la evaluación y el seguimiento de políticas y programas anteriores.

6.2 Los gobiernos y otras partes interesadas principales deberían dar inicio y prestar apoyo a investigaciones en el ámbito de la educación física, la actividad física y el deporte.

6.3 La investigación, los datos empíricos y la evaluación deberían ceñirse a las normas éticas establecidas y no prestarse a aplicaciones inapropiadas en la educación física, la actividad física y el deporte como el dopaje, las trampas u otras formas de mala conducta.

6.4 Es esencial acopiar y difundir los resultados de la investigación, los estudios de evaluación y otros documentos sobre la educación física, la actividad física y el deporte. Los resultados de la investigación científica deberían comunicarse de tal modo que resulten comprensibles y pertinentes para todas las partes interesadas y el público en general.

6.5 Los medios de comunicación pueden desempeñar un papel crucial en el suministro de datos y la sensibilización a la importancia social, los valores éticos y los beneficios de la educación física, la actividad física y el deporte. Es a un tiempo, una responsabilidad mutua y una oportunidad de estrechar la cooperación entre los medios de comunicación, la comunidad científica y demás partes interesadas con miras a alimentar el debate público y la adopción de decisiones.

Artículo 7. Las actividades de enseñanza, entrenamiento y administración relacionadas con la educación física, la actividad física y el deporte deben encomendarse a un personal cualificado

7.1 Todo el personal que asuma la responsabilidad profesional de la educación física, la actividad física y el deporte debe tener las cualificaciones, la formación y el perfeccionamiento profesional permanente apropiados.

7.2 Todo el personal que trabaje en el ámbito de la educación física, la actividad física y el deporte debe ser seleccionado y recibir formación en número suficiente para alcanzar y mantener los niveles de competencias necesarios para el desarrollo cabal y la seguridad de todas las personas a su cargo. El personal al que se le haya impartido tal formación debería recibir un reconocimiento profesional acorde con las funciones que desempeña.

7.3 Debería ofrecerse una formación y supervisión adecuadas a los entrenadores, directivos y personal de apoyo que trabajan a título voluntario, por ser un recurso inestimable para el sector, al desempeñar funciones esenciales, facilitar una mayor participación, velar por el desarrollo y la seguridad de los participantes y propiciar una amplia participación en los procesos democráticos y en la vida de la comunidad.

7.4 Se deberían ofrecer amplias posibilidades concretas de formación inclusiva y adaptable en todos los niveles de participación.

Artículo 8. Es indispensable que la educación física, la actividad física y el deporte dispongan de espacios, instalaciones y equipos adecuados

8.1 Se deben proporcionar y mantener espacios, instalaciones, equipos y opciones indumentarias adecuados y seguros para responder a las necesidades de los participantes en la educación física, la actividad física y el deporte, teniendo en cuenta las diferencias en lo que respecta al clima, la cultura, el sexo, la edad y la discapacidad.

8.2 Incumbe a las autoridades públicas, las organizaciones deportivas, las escuelas y demás organismos que administran instalaciones a todos los niveles aunar esfuerzos para proyectar, proporcionar y optimizar instalaciones, servicios y equipos destinados a la educación física, la actividad física y el deporte, teniendo en cuenta las posibilidades y condiciones que ofrece el entorno natural.

8.3 Los lugares de trabajo privados y públicos deberían ofrecer actividades físicas y deportivas poniendo las instalaciones, el personal y los incentivos apropiados a disposición de sus empleados a todos los niveles, contribuyendo a su bienestar y a una mayor productividad.

8.4 A fin de propiciar, impulsar y mantener un estilo de vida activo y saludable entre los ciudadanos, las autoridades públicas deberían integrar las posibilidades de ejercer una actividad física y un deporte en todo lo relativo a la planificación urbana, rural y del transporte.

8.5 Al prever la construcción, el mantenimiento y el funcionamiento de instalaciones y espacios públicos para la educación física, la actividad física y el deporte, las autoridades responsables y los proveedores de infraestructuras deportivas deben procurar lograr una eficacia máxima en el uso de la energía y los recursos y unas repercusiones negativas mínimas en el entorno natural.

Artículo 9. La seguridad y la gestión de los riesgos son condiciones necesarias para una oferta de calidad

9.1 La educación física, la actividad física y el deporte han de llevarse a cabo en un entorno seguro que proteja la dignidad, los derechos y la salud de todos los participantes. Las prácticas y los actos que ponen en peligro la seguridad o entrañan un riesgo inapropiado son incompatibles con los valores del deporte y exigen una respuesta categórica e inmediata.

9.2 La seguridad y la gestión de los riesgos exigen que todas las partes interesadas procuren proscribir en la educación física, la actividad física y el deporte todas las prácticas que limiten o lesionen a los participantes, espectadores y educadores, especialmente los grupos más vulnerables de la sociedad como los niños, los jóvenes, las personas de edad, las mujeres, las personas con discapacidad, las personas migrantes y los pueblos indígenas. Las prácticas perjudiciales son, entre otras, la discriminación, el racismo, la homofobia, el acoso y la intimidación, el dopaje y la manipulación, la privación de educación, el entrenamiento excesivo de niños, la explotación sexual, la trata de personas y la violencia.

9.3 La educación física, la actividad física y el deporte pueden ser un poderoso instrumento para prevenir el fenómeno universal de la violencia sexista al hacer frente a sus causas subyacentes, especialmente las desigualdades entre hombres y mujeres, las normas sociales perniciosas y los estereotipos de género.

9.4 Es importante que todas las partes interesadas en la educación física, la actividad física y el deporte, comprendidos los participantes, los administradores, los docentes, los entrenadores y los padres, sean conscientes de los posibles riesgos, especialmente para los niños, que entrañan las competiciones y los métodos de entrenamiento peligrosos o inapropiados, así como las presiones psicológicas de todo tipo.

Artículo 10. La protección y promoción de la integridad y los valores éticos de la educación física, la actividad física y el deporte deben ser una preocupación permanente para todos

10.1 Todas las formas de actividad física y deporte deben ser protegidas contra los atropellos. Los graves peligros que representan fenómenos como la violencia, el dopaje, la explotación política, la corrupción y la manipulación de competiciones deportivas constituyen una amenaza para la credibilidad e integridad de la educación física, la actividad física y el deporte y alteran su función de educación, desarrollo y promoción de la salud. Los participantes, comprendidos los árbitros, las autoridades públicas, las autoridades policiales, las organizaciones deportivas, los operadores de apuestas, los propietarios de derechos relacionados con el deporte, los medios de comunicación, las organizaciones no gubernamentales, los administradores, los educadores, las familias, el personal médico y otras partes interesadas deben colaborar para aportar una respuesta coordinada a esas amenazas contra la integridad.

10.2 No deben escatimarse esfuerzos para combatir los efectos dañinos del dopaje, ni para proteger el bienestar y las capacidades físicas, psicológicas y sociales de los participantes, las virtudes de la deportividad y el juego limpio, la integridad de la comunidad deportiva y los derechos de quienes participan en ella en cualquier nivel. Las autoridades internacionales y nacionales competentes deben aplicar en todos los niveles de actuación las normas antidopaje universalmente aprobadas.

10.3 La manipulación de las competiciones deportivas menoscaba los valores más fundamentales del deporte. Combinada con las apuestas, ofrece posibilidades de negocio a gran escala para la delincuencia organizada transnacional. Deben adoptarse medidas eficaces para promover la cooperación nacional e internacional contra la manipulación de las competiciones deportivas, así como una respuesta mundial coordinada en consonancia con los instrumentos internacionales pertinentes en vigor.

10.4 Todas las organizaciones y entidades encargadas de la educación física, la actividad física y el deporte deberán aplicar los principios del buen gobierno, a saber, procedimientos democráticos y transparentes para las elecciones y la adopción de decisiones, consultas periódicas con los grupos de interesados, así como reglas claras para la redistribución de fondos y la aplicación rigurosa de los principios de rendición de cuentas y transparencia.

10.5 En el ámbito de la educación física, la actividad física y el deporte, todos los empleadores deben tomar debidamente en consideración la salud psicológica y física de sus empleados, comprendidos los atletas profesionales. Se deben respetar los convenios laborales internacionales y los derechos humanos básicos, en particular para impedir el trabajo infantil y la trata de personas.

10.6 A fin de reducir el riesgo de corrupción y gasto excesivo en relación con los grandes eventos deportivos, los organizadores de los eventos, las autoridades públicas y demás partes interesadas deben adoptar medidas para lograr un máximo de transparencia, objetividad e imparcialidad en la licitación, planificación y acogida de tales eventos.

10.7 Las autoridades públicas que prestan apoyo financiero, material o de otra índole a los proveedores de educación física, actividad física y deporte tienen el derecho y el deber de verificar y controlar la utilización adecuada de los recursos que han otorgado en nombre de la sociedad.

10.8 Se invita a las organizaciones deportivas y las autoridades públicas a estrechar su cooperación con un espíritu de respeto mutuo y a reducir al mínimo el riesgo de conflictos definiendo claramente sus respectivas funciones, derechos jurídicos y responsabilidades mutuas en los ámbitos de la educación física, la actividad física y el deporte.

10.9 Los programas de prevención que contienen componentes de educación e información basados en valores son esenciales. Dichos programas deberían propiciar actitudes positivas con respecto a la lucha contra el dopaje en el deporte y actitudes negativas por lo que respecta a las manipulaciones, la corrupción, los comportamientos indebidos y la explotación, y deberían ser impartidos a los participantes, comprendidos los árbitros, las autoridades públicas, las autoridades policiales, las organizaciones deportivas, los operadores de apuestas, los propietarios de derechos relacionados con el deporte, los medios de comunicación, las organizaciones no gubernamentales, los administradores, los educadores, las familias, el personal médico y otras partes interesadas.

10.10 Las autoridades públicas y las organizaciones deportivas deberían alentar a los medios de comunicación a promover y proteger la integridad de la educación física, la actividad física y el deporte. Se invita a los medios de comunicación a que cumplan el papel que les corresponde de observadores críticos de los eventos, las organizaciones y las partes interesadas, informando al público sobre los beneficios, los riesgos y los valores educativos de la educación física, la actividad física y el deporte.

Artículo 11. La educación física, la actividad física y el deporte pueden desempeñar un papel importante en la consecución de los objetivos relativos al desarrollo, la paz y las situaciones posteriores a conflictos o desastres.

11.1 Los programas de deporte en favor del desarrollo y la paz deberían estar encaminados a la erradicación de la pobreza, así como al fortalecimiento de la democracia, los derechos humanos, la seguridad, una cultura de paz y no violencia, el diálogo y la solución de conflictos, la tolerancia y la no discriminación, la inclusión social, la igualdad entre hombres y mujeres, el Estado de derecho, la sostenibilidad, la conciencia ambiental, la salud, la educación y el papel de la sociedad civil.

11.2 Los programas de deporte en favor del desarrollo y la paz deberían promoverse y aprovecharse para apoyar las intervenciones de prevención de conflictos y posteriores a conflictos o desastres, el fortalecimiento de las comunidades, la unidad nacional y otras iniciativas que contribuyan al buen funcionamiento de la sociedad civil y a los objetivos internacionales de desarrollo.

11.3 Los programas de deporte en favor del desarrollo y la paz deberían ser inclusivos, tomar en consideración las cuestiones de cultura, género, edad y discapacidad, y comprender mecanismos sólidos de seguimiento y evaluación. Deberían fomentar el arraigo local del proyecto y ceñirse a los mismos principios de sostenibilidad e integridad por los que se rigen otros programas de educación física, actividad física y deporte.

Artículo 12. La cooperación internacional es un requisito previo para aumentar el alcance y los efectos de la educación física, la actividad física y el deporte

12.1 Por medio de la cooperación y las alianzas internacionales, todas las partes interesadas deberían poner la educación física, la actividad física y el deporte al servicio del desarrollo, la paz, la solidaridad y la amistad entre las personas, las comunidades y las naciones.

12.2 La cooperación y las alianzas internacionales deberían ser aprovechadas para defender eficazmente, en los planos internacional, regional y nacional, las importantes contribuciones de la educación física, la actividad física y el deporte al desarrollo social y económico, así como para intercambiar y apoyar la investigación y la información al respecto.

12.3 La cooperación y las alianzas internacionales entre las autoridades públicas, las organizaciones deportivas y otras organizaciones no gubernamentales es decisiva para reducir las disparidades que existen actualmente entre los Estados y dentro de ellos en el suministro de la educación física, la actividad física y el deporte. Esto puede lograrse mediante el intercambio de prácticas idóneas, los programas educativos, la creación de capacidades, las actividades de promoción, así como mediante los indicadores y otros instrumentos de seguimiento y evaluación basados en los principios universales enunciados en la presente Carta

Constitución de El Salvador

Se establece en el art. 1, numeral tercero: “… En consecuencia, es obligación del Estado asegurar a los habitantes de la República, el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social”.

Art. 35.- “El Estado protegerá la salud física, mental y moral de los menores, y garantizará el derecho de estos a la educación y a la asistencia.”

Además, en la Sección Tercera, Educación, Ciencia y Cultura, se establece:

Art. 53.- “El derecho a la educación y a la cultura es inherente a la persona humana; en consecuencia, es obligación y finalidad primordial del Estado su conservación, fomento y difusión.”

Art. 55.- “La educación tiene los siguientes fines: lograr el desarrollo integral de la personalidad en su dimensión espiritual, moral y social; contribuir a la construcción de una sociedad democrática más próspera, justa y humana; inculcar el respeto a los derechos humanos y la observancia de los correspondientes deberes; combatir todo espíritu de intolerancia y de odio; conocer la realidad nacional e identificarse con los valores de la nacionalidad salvadoreña; y propiciar la unidad del pueblo centroamericano.”

Todo lo anterior vincula de manera directa el tema de educación y desarrollo integral de las personas en El Salvador, lo que incluye, naturalmente, su bienestar físico y mental, que se vinculan, en mucho, con el deporte y la recreación.

Legislación secundaria que recoge en mayor detalle el tema deportivo.

LEY GENERAL DE LOS DEPORTES DE EL SALVADOR. (Asamblea Legislativa, 2007)

En la misma se establece que:

Del objeto de la ley

Art. 1.- La presente ley tiene por objeto, establecer los principios y normas generales hacia los cuales debe orientarse la política deportiva en el país; así como la creación de los organismos responsables de elaborar, difundir y ejecutar la política del Estado en esta materia.

Declaratoria de Utilidad Pública

Art. 3.- Se declara de interés social y de utilidad pública la organización, promoción y desarrollo del deporte en todo el territorio nacional.

El Órgano Ejecutivo está obligado a garantizar a los habitantes de la República el derecho fundamental de acceder al deporte, la actividad física y a la enseñanza de la educación física.

Para hacer efectivo el goce de tales derechos, el deporte y la educación física serán objeto de atención, estímulo y apoyo de parte del Estado.

El capítulo dos establece los parámetros formales de la “política deportiva” a saber:

Lineamientos de Política Deportiva

Art. 5.- La política deportiva del Estado tendrá por objeto dotar al deporte de un contenido social, que coadyuve a la formación integral y al pleno desarrollo de la persona.

a) La promoción del deporte y la actividad física, para hombres, mujeres y el adulto mayor, incluyendo las personas con capacidades especiales como forma de crear buenos hábitos sociales entre la población.

b) Apoyo a las federaciones, subfederaciones, asociaciones, clubes, comités y otras organizaciones deportivas, como estructuras básicas que propician el desarrollo del deporte y la actividad física.

c) Coordinación con los diferentes sectores públicos y privados para la promoción, masificación del deporte y la actividad física.

d) Formación y capacitación del recurso humano en las ciencias y técnicas relacionadas con el deporte.

e) Desarrollo de la investigación en las ciencias y técnicas aplicadas al deporte y la actividad física.

f) Estímulo a los atletas y personas cuyos méritos relevantes en el ámbito deportivo, los hagan merecedores de los mismos.

g) Promoción del deporte a través del sector privado y establecimiento de incentivos para el desarrollo del deporte y la actividad física, como complemento de la inversión pública.

h) Desarrollo del deporte de alto nivel como factor que robustece el orgullo nacional, promueve la formación de modelos positivos y estimula el deporte de base.

i) Acceso de la población a las instalaciones deportivas públicas, respetando las normas de uso establecidas por la entidad que administra y la vocación propia de la instalación.

j) Difusión y fomento del juego limpio en la práctica deportiva.

k) Eliminación de métodos y consumo de sustancias prohibidas perjudiciales para la salud del deportista.

l) Establecimiento de medidas preventivas, correctivas y sancionadoras de actos violentos y antideportivos.

m) Fomento de la construcción de instalaciones deportivas en un contexto amigable con el medio ambiente en el territorio nacional.

n) Fortalecimiento de la integración, la fraternidad y la paz de los pueblos a través del deporte.

En la ley, Titulo II y Capitulo I, se crean y establecen funciones a organismos, entre ellos el INSTITUTO NACIONAL DE LOS DEPORTES DE EL SALVADOR, INDES:

Art. 6.- Créase el Instituto Nacional de los Deportes de El Salvador, rector del deporte en el país, con personalidad jurídica y patrimonio propio, el cual se regirá por las disposiciones de esta Ley y sus reglamentos. En el texto de la misma podrá denominarse INDES.

El INDES se relacionará con el Órgano Ejecutivo por medio de la Presidencia de la República.

El INDES deberá coordinar con los Órganos del Estado, sus dependencias y las municipalidades; así como con entidades privadas, a fin de aunar esfuerzos para la formación, especialización, investigación y desarrollo de la actividad física y deportiva; así como su atención médica.

Domicilio del INDES

Art. 7.- El domicilio del INDES será la ciudad de San Salvador, el cual podrá establecerse en otro lugar de la República por caso fortuito o fuerza mayor. Podrá establecer representaciones en cualquier lugar de la República.

Competencias del INDES

Art. 8.- Compete al INDES.

a) Elaborar, establecer, coordinar, ejecutar, supervisar y evaluar la política nacional de los deportes y de la actividad física, determinando las medidas necesarias para fomentar su masificación.

b) Fomentar, realizar y coordinar la investigación y el desarrollo de las ciencias aplicadas al deporte y de la actividad física.

c) Desarrollar programas para la formación, actualización y acreditación del recurso humano vinculado con el deporte y la actividad física.

d) Proporcionar asistencia técnica y económica a entidades deportivas públicas y privadas que se dediquen a la promoción y práctica del deporte.

e) Coordinar con las instituciones del gobierno y las municipalidades, la ejecución de programas y el uso de recursos para el desarrollo del deporte y la actividad física.

f) Proporcionar las especificaciones técnicas para la construcción de instalaciones y facilidades deportivas, incluyendo los aspectos relativos a la seguridad y condiciones sanitarias de los usuarios previa opinión y en coordinación con la federación o asociación respectiva.

g) Gestionar y propiciar la disponibilidad de espacios para la formación y capacitación del recurso humano del deporte.

h) Colaborar con el Ministerio de Educación en la implementación de los programas de educación física y deporte escolar.

i) Compilar, sistematizar y difundir la historia del deporte en el país.

j) Elaborar y actualizar permanentemente el diagnóstico del estado general de deporte y la actividad física nacional.

k) Velar porque la enseñanza y la práctica de la actividad física y el deporte tengan la calidad necesaria para beneficio de quienes la realizan.

l) Las demás que le señale la presente Ley y sus reglamentos.

Comité Directivo

Art. 9.- La dirección del INDES será ejercida por un Comité Directivo, que será el encargado de elaborar, aprobar e implementar la política deportiva nacional y dirigir la administración del INDES.

Integración del Comité Directivo

Art. 10.- El Comité Directivo está integrado por siete miembros propietarios y siete suplentes; distribuidos de la siguiente forma:

Cuatro representantes propietarios y cuatro suplentes del sector público, quienes serán nombrados por el presidente de la República y desempeñarán sus funciones durante el período presidencial del mismo.

Uno de ellos será el presidente del INDES.

Tres representantes propietarios y tres suplentes de las Federaciones Deportivas del país, quienes serán electos para un período de 3 años en Asamblea General de las mismas, convocada especialmente para tal efecto por el INDES, pudiendo ser reelectos.

Los miembros suplentes del Comité sustituirán sus respectivos miembros propietarios en caso de faltar por muerte, renuncia, impedimento, ausencia, excusa o cualquier otro motivo, lo cual deberá justificarse ante el Comité. Si la ausencia fuere definitiva, el miembro suplente respectivo asumirá el cargo, hasta concluir el período para el que fue electo.

De la Asamblea General de las Federaciones Deportivas Nacionales

Art. 11.- La Asamblea General de las Federaciones Deportivas a que se refiere el artículo anterior, se realizará por lo menos una vez al año, para tratar otros temas relacionados con el desarrollo del deporte, por convocatoria del Comité Directivo del INDES, o a solicitud escrita de un tercio de las Federaciones Deportivas reconocidas y registradas por este.

En la misma existe un desarrollo teórico a propósito del deporte y la recreación, sin embargo, mucho de esto se ha quedado en buenas intenciones, sin la necesaria ejecución de las acciones y responsabilidades establecidas.

3.1 Registro de documentos actuales relacionados al Deporte, Educación Física, Actividad Física y Recreación.

El Instituto Nacional de los Deportes. INDES, recoge en su Plan Operativo Anual 2017, de manera escueta lo siguiente:

A propósito del desarrollo del Deporte Estudiantil.

El Deporte Escolar constituye un componente adicional en la formación integral y sano desarrollo de niños, niñas y adolescentes a temprana edad, existiendo una extraordinaria posibilidad para el aprendizaje deportivo, descubriendo, además, en que disciplina deportiva tiene talento cada uno de los estudiantes, para orientar su desarrollo deportivo en un deporte específico.

El desarrollo de los Juegos Estudiantiles a nivel nacional es el proyecto principal del Deporte Estudiantil dando cobertura a dos funciones muy importantes para la población estudiantil de El Salvador: por un lado, sirven como un apoyo a la prevención de delincuencia, porque parte del tiempo libre que tienen los niños, niñas y adolescentes lo utilizan para hacer deporte, y por otro lado, se les inculcan valores morales y trabajo en equipo; Los proyecto a realizar en el área del Deporte Escolar son:

1. Impulsar y asesorar el Deporte Estudiantil

2. Organizar y apoyar el desarrollo de los Juegos Deportivos Estudiantiles.

3. Conformar las delegaciones estudiantiles internacionales, para participar en los juegos CODICADER.

4. Realizar concursos de bandas de paz.

5. Realizar concurso de mascotas.

6. Desarrollar el proyecto de Vacaciones Deportivas Recreativas.

Accesibilidad a la actividad física y al Deporte.

El deporte como una manifestación social, tiene su esencia en una serie de valores sociales, que responden a una necesidad para integrar a una población determinada.

En el caso de la educación física, se puede utilizar como una contribución para el desarrollo integral y armonioso de las personas, fortaleciendo la sana convivencia y los valores morales, propiciando la transformación social para generar un ambiente de paz y bienestar para la población de El Salvador.

La organización y desarrollo de actividades físicas, deportivas y recreativas en una comunidad, es una vía eficaz para la diversificación de uso del tiempo libre de sus habitantes, que a su vez trae como beneficio el mejoramiento en su calidad de vida.

Por lo antes expuesto, el Instituto Nacional de los Deporte (INDES) toma la relevante importancia de impulsar el desarrollo de las actividades físicas y recreativas, por lo que en su Plan Operativo Anual de 2017 incorpora el desarrollo de los siguientes proyectos:

1. Promover la creación de escuelas de iniciación deportiva y asesorarlas.

2. Desarrollar la gestión deportiva municipal

3. Impulsar el desarrollo de la actividad física de salud y recreación masiva

4. Apoyar el desarrollo de proyectos gubernamentales.

5. Promover el apoyo deportivo con la cooperación nacional e internacional.

6. Apoya al deporte comunitario con la donación de equipo y material deportivo.

Además, plantea de manera breve:

Desarrollo del deporte inclusivo.

El deporte inclusivo forma un gran pilar para la inclusión y desarrollo de la población con discapacidad y es por ello, que para el Instituto Nacional de los Deportes de El Salvador (INDES), se vuelve una prioridad acercar el deporte inclusivo a todas las organizaciones y profesionales que están relacionas con este segmento de la población de El Salvador. Esto, para fomentar la participación de las personas con discapacidad en el ámbito deportivo. Además, el deporte inclusivo se ha convertido en un potente aliado para mejorar la salud y el grado de autonomía funcional, incrementando la autoestima y la capacidad de integrarse a la sociedad activa.

Los proyectos que se previeron en el año 2017, en el Área del Deporte Inclusivo fueron:

1. Impulsar el desarrollo del deporte inclusivo

2. Organizar, promover y desarrollar eventos deportivos para estudiantes con discapacidad.

3. Impulsar, capacitar, y asesorar el desarrollo de eventos de actividad física para el adulto mayor.

4. Asesorar, capacitar y orientar técnicamente los procesos deportivos de las asociaciones deportivas para personas con discapacidad.

Sobre el Desarrollo de Alta Competencia, esto es lo único reseñado en el plan en comento:

El desarrollo de un atleta de alto rendimiento depende en gran medida del asesoramiento técnico deportivo que recibe del cuerpo técnico responsable de su desarrollo y de las horas de entrenamiento que realice. Por esto es de suma importancia poner mucho énfasis en los planes de entrenamiento que se preparan para el desarrollo deportivo

de los atletas de alto rendimiento.

En este 2017 se realizarán los Juegos Centroamericanos, que es la fase inicial del ciclo olímpico para los países de nuestra región, por lo que se deben coordinar los esfuerzos necesarios de todos los entes involucrados en la preparación deportiva de los atletas que representarán a El Salvador. Para ello, en el Plan Operativo Anual 2017, el área de alto rendimiento desarrollará los siguientes proyectos:

1. Sistematizar una metodología para el desarrollo de entrenamiento, para implementarla en el deporte de alto rendimiento.

2. Apoyar técnicamente al deporte élite, orientando con asesorías y capacitaciones a los entrenadores de las distintas disciplinas deportivas.

3. Buscar nuevos jóvenes con talentos deportivos, para su incorporación y desarrollo deportivo, por lo que se solicitará a las federaciones deportivas atraer más niños a las prácticas deportivas.

4. Apoyar el desarrollo de los eventos deportivos olímpicos.

5. Fortalecer los programas de estímulos deportivos, para motivar el desarrollo de los atletas de alto rendimiento.

6. Apoyar al atleta de alto rendimiento en su fase de desentrenamiento.

7. Fundar una Escuela de entrenadores

8. Capacitar al personal técnico de alto rendimiento.

En definitiva, esto es lo que plantea el índice en el pasado reciente en torno a su actividad en torno al deporte.

Además:

La Política Nacional de Juventud establece con respecto al deporte y la recreación un solo apartado breve:

Cultura, esparcimiento y deporte: ampliando oportunidades y reconocimientos

Otra área clave de intervención desde las políticas públicas de juventud es, sin duda, la que gira en torno a actividades y prácticas culturales, recreativas y deportivas. Se trata de un conjunto de acciones e iniciativas de gran convocatoria y sumamente atractivas para adolescentes y jóvenes con enfoques inadecuados dado que se cruzan con criterios ligados al consumo (especialmente en el campo de la música y otras expresiones culturales) o a la lógica de la competencia más que de la cooperación (especialmente en el deporte). Sin embargo, realizan aportes sustanciales al desarrollo integral de las nuevas generaciones, especialmente en los principales centros urbanos.

Al igual que en otros campos, en este caso se verifica la existencia de visiones encontradas y hasta opuestas respecto al valor y al significado de este tipo de prácticas en el entorno juvenil (entre grupos diversos en materia de preferencias estéticas, por ejemplo) como en la dinámica de las diferentes generaciones, donde cotidianamente se verifican choques relevantes entre enfoques juveniles y adultos, respecto a muy diversos espacios de expresión y participación.

Del mismo modo, muchos de estos conflictos se expresan en espacios urbanos diferentes, como puede ser el caso de parques y plazas, en general concebidos para el esparcimiento de niños y adultos mayores, que tienen un carácter ornamental, y que cuando son «invadidos» por jóvenes que no cuentan con espacios apropiados para practicar algunos deportes o para desplegar expresiones culturales particulares son rechazados por los adultos. Otro tanto puede decirse de espacios más institucionalizados, como los complejos deportivos, las instituciones educativas, los centros culturales y otros similares, donde también suelen primar las visiones adultas que reconocen ciertas expresiones particulares como «cultura» y excluyen a otras.

La Política Nacional de Juventud pretende incidir en estas dimensiones de la vida cotidiana. Se buscará crear espacios incluyentes para las y los jóvenes, impulsando los vínculos intergeneracionales. Se acercarán las acciones institucionalizadas ya mencionadas con las culturas juveniles a partir de visiones amplias y plurales que asuman la diversidad como un valor y no como un problema a encarar desde enfoques autoritarios y adulto céntricos como los que han predominado en el pasado y que aún siguen vigentes. La tolerancia ante la diversidad y el fomento de esta serán una constante en el desarrollo de las distintas iniciativas que se implementarán. Además, se aprovecharán los aportes de las tecnologías de la información y la comunicación.

Por otro lado:

La Ley General de Juventud establece:

Políticas de promoción de la recreación y el tiempo libre

Artículo 21. Las políticas de promoción de la recreación y del uso del tiempo libre buscarán:

- Promover opciones creativas de uso del tiempo libre a favor del desarrollo integral de la población joven, garantizando la activa participación de la sociedad en el desarrollo de programas de recreación, esparcimiento y descanso que permitan a la población joven su sano desarrollo.

- Fomentar e incorporar las iniciativas a la población joven relacionadas con la recreación y uso del tiempo libre en los programas y proyectos que se ejecuten.

- Garantizar y promover el libre acceso a la práctica de las diversas disciplinas deportivas aportando los recursos físicos, económicos y humanos necesarios, según lo establecido en las leyes de la materia.

- Velar por el fomento de las distintas formas, prácticas o modalidades recreativas de acuerdo con los intereses y aptitudes de la población joven.

- Establecer programas recreativos vinculados a los procesos educativos formales y no formales.

- Promover el voluntariado de la población joven en los programas sociales, culturales y de conservación del medio ambiente.

- Incorporar en la planificación urbana y en el desarrollo rural las necesidades de recreación de la población joven.

- Promover programas que fomenten y desarrollen los valores.

Antecedentes familiares de condiciones premórbidas

Hipertensión arterial

Diabetes mellitus

Enfermedad renal crónica

Sobrepeso

Prediabetes

mellitus

Prehipertensión

Nivel nacional

1,474,390

815,790

327,608

1,469,066

985,265

1,062,189

Por regiones de salud

Occidental (Ahuachapan, Santa Ana, Sonsonate)

300,995

159,645

63,729

304,803

197,376

223,700

Central (Chalatenango, La Libertad)

179,270

98,266

38,801

155,865

81,121

119,547

Parecentral (Cuscatlán, La Paz, Cabañas, San Vicente)

187,153

107,260

46,182

222,701

119,340

149,703

Oriental (Usulután, San Miguel, Morazán, La Unión)

320,305

175,049

80,392

313,894

199,510

273,544

Metropolitana (San Salvador)

486,666

275,569

98,504

471,803

387,917

295,695

Por área

Urbana

909,074

541,408

195,079

874,908

660,848

605,787

Rural

565,316

274,381

132,529

594,159

324,417

456,402

Por sexo

Masculino

577,222

344,687

149,177

661,175

374,312

579,081

Femenino

897,167

471,103

178,430

807,891

610,953

483,109

Por grupo de edad

De 20 a 40 años

741,063

406,702

145,904

634,954

372,303

530,695

De 41 a 60 años

567,919

323,894

134,019

558,303

393,521

384,693

Mayor de 60 años

165,407

85,193

47,685

275,810

219,441

146,801

Tabla 8. Estimación de la población con antecedentes familiares y condiciones premórbidas de enfermedades crónicas no transmisibles por regiones de salud, área de residencia, sexo y grupo de edad en población adulta de El Salvador. ENECA-ELS 2015

REGISTRO DE PLANES DE EDUCACIÓN Y SALUD RELACIONADOS CON LA ACTIVIDAD FÍSICA, EL DEPORTE Y RECREACIÓN

Factores riesgo conductuales

Fumador

diario

Bebedor de

riesgo

Bajo consumo de frutas y verduras

Elevado consumo de sal

Consumo de bebidas azucaradas

Sedentarismo

Por grupo de edad

De 20 a 40 años

84,104

213,449

1,637,422

274,875

1,582,753

558,107

De 41 a 60 años

61,113

116,080

1,203,025

157,097

1,047,139

561,518

Mayor de 60 años

38,342

36,841

690,046

68,769

536,182

442,630

Datos relevantes de ECT, área de salud

Tabla 9. Estimación de la población afectada según enfermedades crónicas no transmisibles por regiones de salud, área de residencia, sexo y grupo de edad en población adulta de EL Salvador. ENCA-ELS 2015

Moribilidad

Obesidad

Dislipidemias

Diabete

mellitus

HTA

ERC

IRC

Nivel nacional

1,059,569

1,051,424

487,875

1,446,381

459,114

334,285

Por regiones de salud

Occidental (Ahuachapan, Santa Ana, Sonsonate)

182,607

231,902

86,524

296,275

74,181

54,891

Central (Chalatenango, La Libertad)

118,285

114,782

52,274

141,189

23,634

10,701

Parecentral (Cuscatlán, La Paz, Cabañas, San Vicente)

119,212

130,288

53,799

180,519

82,133

54,795

Oriental (Usulután, San Miguel, Morazán, La Unión)

238,091

198,452

101,084

297,210

150,990

104,385

Metropolitana (San Salvador)

401,274

375,994

194,194

531,187

128,176

109,511

Por área

Urbana

717,525

652,046

326,166

916,166

237,630

188,463

Rural

341,944

399,378

161,709

529,602

221,484

145,821

Por sexo

Masculino

326,780

482,606

179,708

604,184

283,905

222,462

Femenino

732,689

568,818

308,167

842,196

283,905

222,462

Por grupo de edad

De 20 a 40 años

436,647

349,852

56,750

324,020

60,115

22,972

De 41 a 60 años

448,873

480,515

247,865

600,589

143,516

98,550

Mayor de 60 años

173,949

221,057

183,260

521,771

255,483

212,763

Los cuadros anteriores son parte de los RESULTADOS RELEVANTES ENCUESTA NACIONAL DE ENFERMEDADES CRÓNICAS NO TRANSMISIBLES EN POBLACIÓN ADULTA DE EL SALVADOR ENECA-ELS 2015. (MINSAL, 2015)

Aquí se vislumbra un grave problema en torno a las ECT, en el que el deporte, la recreación y la actividad física pueden desempeñar un papel importante para reducir esos riesgos de la sociedad salvadoreña a nivel de diversos grupos etarios.

En el caso de salud, se tienen plasmados algunos programas que hablan de adolescentes y jóvenes, pero no hay un claro señalamiento de los temas de desarrollo de actividades físicas, deportivas o recreativas como vehículo para una vida saludable; entre estos documentos están:

- Plan Intersectorial para la Atención Integral de la Salud de la Población Adolescente y Joven 2012-2014

- Plan Estratégico Intersectorial para la Atención Integral en Salud de las Personas Adolescentes y Jóvenes 2016-2019.

En el caso del Plan Estratégico Nacional Intersectorial para el Abordaje Integral del Sobrepeso y Obesidad 2017-2021 del MINSAL, se establece un marco referencial con algunos datos valiosos, relacionados con el tema de obesidad y sus consecuencias, a saber:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que la obesidad ha superado el doble de casos de obesidad entre 1980 y 2008 en todo el mundo. Para 2014, la población adulta mayor de 18 años correspondía a más de 1,900 millones con sobrepeso y más de 600 millones con obesidad; asimismo, se estimaba que, para el mismo año, 41 millones de niños menores de 5 años presentaban sobrepeso u obesidad.

En la región de América Latina y el Caribe se ha observado un aumento de la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en los niños de 0 a 5 años de ambos sexos. Por ejemplo, las tasas se duplicaron en República Dominicana, pasando de 4.4% en 1991 a 7.3% en 2013. En El Salvador aumentaron de 4% en 1993 a 6% en 2008 y en Nicaragua de 5.5% en 1990 a 8.3% en 2010. De manera análoga, en un informe reciente de siete países del Caribe indica que entre 2000 y 2010 las tasas de sobrepeso y obesidad en los niños de 0 a 4 años de ambos sexos se duplicaron y pasaron de 7.4% en 2000 a 14.8%.

La obesidad infantil está tomando proporciones alarmantes en muchos países y supone un problema grave de salud pública que se debe abordar con urgencia. En los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por las Naciones Unidas en 2015, la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles se consideran prioridades básicas. Entre los factores de riesgo para las enfermedades no transmisibles, la obesidad suscita especial preocupación, pues puede anular muchos de los beneficios sanitarios que han contribuido a la mejora de la esperanza de vida en el mundo. Si se mantienen las tendencias actuales, se estima que el número de lactantes y niños pequeños con sobrepeso aumentará a 70 millones para 2025.

De acuerdo con una revisión sistemática publicada en mayo de 2014, por la revista The Lancet, en relación a la prevalencia de sobrepeso y obesidad en la población de menores de 20 años en hombres y mujeres, Costa Rica es el país que presenta mayores índices, seguido de Belice y República Dominicana. Estas prevalencias en la población menor de 20 años para ambos sexos llegan en algunos de los países hasta triplicarse en mayores de 20 años de edad.

Algunas publicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) concuerdan en que los factores más importantes que promueven el aumento de peso y la obesidad, así como las enfermedades no transmisibles (ENT) son el consumo elevado de productos de bajo valor nutricional y contenido alto de azúcar, grasa y sal (como bocadillos, aperitivos, snacks8 y la comida rápida), ingesta habitual de bebidas azucaradas y actividad física insuficiente. Todos ellos son parte de un ambiente obeso génico.

Las enfermedades no transmisibles generan una carga económica y social para los países, contribuyendo así al empobrecimiento por la pérdida de la productividad de la población, lo cual afecta negativamente al desarrollo humano. La aparición temprana de enfermedades no transmisibles afecta el nivel educativo que puede alcanzar una persona y sus resultados en lo laboral. Además, una mayor carga sobre los sistemas de salud, familia, empleadores y sociedad en general.

Los ODS 2015-2030, en el objetivo 2, meta 2.2, establecen que se ponga fin a la malnutrición en todas sus formas y en la meta 3.4, del mismo objetivo, que se reduzca la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles, por lo que es necesario que los países adopten políticas públicas que contribuyan con un abordaje integral de promoción de la salud, prevención y control de los problemas de malnutrición.

En El Salvador, la proporción de niñas y niños menores de cinco años con sobrepeso y obesidad se incrementó de 4% a 6% según la Encuesta Nacional de Salud Familiar (FESAL) en los años 2002-2003 y 2008.

La Encuesta Nacional de Salud 2014 Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados, en El Salvador reportó que la prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños menores de 5 años de edad fue de 6%, mostrando que el problema se ha mantenido constante a lo largo de los últimos años en este grupo de edad.

Por otra parte, el Estudio Nacional de Yoduria, Evaluación de Estado Nutricional y de Alimentos Fortificados en Escolares de Primero y Segundo Grado, realizado en El Salvador en 2012, reflejó que existe una prevalencia de sobrepeso del 13.3% y de obesidad del 10.0%, en niños y niñas de 7 a 9 años.

De acuerdo con el IV Censo Nacional de Talla y I Censo Nacional de Peso en Escolares de Primer Grado en El Salvador, realizado en 2016, el problema de sobrepeso y obesidad ha incrementado, ya que se encontró un 13.64% de niños y niñas con obesidad y un 17.10% con sobrepeso.

Asimismo, los resultados mostraron que, por sector educativo, las prevalencias de sobrepeso y obesidad fueron superiores en el sector privado con un 44.34% (20.81% sobrepeso y 23.53% obesidad), comparadas con el sector público donde se encontró el 28.43% (16.47% sobrepeso y 11.96% obesidad).

En la Encuesta Mundial de Salud Escolar, realizada en El Salvador en 2013, el grupo de adolescentes escolares de 13 a 15 años de edad, de séptimo a noveno grado, reveló que el 38.4% de estudiantes presentó problemas de sobrepeso y obesidad; de este porcentaje el 28.8% corresponde sobrepeso y 9.6% a obesidad. Además, reveló información importante en relación con los hábitos alimentarios saludables y práctica de actividad física, ya que el 66% de estudiantes consumieron una o más bebidas carbonatadas por día y sólo uno de cada cinco estudiantes consumían usualmente frutas y vegetales, cinco o más veces por día. En cuanto a actividad física, el 13% de estudiantes había realizado por lo menos 60 minutos de actividad física durante cinco o más días, siendo los del sexo masculino más activos físicamente.

En 2015 se llevó a cabo la Encuesta Nacional de Enfermedades Crónicas No Transmisibles en Población Adulta de El Salvador (ENECA-ELS 2015), en la cual se encontró un 37.9% de la población con sobrepeso (hombres: 39.5% y mujeres: 36.6%) y un 27.3% con obesidad (hombres: 19.5% y mujeres: 33.2%); esta situación aunada con otros factores de riesgo, contribuyen al desarrollo de enfermedades no transmisibles.

El Análisis de la Situación Alimentaria en El Salvador, realizado por el Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá en 2011, analizando datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de Hogares 2005-2006, dio como resultado que ocho productos fueron usados por el 75% o más de los hogares en el área urbana, mientras que en el área rural fueron diez productos. Los productos más usados en el área urbana son: tortilla, pan francés, pan dulce, huevos, pollo, quesos, tomate y gaseosas; en el área rural se encuentran los mismos, menos pollo y gaseosas, y se agregan arroz, frijoles, sopas deshidratadas y azúcar. En cuanto a los alimentos como hortalizas, ensaladas, frutas tropicales, frutos cítricos, hierbas frescas, aguacate, leche en polvo, zanahoria, remolacha y res con hueso, del total de hogares salvadoreños menos del 40% usaron estos alimentos, lo que incide en la situación nutricional de la población salvadoreña. La situación antes descrita, plantea la urgencia de prevenir el problema de sobrepeso, obesidad y sus factores determinantes que afectan la calidad de vida de la población, por lo que el MINSAL en respuesta a la situación anteriormente descrita, impulsa el diseño del presente plan con el propósito de abordarlo este problema y la determinación social que los ocasionan, a través de acciones interinstitucionales e intersectoriales (MINSAL, 2018).

En el tema de Educación, en la página oficial del MINED, (MINED, 2018)se encontró la siguiente información relacionada al tema:

Programa de Recreación y Deporte, Arte y Cultura

El deporte y la recreación son parte de la experiencia educativa y formativa de los niños, niñas y jóvenes. La educación física y el deporte juegan un papel importante en el desarrollo motriz, de habilidades y destrezas físicas fundamentales para un desarrollo integral de niños, niñas y jóvenes. La escuela debe ser un espacio de sociabilización e integración; por lo tanto, debe realizar acciones sistemáticas orientadas a crear un ambiente de intercambio, de armonía y de experiencias compartidas que permitan la interacción entre los estudiantes y la comunidad, favoreciendo a la vez el cultivo de las habilidades deportivas y el sano esparcimiento.

Asimismo, el arte y la cultura son componentes de la vida de los pueblos, por lo tanto, el sistema educativo debe procurar su incorporación en el aula, vinculándolos en la vida cotidiana de la comunidad educativa. La escuela debe brindar al estudiantado el acceso y disfrute de diferentes manifestaciones artísticas y culturales de valor universal y nacional, estimulando así la creatividad y el gusto estético de los niños y jóvenes.

OBJETIVO

1.Contribuir con la formación integral de los y las estudiantes mediante

el fomento de las prácticas deportivas y de esparcimiento, así como con el favorecimiento del acceso, valoración, práctica y disfrute de las diferentes manifestaciones artísticas y culturales.

METAS

1. Incorporar al currículo nacional de educación básica y media los componentes de educación física, arte y cultura.

2. Ejecutar a nivel municipal, departamental y nacional programa deportivos y de desarrollo artístico y cultural.

POBLACIÓN META

El estudiantado de educación parvulario, básica y media de los centros educativos públicos atendidos. (MINED, 2018)

Este plan pretende ser una propuesta base para que se señale un posible rumbo hacia una vida de mayores posibilidades de desarrollo integral que, vinculado a otras estrategias gubernamentales, viabilicen la construcción de un ser humano, más próspero y digno en nuestra tierra. Y para ello debemos impulsar grandes esfuerzos, y desde el mundo de la actividad física y el deporte que debe ser el mundo de todos, como lo es nuestro ya, empujemos la búsqueda de esa vida que todos y todas merecemos.

Por todo lo anterior se hace necesario replantear varios temas que, aunque referidos en varios documentos oficiales, algunos más bien de manera escueta y sin posibilidades reales para su desarrollo efectivo, no se han tomado precisamente como estratégicos ni necesarios para el desarrollo integral de los salvadoreños.

Así consideramos un deber proponer un nuevo rumbo que señale las rutas que el deporte y la recreación deben seguir, tanto desde el punto de vista de adecuar, junto al MINED, un nuevo currículo basado en datos y actualidad de las ciencias dedicadas a la salud, al deporte y de otras relacionadas como la psicología deportiva y las neurociencias aplicadas.

¿Que se pretende con todo esto?

Dar respuesta a una necesidad de confrontar la violencia y la marginación con el imperio de Derechos Fundamentales como el deporte, la recreación, la salud y el bienestar como un todo que, interrelacionado con otras áreas de gestión y con programas diseñados para tal fin, produzcan el efecto de menguar las brechas de marginación física, social, económica y cultural, presentes al día de hoy en nuestra realidad. Por ello creemos en la propuesta que a continuación desarrollamos en un intento de contribuir a los objetivos señalados.

En El Salvador es necesario repensar el rumbo de la educación física que promueva en sí misma una apuesta por la actividad física como un referente de salud, pero que además se ligue con el deporte y la recreación como derechos, y que todos ellos, juntos, desarrollen un ser humano integral en nuestra sociedad actual.

Y es que: La relación entre la actividad física y el aprendizaje, o la cognición en general, ha sido sistemáticamente ignorada por la investigación educativa, un sesgo producto de la falta de información al respecto. Los prejuicios peyorativos que subyacen a la práctica de la actividad física han generado que esta se incorpore al entorno escolar como un elemento de distensión y recreación, muy lejos de las disciplinas consideradas generadoras de aprendizajes significativos.

Pero, durante las dos últimas décadas, las ciencias biológicas y las cognitivas se han unido con la finalidad de comprender las bases biológicas de la conciencia y de los procesos mentales por los que percibimos, actuamos, aprendemos y recordamos. Para esto se han congregado una serie de disciplinas en la búsqueda de responder la pregunta: ¿Qué sabe el organismo acerca del mundo y cómo llega a saberlo? Esta asociación de disciplinas es conocida como neurociencias.

Para Salas1, las neurociencias deben ser consideradas como el conjunto de ciencias cuyo objeto de investigación es el sistema nervioso, con particular interés en cómo la actividad del cerebro se relaciona con la conducta y el aprendizaje.

A raíz de esto se ha generado una mirada empírica fundamental en la relación de la actividad física y el rendimiento académico y el aprendizaje en general.

Desde el punto de vista de las neurociencias, la actividad física y sus beneficios en la función cognitiva han sido vinculados con el aumento de la secreción de factores neurotrópicos derivados del cerebro (BDNF: brain derived neurotrophic factor) junto a otros factores de crecimiento que estimulan la neurogénesis, aumentan la resistencia al daño cerebral, mejoran la capacidad de aprendizaje y potencian el desarrollo mental2-4.

Cotman y Berchtold5 plantean que el ejercicio es un comportamiento simple y ampliamente practicado, que activa cascadas moleculares y celulares que apoyan y mantienen la plasticidad del cerebro induciendo la expresión de genes asociados con la plasticidad, como los que codifican el BDNF, promoviendo la vascularización cerebral, la neurogénesis, generando cambios en la estructura neuronal y retardando el envejecimiento y daño cerebral. Cabe destacar que estos efectos ocurren en el hipocampo, una región del cerebro en donde se genera aprendizaje significativo y el almacenamiento de la memoria.

De acuerdo con estos autores, los efectos posteriores del ejercicio voluntario en ratas impactan en forma directa en los niveles de BDNF a nivel de hipocampo cerebral.

Berchtold et al6 efectuaron un estudio experimental en ratas, con grupo control de ratas sedentarias en relación con ratas que realizaron ejercicio voluntario, y aplicó pruebas cognitivas de memoria espacial a través del laberinto de agua de Morris modificado, que consiste en una plataforma con cinco brazos. En uno de los brazos se encuentra un punto de escape del agua que le permite a la rata acceder a una plataforma. Este punto de escape se memoriza a través de la práctica (entrenamiento cognitivo), para que las ratas conozcan el brazo en el cual se encuentra la plataforma que les permite salir del agua. Después de estos entrenamientos aplicado a ratas sedentarias y ratas ejercitadas, estas son devueltas a sus jaulas esperando la prueba final, en la cual se cronometra el tiempo que demora cada una de las ratas (sedentarias o ejercitadas) en llegar a la plataforma de escape.

Los resultados mostraron que las ratas ejercitadas y que fueron parte del entrenamiento cognitivo, demoraban en promedio un tiempo significativamente menor que las ratas sometidas a entrenamiento cognitivo, pero sedentarias; es decir, las ratas ejercitadas cometían menos errores y sus tiempos para encontrar la plataforma de escape eran significativamente menores que las ratas sedentarias, lo que sugiere una relación entre el ejercicio físico y la función cognitiva, planteando un nuevo enfoque en la evolución en los mecanismos de plasticidad neuronal y que son activados por la actividad física.

Ante las investigaciones realizadas por las neurociencias y que manifiesta la importancia del ejercicio físico en la función cognitiva y la generación de aprendizajes significativos, y de cómo su práctica voluntaria genera cambios a nivel del hipocampo cerebral que es asociado a la generación de ideas, a la reflexión, pensamiento lógico y matemático, y al almacenamiento y reutilización de la memoria de largo plazo se puede plantear que el ejercicio físico es un elemento que favorece el aprendizaje y que estimula la producción de factores neurotróficos derivados del cerebro (BDNF) y cuyos beneficios favorecen aspectos psicológicos, neuropsicológicos, fisiológicos y cognitivos.

Es necesario generar una nueva mirada a la asignatura de educación física y sus propuestas curriculares, que permita plantear su importancia en el cuidado de la salud y que también genere una valoración de esta disciplina en la producción de aprendizajes y mejoras en los logros académicos. Esta nueva mirada forjará la apreciación del ejercicio físico como un elemento vital y de suma importancia en el currículum educativo, generando una articulación de disciplinas con el objetivo de producir mejoras en los estudiantes a nivel fisiológico y cognitivo, lo que conseguirá efectos positivos para la salud escolar y el rendimiento académico. (SCIELO, 2018)

Se desprende de lo anterior la necesidad de reencontrarnos con el camino de una nueva forma de entender y practicar la actividad física y la educación física y la necesidad de que estas se relacionen con el deporte y la recreación, camino que conduce a la mejora sustancial no solo de la actividad cerebral como queda dicho sino en la salud como un todo del ser humano.

Toda inversión, por tanto, en estos temas, es de la mayor importancia.

Para seguir acercándonos al tema del deporte desde múltiples aristas es necesario, precisamente, la consulta de diversidad de pensamientos, sobre todo aquel que se profundiza en nuestro tiempo: Las neurociencias.

Por ello en el siguiente informe de investigación que desarrolla Deporte, Psicología y Neurociencia, Una Integración Hacia la Potencialización Personal y el Bienestar Humano, se plantea lo siguiente:

Bases científicas para el desarrollo de una línea investigativa de integración entre deporte, psicología y neurociencia con miras a la construcción de un marco teórico y de intervención en relación con la Neuropsicología Deportiva Positiva. Se exploran aspectos neurocientíficos de hallazgos investigativos de la psicología del deporte.

Los resultados destacan la viabilidad de la integración, siendo una propuesta que contribuye a eliminar ideas tergiversadas en relación con el deporte que van en contra del bienestar humano del atleta. Gracias al reconocimiento y desarrollo de la psicología del deporte es posible que, para la preparación psíquica del deportista, se investigue el funcionamiento cerebral, lo que implica el estudio neurocientífico de procesos mentales y emocionales asociados al rendimiento deportivo y la naturaleza de este como acción motriz coordinada neuronalmente. La integración implica que el psicólogo promueva la potencialización de recursos personales y el bienestar humano, así como prevención de factores de riesgo para la salud asociados al deporte. La Neuropsicología Deportiva Positiva permitiría potencializar el rendimiento deportivo y generar beneficios neuropsicológicos a atletas profesionales y no profesionales con base en las cualidades del deporte.

Asimismo, Rodolfo Llinás en su compilación El Continuum Mente-Cerebro afirma que: “sería una tontería por parte de los neurocientíficos insistir en ignorar los datos psicológicos, igual a como sería una tontería por parte de los psicólogos insistir en ignorar todos los datos neurobiológicos”

Llinás & Churchland, (2006): Integrar psicología del deporte y neurociencia se orienta en esta ocasión a contribuir al bienestar humano y la potencialización personal siguiendo la propuesta de Seligman, M. (2009) de desarrollar una psicología y neurociencia positiva.

Sigue el desarrollo de la investigación:

En la época moderna de historia del deporte (desde el siglo XVIII), aparece la psicología como una disciplina científica que contribuiría a la formación del atleta. Se empezó a considerar la preparación mental del deportista contribuyendo al desarrollo histórico de la psicología del deporte PD. De esta forma, existe un tácito consenso con la propuesta de Cruz (1991, 1997) para dividir la historia de la PD en cinco periodos (Weinberg y Gould 1996; Dosil 2004). Esta rama de la psicología tiene raíces en Alemania en la creación del laboratorio de Wundt en el mismo inicio de la psicología, siendo así el primer periodo denominado Las raíces de la PD en la psicología experimental (1879-1919). Se señalan estudios experimentales sobre tiempos de reacción en el laboratorio de Leipzig como primeras aproximaciones al área, y aunque estos estudios no pretendieron aportar directamente a la actividad física, se realizaron aproximaciones con experimentos de campo con deportistas y siguieron ensayos teóricos sobre los beneficios psicológicos de la actividad física.

Los antecedentes inmediatos de la psicología del deporte (1920-1945) es el período de los padres de esta disciplina, quienes marcaron la disciplina a nivel orbital como Coleman, Orlick en Canadá y Punik y Rudik en la antigua Unión Soviética. Se crearon institutos de cultura física en Europa impulsando el desarrollo de la PD, además se crearon laboratorios experimentales donde se investigó sobre aprendizaje motor y personalidad.

El tercer periodo: Las investigaciones sobre aprendizaje motor y el desarrollo de la PD (1946-1964), estuvo marcado por investigaciones experimentales sobre aprendizaje motor y personalidad y aumentó el interés por la PD en oriente en relación con el alto RD del deportista.

En el periodo 4: El reconocimiento oficial de la PD (1965-1979) se logra en Roma en 1965, en la celebración del I Congreso mundial de PD y se fundó la International Society of Sport Psychology. Luego se afianzó con la celebración de la 2ª. versión del congreso mundial en Washington-1968 y la 3ª. en Madrid-1973.

El gremio se fortalece con asociaciones en Norteamérica y Europa y la 1ª. asociación supranacional. El periodo 5 PD y el ejercicio físico (1980- actual) consolida la disciplina con crecimiento vertiginoso, se multiplica el número de psicólogos deportivos y agremiaciones en diferentes naciones. Los medios de comunicación empiezan a asociar mejor RD con el aspecto psicológico, motivando al Comité Olímpico de EE. UU. a incluir un psicólogo del deporte en su equipo científico.

Su importancia radica en los datos que relacionan actividad física, deportes entre otras categorías:

Este bagaje histórico permitió a la American Psychological Association definir la PD y el ejercicio físico como estudio científico de factores psicológicos asociados con la participación y el RD en el deporte, el ejercicio y otros tipos de actividad física y sus objetivos de ayudar a los deportistas a utilizar principios psicológicos para mejorar su RD y comprender cómo la participación en el deporte, ejercicio y actividad física afectan el desarrollo psicológico del individuo, su salud y bienestar a lo largo de su ciclo vital. En coherencia con esto, las funciones del psicólogo del deporte de acuerdo al colegio de psicólogos españoles son evaluación y diagnóstico, planificación y asesoramiento, educación y formación e investigación las cuales pueden ser desempeñadas en tres ámbitos de actuación: deporte de rendimiento, deporte de base e iniciación y deporte de ocio, salud y tiempo libre, juego y Recreación (Serrato, L.H. 2005).

Además, existen datos importantes de aporte del deporte al ser humano a saber:

La evidencia investigativa ha mostrado cómo el deporte se asocia a beneficios neuropsicológicos, la interacción social y la generación de hábitos saludables. El sistema nervioso evolucionó paralelo a la capacidad de movimiento del ser humano (Ducassou Varela, A. 2006) por lo que, ciertamente, la actividad física alteraría positivamente el funcionamiento neuronal, tal como lo mostró el estudio de caso realizado con una paciente diestra de 20 años de edad, quien participó voluntariamente en un programa de entrenamiento deportivo de adaptación a la práctica del atletismo con duración de 15 sesiones y que enfatizó en actividades de activación fisiológica, aumento de la resistencia y velocidad física, estiramiento físico, flexibilidad corporal y vuelta a la calma o relajación. Todo, con base en la evaluación Neuropsicológica Pretest y Postest realizadas a través del Esquema de diagnóstico neuropsicológico (Ardila, A. & Ostrosky Solís. 1996).

La práctica deportiva se asoció a efectos neuropsicológicos, tales como disminución de las dificultades en funciones motoras, significativa mejoría en la función de reconocimiento somato-sensorial, leve mejoría en las habilidades para el reconocimiento visoespacial y visoperceptual, mejoría en las tareas que relacionan las funciones de conocimiento auditivo y lenguaje, aumento de la capacidad para el desarrollo de procesos cognitivos, ligera mejoría en el área de la lectura, mantenimiento de habilidades adquiridas en relación con el área de escritura y ligera mejoría de la habilidad para el cálculo.

Estos hallazgos resaltan el rol de la psicología del deporte no solo en la contribución al rendimiento deportivo, sino además el uso de las cualidades del deporte para el beneficio de la persona. (psicologomanuelsanchez, 2018)

Es fundamental, entonces, la apuesta por una actividad física y/o deportiva para el ser humano, en tanto favorece su desarrollo humano integral.

Para otros autores relacionados con el tema de deportes:

Para comprender los mecanismos que se encuentran en la base de los comportamientos de un deportista, es decir, de sus habilidades motoras, es preciso partir del conocimiento de los procesos de aprendizaje del gesto técnico y de memorización de la secuencia motora y del esquema táctico: aprendizaje asociativo (acondicionamiento clásico, acondicionamiento instrumental, imprinting...) o no asociativo (habituación, sensibilización...) y memorias de diferente duración (icónica, ecoica, a breve, medio y largo plazo, semántica, episódica o procedimental).

En estos procesos, la atención también desempeña un papel fundamental, pues conduce a una activación generalizada que predispone a la recogida de información o proceso que permite la elección entre las distintas informaciones sensoriales perceptibles y, por último, a un estado de concentración mental que favorece una operación de concentración. Todo ello para favorecer la ejecución de cada movimiento, que en el campeón encuentra su máxima expresión de coordinación en la acción de mecanismos neuronales mediante los cuales se determina la elección de los músculos apropiados y la cantidad de excitación o de inhibición necesaria a escala sináptica y en la activación progresiva y gradual de las motoneuronas implicadas.

Sigue, en relación con las habilidades motoras:

En términos generales, podemos definir la habilidad como la capacidad para conseguir uno o más objetivos de rendimiento en tiempos óptimos, con las máximas posibilidades de éxito y el mínimo gasto de energía mental y física. Además, ese mismo rendimiento debe poder ser repetido de forma constante, incluso en los momentos difíciles y decisivos de la competición. Las habilidades se adquieren y se consolidan mediante el aprendizaje y la automatización del movimiento. Todas las técnicas deportivas son habilidades motoras automatizadas.

Más: El deportista puede ser considerado como un «sistema de elaboración» que adquiere información del entorno para generar respuestas motoras adecuadas a alto nivel. Su acción biomecánica es el refinado producto de una compleja síntesis cognitiva entre la fuerza informativa, que los elementos del campo perceptivo ejercen sobre los sentidos, y los procesos mentales, los cuales son activados.

Este dualismo entre información ambiental y estructuras predispuestas a analizarla debe ser controlado, especialmente en los atletas, lo más rápidamente posible. Sin embargo, no toda la información procedente del exterior puede o debe ser controlada, pues el sistema de elaboración de los datos sensoriales en el hombre es limitado y requiere tiempo para reaccionar a los estímulos, analizarlos y producir respuestas adecuadas. Es sobre esta necesidad de filtrar la redundante presencia de estímulos elaborables donde los procesos para la atención fijan su necesaria existencia. (paidotribo, 2018)

A propósito del aprendizaje:

El aprendizaje consiste en la adquisición de información a través de la experiencia, mientras que la memoria constituye la capacidad de conservarla en el tiempo. Las capacidades de aprendizaje son de fundamental importancia para la existencia, ya que permiten al organismo adaptarse al entorno y beneficiarse de la experiencia. El aprendizaje implica a las áreas cognitiva, motora, afectiva y social de la persona y se expresa por medio de una enorme gama de conocimientos, habilidades y competencias aplicables a cualquier actividad: desde el trabajo al tiempo libre, del arte a la ciencia, del estudio al deporte...

Las aferencias sensoriales procedentes del exterior y del interior del organismo pueden ser registradas y utilizadas a continuación.

Los sistemas, que retienen la información durante períodos más o menos largos y que hacen posible que esta pueda ser recuperada y elaborada, forman la memoria. La memoria es un conjunto de procesos dinámicos que comprenden el registro, el almacenamiento (aprendizaje y retención) y la recuperación (evocación) de la información. Esta permite al organismo guardar como un tesoro las experiencias pasadas para beneficio de la evolución y de la supervivencia (Tulving, 1985).

LOS DISTINTOS TIPOS DE APRENDIZAJE

Existen varias formas de aprendizaje que, en su base, probablemente reconozcan mecanismos neurofisiológicos distintos: aprendizaje no asociativo, aprendizaje asociativo y aprendizaje cognitivo.

En el aprendizaje no asociativo, el organismo modifica su respuesta cuando se ve expuesto varias veces al mismo tipo de estímulo. En el aprendizaje asociativo, el individuo aprende a relacionar los estímulos de distinto tipo entre sí (condicionamiento clásico) o un estímulo con un comportamiento del propio organismo (condicionamiento operante) (Kupfermann, 1991).

Las formas más comunes de aprendizaje no asociativo se encuentran representadas por el hábito y la sensibilización. En el hábito se asiste a una reducción de la respuesta comportamental refleja que sigue a la presentación repetida del mismo estímulo. Un ejemplo lo constituye la desaparición de la respuesta de sobresalto causado por un fuerte ruido, si este se ha producido en varias ocasiones o de forma regular. El hábito es una forma muy simple de aprendizaje, pero no por eso es poco importante.

De hecho, por medio del hábito, un organismo aprende a ignorar estímulos que resultan poco relevantes en beneficio de otros más significativos (Kandel, 1991). En la sensibilización se asiste a una acentuación de la reacción fisiológica en respuesta a una vasta gama de estímulos, después de que el individuo se haya visto sometido a un estímulo especialmente intenso o nocivo (Kupfermann, 1991). Por ejemplo, un individuo responde con mayor intensidad a un leve estímulo táctil si ha recibido con anterioridad un fuerte estímulo doloroso.

Por lo que respecta al aprendizaje asociativo, se distinguen dos tipos de procesos: el condicionamiento clásico y el operante. El condicionamiento clásico, un estímulo neutro de por sí (estímulo condicionado), si se produce antes de un estímulo capaz de inducir una reacción innata (estímulo incondicionado), se vuelve capaz de provocar la misma respuesta (respuesta condicionada) cuando a continuación se presenta solo. Así pues, el estímulo condicionado funciona como señal anticipadora de la próxima llegada del estímulo. (paidotribo, 2018)

Todo ello demanda varias premisas a saber:

- Profesores actualizados.

Esto es indispensable si pensamos, que los niños y niñas vienen desde sus hogares a crecer física y mentalmente, por lo que la formación de nuestros docentes, desde la parvularia hasta la educación superior, deben responder a un posicionamiento en favor del desarrollo integral.

- Pensum renovado

Los programas de estudios que fomenten y potencien la educación física deben estar dentro del contexto de una enseñanza para la vida, que transforme en lo físico a os educandos y los aborde de tal manera que ello potencie precisamente su espectro mental y espiritual, su conexión positiva con la vida y el entorno que loes rodea cotidianamente y por tanto su basamento debe ser científico y técnico.

- Material didáctico actualizado

El material didáctico que desarrolle los programas comentados debe ser los más idóneos de acuerdo con el nivel de enseñanza aprendizaje, entendiendo que este debe ser un proceso dinámico, flexible e innovador, creciente en posibilidades de mejora continua, con participación, energía y visión y basado nuevamente en la ciencia aplicada.

- Recursos

Los recursos disponibles tendrán que surgir de presupuestos comprometidos con esta nueva dinámica educacional transformadora. Para ello, la formación nueva debe ser prioridad nacional y la inversión en recurso humano calificado, en recursos técnicos, financieros y materiales ineludible y de forma decidida.

- Compromiso del MINED,

Para todo lo anterior, y para una nueva educación física, el MINED, como ente rector de la educación nacional, debe ser un aliado estratégico de la instancia nacional de deportes y recreación y juntos lograr sinergia y abogacía conjunta por una sociedad equilibrada entre las capacidades físicas, intelectuales, sociales y espirituales.

- Hacienda, otros

Debe existir un mandato decidido desde la esfera nacional, con la inyección de recursos que dinamicen el proceso de construcción de esta nueva educación física para la vida.

UNA NUEVA EDUCACIÓN Y CULTURA FÍSICA ES NECESARIA

Todos los grandes pensamientos son concebidos al caminar.

-Friedrich Nietzsche.

Para arrojar claridad sobre el rumbo propuesto se propone de manera preliminar el siguiente:

MARCO CONCEPTUAL REFERENCIAL

Actividad física, deporte, recreación, educación física de calidad, salud.

Actividad física: Se considera actividad física cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija gasto de energía.

Se ha observado que la inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial (6% de las muertes registradas en todo el mundo). Además, se estima que la inactividad física es la causa principal de aproximadamente un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes y aproximadamente el 30% de la carga de cardiopatía isquémica.

Un nivel adecuado de actividad física regular en los adultos:

La “actividad física” no debe confundirse con el “ejercicio”. Este es una variedad de actividad física planificada, estructurada, repetitiva y realizada con un objetivo relacionado con la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la aptitud física. La actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

Aumentar el nivel de actividad física es una necesidad social, no solo individual. Por lo tanto, exige una perspectiva poblacional, multisectorial, multidisciplinaria, y culturalmente idónea. (OMS, 2018).

Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud

Prevenir las enfermedades no transmisibles.

La OMS ha elaborado las Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud, con el objetivo general de proporcionar a los formuladores de políticas, a nivel nacional y regional, orientación sobre la relación dosis-respuesta entre frecuencia, duración, intensidad, tipo y cantidad total de actividad física y prevención de las enfermedades no transmisibles (ENT). Estas son:

Las recomendaciones, citadas distinguen tres grupos de edad: 5-17 años, 18-64 años y más de 65 años. A continuación, se indican las recomendaciones para cada grupo de edad. Para más información, haga clic abajo y descargue el documento completo, o pulse un grupo de edad concreto para consultar las recomendaciones específicas.

Niños y Jóvenes (5 a 17 años)

Para los niños y jóvenes de este grupo de edades, la actividad física consiste en juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados, en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias. Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y de reducir el riesgo de ENT, se recomienda que:

  • Los niños y jóvenes de 5 a 17 años inviertan como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa.

  • La actividad física por un tiempo superior a 60 minutos diarios reportará un beneficio aún mayor para la salud.
  • La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Convendría incorporar, como mínimo tres veces por semana, actividades vigorosas que refuercen, en particular, los músculos y huesos.


  • Reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes, cáncer de mama y de colon, depresión y caídas.
  • Mejora la salud ósea y funcional.
  • Y es un determinante clave del gasto energético, y es por tanto fundamental para el equilibrio calórico y el control del peso.

Para los niños y jóvenes de este grupo de edades, la actividad física consiste en juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados, en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias. Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y de reducir el riesgo de ENT, se recomienda que:

Adultos (18 a 64 años)

Para los adultos de este grupo de edades, la actividad física consiste en actividades recreativas o de ocio, desplazamientos (por ejemplo, paseos a pie o en bicicleta), actividades ocupacionales (es decir, trabajo), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias.

Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y de reducir el riesgo de ENT y depresión, se recomienda que:

  • Los adultos de 18 a 64 años dediquen como mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o bien una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.

  • La actividad aeróbica se practicará en sesiones de 10 minutos de duración, como mínimo.
  • Que, a fin de obtener aún mayores beneficios para la salud, los adultos de este grupo de edades aumenten hasta 300 minutos por semana la práctica de actividad física moderada aeróbica, o bien hasta 150 minutos semanales de actividad física intensa aeróbica, o una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.
  • Dos veces o más por semana, realicen actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares.

Adultos mayores (de 65 años en adelante)

Para los adultos de este grupo de edades, la actividad física consiste en actividades recreativas o de ocio, desplazamientos (por ejemplo, paseos caminando o en bicicleta), actividades ocupacionales (cuando la persona todavía desempeña actividad laboral), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias.

Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias y musculares y la salud ósea y funcional, y de reducir el riesgo de ENT, depresión y deterioro cognitivo, se recomienda que:

  • Los adultos de 65 en adelante dediquen 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.
  • La actividad se practicará en sesiones de 10 minutos, como mínimo.
  • Que, a fin de obtener mayores beneficios para la salud, los adultos de este grupo de edades dediquen hasta 300 minutos semanales a la práctica de actividad física moderada aeróbica, o bien 150 minutos semanales de actividad física aeróbica vigorosa, o una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.
  • Que los adultos de este grupo de edades con movilidad reducida realicen actividades físicas para mejorar su equilibrio e impedir las caídas, tres días o más a la semana.
  • Convendría realizar actividades que fortalezcan los principales grupos de músculos dos o más días a la semana.
  • Cuando los adultos de mayor edad no puedan realizar la actividad física recomendada debido a su estado de salud, se mantendrán físicamente activos en la medida en que se lo permita su estado. (OMS, 2018).

Deporte: Para UNICEF, el deporte comprende todas las formas de actividad física que contribuyen a la buena forma física, el bienestar mental y la interacción social: el juego, la recreación, actividades deportivas organizadas, ocasionales o de competición, y deportes o juegos autóctonos.

El deporte y los juegos son importantes para UNICEF porque constituyen elementos vitales en la salud, la felicidad y el bienestar de las niñas, niños y jóvenes. La investigación revela que la participación de los jóvenes en actividades recreativas estructuradas contribuye a su desarrollo físico y psicosocial, además puede enseñar los valores fundamentales y las habilidades para la vida -trabajo denodado, disciplina, trabajo en equipo, imparcialidad y respeto hacia los otros- que conforman el comportamiento de los individuos y les ayudan a perseguir sus objetivos y responder apropiadamente ante los acontecimientos de sus propias vidas y ante los de los demás. (UNICEF, 2018).

Recreación: Según UNICEF, el derecho al esparcimiento está explícitamente mencionado en el artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño (1989) y es el foco.

El esparcimiento es entendido como un tiempo de crecimiento personal, creación, recreación y participación en la sociedad, no solo un tiempo en el que no se desarrollan actividades productivas u obligaciones personales.

Además, de manera vinculante: Según la publicación de UNICEF “Deporte, Recreación y juego”, el deporte, la recreación y el juego fortalecen el organismo y evitan las enfermedades, preparan a los niños y niñas desde temprana edad para su futuro aprendizaje, reducen los síntomas del estrés y la depresión; además mejoran la autoestima, previenen el tabaquismo y el consumo de drogas ilícitas y reducen la delincuencia.

Asimismo, en esa publicación se dice que la inactividad física ocasionó en el mundo alrededor de 1.9 millones de muertes en 2000, y se estima que causó entre el 10 y el 16% de todos los casos de diabetes y de cáncer de mama y colon, y cerca del 22% de los casos de cardiopatías.

Educación física de calidad: es la experiencia de aprendizaje planificada, progresiva e inclusiva que forma parte del currículo en educación infantil, primaria y secundaria. En este sentido, la EFC actúa como punto de partida de un compromiso con la actividad física y deporte a lo largo de la vida. La experiencia de aprendizaje que se ofrece a los niños y jóvenes a través de las clases de educación física debe ser apropiada para ayudarles a adquirir las habilidades psicomotrices, la comprensión cognitiva y las aptitudes sociales y emocionales que necesitan para llevar una vida físicamente activa. (UNESCO, 2018).

Salud: La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». La cita procede del Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, que fue adoptada por la Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York del 19 de junio al 22 de julio de 1946, firmada el 22 de julio de 1946 por los representantes de 61 Estados (Official Records of the World Health Organization, Nº 2, p. 100), y entró en vigor el 7 de abril de 1948. La definición no ha sido modificada desde 1948.

RELACIONES Y APORTES DE LA ACTIVIDAD FÍSICA, EN EL DEPORTE Y LA RECREACIÓN EN LAS DIMENSIONES DEL DESARROLLO HUMANO DEL INDIVIDIO, ADEMÁS DE A NIVEL ECONÓMICO Y SOCIAL

A. A nivel individual.

  • Evita enfermedades.
  • Ayuda en la prevención de enfermedades en general al mantener el organismo sano, problemas coronarios, obesidad y enfermedades crónicas no transmisibles.
  • Fortalece la salud mental.
  • Mejora la calidad de vida y mejora la autoestima.
  • Contribuye a controlar la obesidad y el porcentaje de grasa corporal, para estar con óptima salud.
  • Fortalece los músculos, huesos, dándoles la forma adecuada y funcionabilidad.
  • Mejora las capacidades de respuesta física en el manejo cotidiano.

B. A nivel social.

  • Relación con los servicios de salud pública y privada, ahorro de costes en seguridad pública.
  • Ahorro costes en salud curativa.
  • Promoción y desarrollo de una atención primaria de la salud para la población.
  • Se fomenta la inversión en infraestructura social que favorece el desarrollo humano, a través de la integración comunitaria, sectorial y social.
  • Se autorregula las relaciones sociales
  • Se construye paz social
  • Se fomenta la participación e integración ciudadana.
  • Se mejoran los canales de solidaridad.
  • Se propicia patrones de cooperación
  • Se promueve y ejecuta la empatía.
  • Se facilita la superación personal y colectiva
  • Se fundamenta valores para la vida.
  • Fortalecimiento comunitario e integración cualitativa.

C. A nivel económico.

  • Fomento de la inversión en infraestructura física que favorece el desarrollo de capital laboral y financiero, a través de la promoción y desarrollo económico local.
  • Ahorro de carga económica por tratamiento de enfermedades.
  • Incrementa la productividad laboral.
  • Disminuye los accidentes laborales por cansancio, estrés y desconcentración, entre otros.
  • Se establece la disciplina interior, mejora la concentración

D. A nivel de desarrollo sustentable.

  • Desarrollo de planificaciones y ordenamientos territoriales amigables y respetuosas con el medio ambiente.
  • Planificación de transportes ecológicos o de mínima contaminación ambiental.
  • Promoción de hábitos de conducta social adecuados en el manejo de los desechos sólidos, pues se concientiza en el impacto de la actividad física en ambientes sanos.
  • Disminuye hábitos de consumo malsano, procurando un ambiente más limpio y equilibrado.
  • Se promociona el cuidado del manejo ambiental conforme a una vida sustentable y plena, respetuosa de la naturaleza.

Para tener en cuenta en el proceso de trabajo institucional:

MODELO ECOLÓGICO QUE EXPLICA LOS FACTORES DETERMINANTES DE LA ACTIVIDAD FÍSICA.

El modelo ecológico se encarga de explicar que hay un conjunto de factores que determinan o inciden en la decisión de las personas para realizar actividad física. Estos pueden ser sociales o propios de los individuos. Sin embargo, las condiciones del entorno tienen influencia fuerte en lograr que las personas y poblaciones sean sedentarias o lleven estilos de vida más activos.

Así que las características geográficas, el clima, las costumbres arraigadas de nuestras sociedades, las tradiciones y normas sociales facilitan u obstruyen el desarrollo de la actividad física. Estos factores ambientales pueden ser de dos tipos: relacionados con el ambiente social o con el ambiente físico. A continuación se amplía más sobre estos factores:


Factores intrapersonales


Entre los aspectos intrapersonales es la edad, los estudios han mostrado que a mayor edad disminuye la práctica de actividad física de manera que dificulta los estilos de vida. Los niños, adolescentes y jóvenes por lo general tienen más oportunidad, disposición y condiciones para moverse, cuando juegan, al recrearse en su tiempo de ocio, o desarrollan habilidades en la práctica de un deporte determinado. Cuando se llega a la etapa de estudios superiores y de trabajo, poco a poco, a menudo, otras ocupaciones van desplazando el tiempo y el interés para la recreación activa o el ejercicio físico como hábito cotidiano.

También están los aspectos biológicos y psíquicos, relacionados con las habilidades innatas de las personas para cierto tipo de deporte, o rasgos de personalidad que influyen en la actitud hacia la actividad física. Asimismo, hay que considerar los diferentes tipos y niveles de discapacidad que pueden presentar algunas personas o condiciones especiales de salud, como la diabetes, el asma, entre diversas patologías que influyen en la práctica y tipo de actividad física que conviene orientar.

Factor ambiente social

  • La Cultura.

En este elemento fundamental se crean las costumbres y tradiciones que tienen las familias, comunidades y sociedades en general, que involucra prácticas de actividad física, por ejemplo, las actividades deportivas de los barrios, colonias y comunidades, los bailes, juegos tradicionales, que están bastante en desuso, dicho sea de paso, entre otros muchos.

  • Ambiente social.


Ello se relaciona con la participación comunitaria para el buen uso de espacios públicos recreativos como parques y áreas verdes. Incluye además la creación y recuperación de espacios públicos para la interacción social.

  • La Seguridad pública.


Desarrolla este aspecto la creación y mejora de las medidas de seguridad ciudadana en las calles, barrios, colonias, comunidades, parques y diversos espacios públicos, para que estén y se mantengan libres de violencia de todo tipo y por ende las personas puedan desarrollar actividades tan sencillas pero saludables como caminar y usar los espacios públicos recreativos con tranquilidad.

  • Los planes, programas y proyectos en favor de la comunidad.

Los planes, programas y proyectos públicos, mixtos y privados son indispensables en torno a la práctica de actividad física y recreativa, por tanto, en las personas según sus diferentes ciclos de vida.

Factor ambiente físico.

  • Elemento del ambiente natural


Fundamental es impulsar una baja progresiva de los índices de contaminación ambiental de desechos sólidos y líquidos, desechos industriales, de gases, acumulación de desechos y ruido exorbitante en la vía publica entre otros contaminantes. Deben promoverse cada vez más, las formas de movilización activa y alternativa a los medios actuales más utilizados (caminar o andar en bicicleta) donde no se utilizan vehículos con carburantes, o que no implican consumo de derivados del petróleo y que por ende disminuyan las emisiones de gases al ambiente, contribuyendo en buena medida a la protección del medio ambiente, a tratar el congestionamiento vehicular, propiciando elementos que benefician la salud de la población, como un ambiente más sano, calidad de aire mejorada, entre otros.

  • Ambiente construido

Infraestructura social: Se refiere a las condiciones de construcción, mejoras, conservación y proyección de espacios y áreas construidas, destinadas a la recreación, el deporte y la práctica de actividad física, recreativa, en condiciones de seguridad.

  • Recreación.

Indispensable es el acondicionamiento y recuperación de espacios en las comunidades, espacios y áreas públicas para promocionar, desarrollar y ejecutar las actividades recreativas.

  • Transporte

- Tiene en cuenta el ordenamiento significativo del sistema de transporte público y el uso de vías públicas, la planificación de red vial para el transporten sus distintas manifestaciones.

- Promoción del uso del transporte alternativo como la bicicleta.

- Implementación de ciclovías y una difusión permanente de estas, aunado a la promoción en la adquisición de bicicletas.

  • Planeamiento territorial urbano

Establece la necesidad de la construcción de espacios, aceras, segmentación de calles y parques con áreas verdes y senderos, así como la recuperación y mantenimiento de vías que favorezcan su uso por parte de la población.

  • Manejo de la Información

Es necesario realizar la promoción sobre los espacios, instalaciones y programas a recreativos y deportivos que se ofrecen en las distintas modalidades y territorios con el fin de que se aprovechen los recursos disponibles en la comunidad. (ministeriodesalud.go.cr, 2018)

PROPUESTAS PARA CONSTRUIR EL DESARROLLO DEL DEPORTE, EDUCACIÓN FÍSICA, ACTIVIDAD FÍSICA Y RECREACIÓN.

Ejes estratégicos.

  1. Deporte, recreación, actividad física y la educación física como Derechos Fundamentales.

    Todo ser humano, por el solo hecho de serlo, recoge la certeza de que tiene derechos fundamentales, como lo establecen los instrumentos internacionales y nuestra Constitución vigente. Entre estos se destacan en nuestro caso, el derecho al Deporte y la Recreación, mismos que ligados a la idea inicial de actividad física se enlace con la educación física en todos los espacios vitales de la persona, para que, desde ahí, se construya junto a los procesos mentales y espirituales, un ser humano pleno de bienestar.El deporte, la recreación, la actividad física y la educación física fundamentados en la inclusión y la participación.

  2. El deporte, la recreación, la actividad física y la educación física fundamentados en la inclusión y la participación.

Toda práctica deportiva y recreativa, actividad física y educación física, debe estar cimentada en la inclusión máxima posible de la persona, sin distinción de ningún tipo o clase. Entendiéndose que su desarrollo en cualquier parte del país se realizará efectivamente para todos y todas sin menoscabo de nadie.

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS.

El desarrollo de la actividad física en sus diversas formas, como deporte, educación física o recreación, se configuraran en el mundo moderno como necesidades no siempre bien entendidas y dimensionadas, en tanto que aplicadas y concretadas se conviertan en alternativas para el cambio de paradigmas de nuestras sociedades, llevando con ello la satisfacción no solo de una vida sana, sino apropiada con pensamientos y acciones que nos sean más incluyentes, positivos y generadores de una cultura de relacionamiento humano, desde la familia hasta la comunidad, llegando a la sociedad en general, más cordial y benévola, de lo que es en la actualidad.

La generación de espacios, pues, donde una nueva cultura axiológica converja, se deben trabajar desde lo local hasta lo regional, alcanzando la dimensión nacional paso a paso, construyendo pues, alternativas vitales para una cultura donde se llene de nuevos derroteros, en el que las gentes puedan verse de manera solidaria y tengamos una sociedad con paz social. Una sociedad en la que los diferentes grupos etarios convivan en una suerte de concordia generacional, alegres y en libertad.

Niños y niñas, adolescentes y jóvenes, hombres y mujeres, adultos y adultas, adultos mayores personas con discapacidad, todos y cada uno compartiendo en los espacios públicos una vida que nos sea más propicia, llena, ya no de angustia y zozobra, sino de fraternidad y concordia.

Así, al plantear esta declaración de principios, se aspira a contribuir desde este plan a asentar nuevas formas de trabajo en los territorios de la nación y por tanto marcar pautas de un verdadero enfoque de derechos en las que todos seamos parte de las soluciones y construyamos la inclusión social con libertad y paz. Estos son:

Enfoque de Derechos: son todos derechos que le son propios a la persona humana y a su dignidad en tanto tal y que el Estado en su capacidad de imperio está en la obligación legal y moral de promoverlos, respetarlos, garantizarlos y darles plena vigencia sustancial, ejecutando y formalizando y volviéndolo practica permanente.

En la Carta Internacional de Educación Física de la UNESCO, se señala, en su artículo primero y, como elemento clave, que la actividad física y el deporte son un derecho fundamental para todos(as).

Equidad de género y generacional: Implica que se propicien acciones decididas que reafirmen paso a paso el camino para que hombres y mujeres nos veamos como iguales sin distinción ni discriminación de ningún tipo.

De igual manera que prevalezca la idea de que todas las personas indistintamente de la edad, podamos vernos con solidaridad y respeto generacional.

Integración y respeto a la diversidad: se relaciona con el respeto y la capacidad de integrar a los individuos que vivimos en sociedad, atendiendo sus diferencias y respetando sus derechos, así mismo, reconociendo que en la vigencia de la diversidad se encuentra un mandato legal y ético de no soslayar las circunstancias particulares de cada ser humano, y, por tanto, debe apartarse toda forma de discriminación y propiciar integración real.

Convivencia social: Parte de la idea de una sociedad integrada desde el ámbito familiar, comunitario y sectorial, estableciéndose formas y acciones que apunten hacia la integración social, la vigencia de la democracia y la participación sin exclusión alguna.

Participación: todo niño o niña, adolescente, joven o adulto mayor, mujer o hombre o personas con discapacidad tienen derecho a participar y ser protagonistas de su actividad física, deportes y recreación según corresponda a sus intereses, habilidades o estilos de vida.

Fundamentando con ello una participación plena de todos y todas en la vida social, a nivel local y nacional.

Objetivo estratégico.

Promover el deporte y la recreación para contribuir a una adecuada salud física, mental y social, de la población salvadoreña.



Objetivo de Desarrollo

Fortalecer una nueva cultura deportiva desde las dimensiones de la recreación, la competencia y la alta competencia, potenciando atletas que se conviertan en modelo positivo y aspiracional de la niñez, adolescencia y juventud.

1. PROGRAMA DE DESARROLLO DEPORTIVO, RECREATIVO Y PROMOCIÓN DE LA ACTIVIDAD FÍSICA.

La baja actividad física es un problema mundial y, como región, América Latina y el Caribe es una de las más afectadas. El problema es particularmente agudo en los países pobres y con mayor desigualdad, y entre las poblaciones pobres y menos escolarizadas de cada país. La actividad física también se ve aquejada por una marcada diferencia entre los géneros: las mujeres hacen menos ejercicio que los hombres. La inactividad física entre los jóvenes y niños en edad escolar resulta particularmente preocupante. No obstante, este panorama de una región con una población cada vez más obesa y sedentaria es incompleto e impreciso debido a la falta de datos fiables y comparables. Parte de la asignatura pendiente es recoger más y mejores datos sobre sedentarismo y actividad física en la región. (IADB.ORG, 2018)

Esto es particularmente cierto en El Salvador, en el que como referimos anteriormente, las enfermedades ligadas al sedentarismo nos dejan en precarias situaciones, perdiendo capacidades para salir de ese bache como sociedad. Por ello creemos clave desarrollar programas que motiven y accionen sobre esos temas.

En este programa será clave:

ALIANZA CON FEDERACIONES NACIONALES, lo que incluye que con las mismas se establezca una relación fluida y que sus juntas directivas dispongan de salarios o dietas que establezcan claramente y de manera decidida:

RESPONSABILIDADES: en torno al desarrollo deportivo, recreativo y promoción de la actividad física en sus respectivas competencias, integrándose con los esfuerzos nacionales del ente rector del deporte a nivel nacional y del resto de las instancias que promuevan este plan nacional.

PLANES DE TRABAJO: Que respondan a sistemas ordenados de acciones que puedan lograr objetivos en el corto, mediano y largo plazo.

GESTIÓN ENTRE PARES: Que promueva una búsqueda de fondos entre las instituciones ligadas a nivel mundial con el deporte respectivo y que a través de esa gestión se logre captar fondos para el desarrollo de los objetivos propuestos.

ORDEN DEPORTIVO, ADMINISTRATIVO Y FINANCIERO: Que se establezca un orden que permita que el deporte se dimensione de otra manera, atendiendo además a proceso sistémicos en lo administrativo y financiero.

PRESUPUESTOS: Ejecutados de forma transparente y en favor de una nueva identidad deportiva nacional

PROYECTOS, OBJETIVOS: Es necesario que cada plan, proyecto, conlleve objetivos claros que sean medibles en el tiempo, y que se camine en pos de ellos.

DESCENTRALIZACION: Clave es seguir procesos de descentralización deportiva hacia todo el país, de manera gradual, con objetivos trazados y con inversión técnica y financiera que viabilice su sostenibilidad.

ACOMPAÑAMIENTO: Las instancias ligadas en un plan nacional, tendremos la oportunidad y la responsabilidad de acompañarnos mutuamente en el esfuerzo de construir una nueva dinámica deportiva, en favor de una cultura salvadoreña forjada en el trabajo y el éxito, con la búsqueda de apoyos y caminando con decisión y sinergia.

En este entendido de acompañarnos de la mejor manera, proponemos la creación de la figura del Gestor Deportivo, con el siguiente perfil:

Perfil del Gestor Deportivo

Podrá ser el enlace técnico, proactivo y facilitador de procesos entre la autoridad nacional en materia deportiva y las federaciones nacionales.

A nivel profesional:

El especialista en Gestión Deportiva deberá ser ético, comprometido, crítico y analítico, propositivo y eficaz, con capacidad de intervenir y acompañar en la realidad propia de las organizaciones deportivas, mediante los procesos de investigación aplicada y de innovación tecnológica de los que debe ser conocedor. Este especialista debe de ser un agente de cambio, por tanto, transformador y visionario con capacidades para liderar gestiones administrativas, procesos y procedimientos, organizaciones, áreas y procesos administrativos en el contexto del deporte, la gestión de proyectos de cooperación o patrocinio, la educación física, la recreación y el aprovechamiento del tiempo libre.

Contará con las competencias requeridas para administrar organizaciones deportivas, programas y proyectos, eventos deportivos y asesorar organizaciones deportivas.

Perfil ocupacional:

El Gestor Deportivo podrá desempeñarse como enlace técnico, facilitador, coordinador y gestor de organizaciones, programas y proyectos deportivos, facilitador de eventos de organizaciones deportivas. Desarrollará competencias para integrar conocimientos, recursos, didáctica, relaciones y procesos con el fin de alcanzar objetivos y lograr resultados en equipo, con un enfoque sistémico, humanístico y contingencial que le permita liderar acciones de desarrollo del ser humano dentro de las organizaciones deportivas del país.

El gestor de preferencia, debe ser una persona que tenga un perfil que le favorezca las buenas relaciones humanas, con personalidad respetable, seria y comprometida con resultados y con facilidad de palabra para comunicarse con dependencias, empresas

Perfil personal y habilidades

  • Proactivo exitoso.
  • Trabaja bien en entornos de incertidumbre.
  • Capacidad de toma de decisiones.
  • Aprendizaje certero y rápido.
  • Adaptabilidad a entornos de cambio.
  • Empatía.
  • Buen comunicador.
  • Dotes de liderazgo y dirección de equipos.
  • Motivador.
  • Buen organizador.
  • Dirección de proyectos.
  • Capacidad de análisis y síntesis.
  • Redacción.
  • Comunicación verbal.
  • Hablar en público de manera eficaz.
  • Formador.

    Conocimientos
  • Fundamentos de administración y gestión de proyectos
  • Comunicación verbal y escrita

Habilidades

  • Manejo de equipos de trabajo
  • Negociador ante diferentes situaciones

Valores

  • Compromiso, Interés y pasión por el deporte
  • Interés y compromiso por su desarrollo profesional
  • Compromiso con su entorno social deportivo
  • Propositivo para generar ideas innovadoras en el ámbito deportivo
  • Critico de su entorno
  • Amable y cordial

Conocimientos

  • Gestión de recursos en proyectos deportivos.
  • Infraestructura y mantenimiento en centros deportivos.
  • Cultura física y deporte.
  • Normatividad deportiva.
  • Derecho deportivo.
  • Comunicación organizacional.
  • Planeación estratégica y operacional.
  • Gestión de fondos para el deporte.
  • Publicidad e imagen de eventos deportivos.
  • Impacto del deporte en la sociedad.
  • Técnicas e instrumentos de evaluación de proyectos deportivos.
  • Estructura del deporte.
  • Relación entre el cuerpo humano y el entrenamiento.
  • Contexto del deporte nacional e internacional.
  • Importancia de la nutrición y psicología del deporte.
  • Teoría del entrenamiento.
  • Herramientas y tipos de investigación.

Habilidades

  • Impulsar proyectos de asuntos deportivos.
  • Vincular el trabajo colaborativo en la gestión deportiva para desarrollar proyectos sostenibles.
  • Establecer alianzas estratégicas exitosas en el deporte.
  • Promover proyectos de la cultura física y deporte para contribuir con la salud y calidad de vida de las poblaciones atendidas.
  • Incidir en la política social de la cultura física y deporte.
  • Dirigir grupos de colaboradores y conocedores en la cultura física y deporte.
  • Gestionar organizaciones y eventos deportivos.
  • Fundamentar la factibilidad en proyectos deportivos.

Actitudes y Valores

  • Interés frente a la problemática social como agente de cambio en la cultura física y deporte como derechos.
  • Responsabilidad social en la cultura física y deporte.
  • Liderazgo ético como gestor deportivo.
  • Visión positiva el cambio en el mundo de la cultura física y deporte.
  • Emprender e innovar en la cultura física y deporte.

Y es que el deporte y la recreación es un camino que posibilita obtener resultados en materia de desarrollo humano, volviéndole un instrumento fundamental para los países.

Podemos afirmar que el deporte fomenta valores fundamentales como la solidaridad, el respeto y el trabajo en equipo, y constituye una fuente de orgullo nacional para los países en nuestra América, y El Salvador no es la excepción.

El deporte y la recreación pueden, ciertamente, jugar un papel clave en la integración social citada en este documento, concepto que engrana con la creación de una mejor calidad de vida para las familias salvadoreñas, el deporte potencia además el desarrollo económico y recrea nuevos arribos culturales por ser ya, una masiva forma de interrelación social de gran alcance y consecuencias positivas… Ya que este logra mejorar la salud física y mental, evita y contrarresta el consumo de drogas, alcohol, pero además logra inspirar la consecución de triunfos tanto deportivos como académicos.

Por si fuera poco: el deporte puede generar capital humano y mejorar la productividad. También puede incentivar la acumulación de capital, facilitar el funcionamiento de los mercados y fortalecer a las instituciones a través de su efecto sobre el capital social, la confianza, la cultura y la delincuencia. Estos efectos se refuerzan mutuamente. Por ejemplo, un alto capital social tiende a reducir los niveles de delincuencia, y un menor nivel de delincuencia disminuye la necesidad de gasto público en la lucha contra el delito, que a su vez puede usarse con fines más productivos. Una población más sana se traduce en un menor ausentismo en el trabajo y en menores costos de salud para la sociedad, lo cual libera fondos para otros fines. Una mayor confianza conlleva un incremento de la demanda de bienes públicos y una mayor voluntad de aportar a la bolsa común, favoreciendo así la acumulación de capital a largo plazo.

Todo esto es clave en la generación de una nueva identidad deportiva, que allane los caminos de marginación social, que tanto nos abaten, así pues, el deporte ligado a la cultura y la educación pueden darnos fuentes reales de transformación social, siendo que son elementos fundamentales del desarrollo humano y sin cuya apuesta el capital humano no puede salir del subdesarrollo y por tanto la inversión en deporte se vuelve una obligación y un mandato para los tomadores de decisiones en el ámbito local, departamental y nacional.

El deporte se ha convertido en un instrumento clave del portafolio de las organizaciones de desarrollo en todo el mundo, y sus virtudes han sido proclamadas por figuras del deporte y la política por igual:

El deporte se ha convertido en un instrumento clave del portafolio de las organizaciones de desarrollo en todo el mundo, y sus virtudes han sido proclamadas por figuras del deporte y la política por igual:

“El deporte tiene el poder de cambiar el mundo. Tiene el poder de inspirar, tiene el poder de unir a las personas como muy pocas otras cosas”. Nelson R. Mandela.

“El deporte es un lenguaje universal que puede unir a las personas, sin importar su origen, sus creencias religiosas o su situación económica”. Kofi Annan, Secretario General de la ONU.

“El deporte ha cambiado las actitudes y la cultura en formas que parecen muy sutiles pero que, en última instancia, nos han hecho modificar nuestra concepción sobre nosotros mismos y nuestro pasado”. Barack Obama, expresidente de Estados Unidos.

“Mucho más que simple rendimiento, el deporte es sinónimo de educación y responsabilidad. Inculca valores firmes en los jóvenes, que los ayudan a crecer”. Pernilla Wiberg, una de las más exitosas esquiadoras de la década de 1990. (IADB.ORG, 2018)

Lógica de trabajo:

2. PROGRAMA DE INFRAESTRUCTURA

Para tener en cuenta: Los datos del BID, a través de sus investigadores nos refieren que:

La industria del deporte en todo el mundo y en muchos países de la región genera cuantiosos ingresos y excedentes económicos positivos, como los ingresos fiscales. Por otra parte, el gasto público en materia de deporte en la región es relativamente bajo. Según el presupuesto de 17 países de la región, existe evidencia que sugiere que el gasto en deportes asciende en promedio al 0,1% del producto interno bruto (PIB) de cada país. El gasto en deportes en la región de América Latina y el Caribe constituye un tercio del gasto en deportes de Europa, sin tener en cuenta el financiamiento de programas especiales como aquellos para deportistas de élite o las Olimpíadas.

Por ello es clave en invertir en programas novedosos, y que sean ejecutados con pasión y esmero de tal manera que reflejen un estado situacional de la sociedad salvadoreña diferente al actual.

La región de América Latina y el Caribe parece seguir esta tendencia global, con una prevalencia de inactividad física en adultos estimada en el 32%. América Latina y el Caribe es la segunda región con mayor inactividad física del mundo, tan solo detrás de la región de las Américas en su conjunto, de la cual también forma parte.

Ver gráfico siguiente:

Estimaciones de la prevalencia de inactividad física en adultos en la población, 2016

Según estos datos acerca de la actividad física, los países de América Latina y el Caribe se encuentran en la parte inferior de la clasificación. El país más activo de la región es Chile, que ocupa el puesto 35 entre 111 países, con 5.204 pasos, seguido por Perú y México, que ocupan los puestos 41 y 59, con 5.075 y 4.692 pasos, respectivamente. Por el contrario, los países del Caribe son los menos activos. República Dominicana, Bahamas y Venezuela ocupan los puestos 100, 101 y 105, de modo que se hallan un poco mejor ubicados que Honduras y El Salvador, que son los países más inactivos de la región (y del mundo). (BID, 2018)

Pero ¿por qué es clave este tema? Sencillo: porque dadas las circunstancias sociales y de delincuencia, ¿dónde sería un lugar ideal para caminar, hacer deportes y recrearse? Sí, la respuesta es en los escenarios deportivos que reúnan condiciones para albergar las diferentes formas en las que la población pueda mantenerse físicamente bien y saludable.

Pero no somos ilusos y esto debe ir amarrado con una política de seguridad pública que reivindique el territorio, la calle, los parques, las zonas verdes, como elementos que son naturales para el desarrollo de la actividad física y la recreación de la población.

La evidencia existente parece indicar que: La baja actividad física es un problema mundial. Sin embargo, América Latina y el Caribe se encuentra entre las peores regiones.

El problema es particularmente agudo en los países pobres y con mayor desigualdad, y entre las poblaciones pobres y menos escolarizadas de cada país.

Existe una marcada diferencia entre los géneros: las mujeres hacen menos ejercicio que los hombres.

Los niveles de inactividad entre los jóvenes y los niños en edad escolar resultan particularmente preocupantes. (BID, 2018)

Por tanto, se vuelve indispensable:

CONSTRUCCIÓN/REMODELACIÓN DE ESCENARIOS DEPORTIVOS

Una de los elementos esenciales del trabajo deportivo y recreativo son los espacios en los que estos componentes deben desarrollarse. Por ello, se hace indispensable invertir recursos en la construcción y/o remodelación de escenarios y espacios en los que en definitiva el tanto el atleta, así como el ciudadano en general pueda hacer el mejor uso posible de estas instalaciones.

MANTENIMIENTO, USO ADECUADO, POLITICAS, PRIORIDADES

Por ello es significativo que no solo se construya o adecuen espacios y escenarios, sino que también se establezca un uso adecuado, con reglamentos y que establezcan su mantenimiento, disponibilidad y acceso proporcional para la gente.

SOCIOS ESTRATÉGICOS EN INFRAESTRUCTURA.

En este caso se tendrán relaciones de cooperación desde instancias centrales hasta las municipalidades y organizaciones e instituciones no gubernamentales que trabajen a nivel nacional, departamental, local o comunitario, de tal manera de fortalecer los espacios, su uso adecuado, mantenimiento y sostenibilidad.

Pudiendo integrarse comités específicos para este y otros temas.

Así como refiere el estudio del BID comentado anteriormente: El deporte podría potencialmente ayudar a fomentar el desarrollo. En canchas y campos deportivos se inculcan valores cruciales como la responsabilidad y el trabajo en equipo, que luego se aplican en la vida familiar, escolar y laboral.

El deporte puede subsanar las deficiencias en capital humano y productividad, mejorando la salud (física y mental), las habilidades socioemocionales y los niveles educativos. También puede afectar la acumulación de capital, el funcionamiento de los mercados y las instituciones a través de su efecto sobre el capital social, la confianza, la cultura y la delincuencia. Conjuntamente, estos efectos crean un círculo virtuoso. Por ejemplo, un alto capital social tiende a reducir los niveles de delincuencia, y un menor nivel de delincuencia disminuye la necesidad de utilizar los escasos recursos públicos en la lucha contra el delito en lugar de aplicarlos a fines más productivos. Si los trabajadores están más sanos se reducen el ausentismo laboral y los costos de salud para la sociedad en su conjunto, lo cual libera fondos para otros fines. Una mayor confianza satisface la demanda de bienes públicos y aumenta la voluntad de aportar a la bolsa común, lo cual favorece la acumulación de capital a largo plazo.

Lógica de trabajo:

3. PROGRAMA DEPORTIVO Y RECREATIVO A NIVEL COMUNITARIO

El estudio citado del BID nos plantea además:

“El deporte puede tener una enorme repercusión en factores que promueven el desarrollo económico”.

Existe un amplio consenso con respecto a que el deporte, la actividad física y la recreación influyen positivamente en los resultados en materia de salud. Como lo indica el Informe para el presidente, presentado por el grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre obesidad Infantil: “la actividad física es un componente esencial de un estilo de vida saludable que, en combinación con una alimentación sana, puede ayudar a prevenir una variedad de enfermedades crónicas, incluidas enfermedades cardíacas, cáncer y accidentes cerebrovasculares (...) La actividad física ayuda a controlar el peso, desarrolla masa muscular magra, reduce la grasa y contribuye a mantener saludables los sistemas cardiovascular, inmunológico y regulador hormonal; facilita el desarrollo de huesos, músculos y articulaciones fuertes; y disminuye el riesgo de obesidad” (Oficina Ejecutiva de la Presidencia de Estados Unidos, 2011)

Por ello, para nosotros como país (que también tenemos índices altos de obesidad infantil, como lo refleja la encuesta de 2015 del MINSAL, citada en este plan) es necesario trabajar en:

COBERTURA Y CALIDAD

El deporte y la recreación son esenciales desde un enfoque de derechos, y su masificación a nivel comunitario debe ser una apuesta de gobierno, siendo que el impulso de la actividad deportiva y la sana recreación desde la primera infancia puede producir los efectos más positivos sobre el desarrollo biológico, psicológico y social.

Así, debemos tener en cuenta que: UNICEF reconoce que los deportes y los juegos físicos representan un papel importante en la vida del niño.

En su aspecto más fundamental, el deporte y los juegos son derechos del menor, tal y como se detalla en el artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño: Los estados “reconocerán el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes”.

Además, nadie pone en duda que una actividad física habitual es esencial para el desarrollo físico, mental, psicológico y social de las niñas, niños y adolescentes. Participar en deportes puede ayudar al desarrollo físico de los niños y niñas, a mejorar sus resultados académicos y a reducir los actos delictivos. UNICEF cree que el deporte puede actuar como una efectiva herramienta programática que ayude a lograr objetivos en salud, educación, igualdad de género, VIH/SIDA, y protección y desarrollo del menor. Ése es el concepto del deporte para el desarrollo, que no es simplemente un fin en sí mismo sino un instrumento eficaz para mejorar las vidas de los niños y niñas, de sus familias y comunidades.

Los numerosos beneficios del deporte:

El deporte, la diversión y los juegos constituyen una forma amena de aprender valores y lecciones que duran toda la vida. Promueven la amistad y el juego limpio, nos enseñan a trabajar en equipo y nos aportan disciplina, respeto y las habilidades necesarias que harán de los niños y niñas unos adultos comprometidos. Además, contribuyen a preparar a los jóvenes para hacer frente a los retos futuros y adoptar posiciones de liderazgo en el seno de sus comunidades.

UNICEF reconoce la función esencial del deporte y la actividad física en la vida de la infancia. El deporte y la diversión, además de ser un medio para alcanzar los principales objetivos de UNICEF, constituyen objetivos en sí mismos, dado que garantizan el derecho de todos los niños y niñas a jugar. Todos los niños y niñas tienen derecho a un comienzo saludable; todos los niños y niñas tienen derecho a una educación. Y todos los adolescentes tienen derecho a poder convertirse en ciudadanos responsables y comprometidos.

La práctica regular de deportes y juegos desde la primera infancia y durante la adolescencia es esencial para el desarrollo físico, mental, psicológico y social. La participación en actividades deportivas puede fortalecer la salud de la infancia, mejorar el rendimiento escolar y contribuir a reducir el nivel de delincuencia. Los deportes son especialmente beneficiosos para las niñas, pues contribuyen a desmontar los estereotipos de género. Las celebraciones deportivas y los juegos se emplean para educar a las familias sobre cuestiones sanitarias como la importancia de la vacunación y la prevención del VIH/SIDA. El deporte constituye un medio eficaz para llegar a aquellos niños, niñas y adolescentes que a menudo padecen discriminación o exclusión, como los huérfanos, los discapacitados, los que han sido niños soldados, los niños y niñas refugiados y desplazados, los que han sido víctimas de la explotación sexual, y los niños y niñas de comunidades indígenas.

En colaboración con sus aliados, UNICEF está incorporando actividades deportivas, de ocio y juegos a sus programas nacionales con el propósito de llegar a los niños y niñas, familias y comunidades de todo el mundo. Tanto en países en guerra, como donde hay paz, estas actividades están siendo empleadas para promover la salud, la educación de las niñas, crear espacios infantiles y advertir de los efectos perniciosos del tabaco, el alcohol y las drogas. Están siendo utilizadas para concienciar a los jóvenes sobre el peligro del VIH/SIDA y proporcionarles las técnicas para la vida práctica que precisan para protegerse a sí mismos.

Los programas deportivos y recreativos están ofreciendo entornos seguros, que fomentan relaciones estables entre la infancia y los adultos, así como en el seno de la infancia misma. Estos programas están brindando a los niños y niñas de todas las edades la oportunidad de expresarse, de ser escuchados, de aportar sus opiniones e ideas y convertirse en agentes del cambio. Están contribuyendo a crear comunidades y una sociedad más justa y pacífica. (UNICEF, 2018)

Por todo lo anterior, el trabajo de la actividad física debe iniciar como un asunto prioritario y metódico en la primera infancia, y ahí la familia juega un papel fundamental, acompañada en sus esfuerzos por las instituciones que trabajan con el tema de primera infancia. Todos debemos apostar a un trabajo integrado.

¿Quiénes deben participar de este esfuerzo? Las familias, INDES, MINED, CONNA, MINSAL, a través de sus círculos de familia u otras modalidades similares, mismo que den atención directa y técnica a las familias en sus propios espacios vitales de acuerdo a su experticia y a los planes operativos diseñados para tal efecto.

Espacios para su práctica.

Puede ser cualquier espacio, como casas de familias, casas comunales, parques, espacios recreativos, zonas verdes, y todo aquel espacio en el que pueda desarrollarse la actividad física, deportiva y recreativa, que incluirá todo aquello que sea beneficioso para el niño y la niña y que le prepare, física, psíquica y emocionalmente para el presente y futuro.

Además de todo lo anterior, el deporte contribuye con la creación de:

El capital social puede definirse de diversas formas. Una forma de verlo es “como los vínculos, valores compartidos y acuerdos de la sociedad que permiten a grupos e individuos confiar unos en otros y así trabajar juntos” (Perspectivas de la OCDE: Capital Humano). Robert Putnam ha sido uno de los máximos exponentes del papel del capital social en la sociedad. En particular, él y sus seguidores han señalado que las comunidades con alto capital social suelen tener muchos resultados altamente deseados: menores tasas de delincuencia, mejor salud, etc. (Coalter, 2007). En este sentido, el capital social es un componente clave para construir y mantener la democracia.

El deporte puede aumentar el capital social mediante puentes (creando y manteniendo redes sociales compuestas de grupos heterogéneos) y vínculos (creando y manteniendo redes sociales con un grupo homogéneo de personas). Por definición, los puentes y los vínculos aumentarían la inclusión y ayudarían a crear comunidades en torno a objetivos comunes. Una mayor confianza facilitaría unirse en torno a la provisión de ciertos bienes públicos, coordinar la oferta y la demanda de inversiones con beneficios a largo plazo, encontrar formas de financiar esas inversiones y movilizar la acción colectiva para llevarlas a buen término. Para generar estos beneficios, se debería contar con la ayuda de instalaciones y centros deportivos, y organizaciones comunitarias que permitan la participación de distintos grupos hacia un objetivo común. Este marco ha sido adoptado por gobiernos e iniciativas en todo el mundo. En 2015, el Primer Ministro británico David Cameron dijo: “El deporte (…) fortalece la cohesión comunitaria” (Gobierno de SM, 2015) y el presidente Obama, en su última ceremonia en la Casa Blanca, expresó su visión acerca de la importancia del deporte: “Algunas veces no basta con cambiar las leyes, sino que es necesario cambiar los corazones”. Y, algunas veces, el deporte tiene una manera de cambiar los corazones que ni la política ni las empresas tienen (Brewer, 2016). (UNICEF, 2018)

Luego de esta etapa eminentemente recreativa y más vinculada a la familia y la comunidad, aquellos niños y niñas -junto a sus padres y responsables- que así lo decidan, pueden seguir el camino de las competencias si tal, es su proyección, volviéndose un camino sistémico hacia el futuro.

Gráficamente actores responsables:

Lógica de trabajo:

4. PROGRAMA JUEVES ESTUDIANTILES,

14 A 17 AÑOS

Con este programa es importante señalar en relación con la prevención de la violencia, tal como lo señala el BID:

Muchas razones ayudan a explicar una relación positiva entre el deporte y la reducción de la delincuencia. Algunas de ellas son una consecuencia lógica del análisis anterior, que vincula al deporte con un mayor capital social. El deporte aumenta el capital social, lo que a su vez aumenta la confianza, el vínculo, la participación comunitaria y la búsqueda de objetivos comunes, y disminuye las oportunidades y la tendencia a participar en actividades delictivas. El deporte también puede reducir la delincuencia gracias a un efecto de incapacidad (los jóvenes que practican deportes no pueden participar en actividades delictivas al mismo tiempo), al reducir el aburrimiento y el tiempo de inactividad, y al crear actividades rutinarias que son beneficiosas para el comportamiento positivo y limitar la cantidad de tiempo y oportunidades de cometer delitos. Además, la participación deportiva puede reducir el consumo de drogas y alcohol, que suele ser la causa principal de la actividad delictiva.

Por ello, al desarrollarse juegos estudiantiles, que conllevan necesariamente, meses de preparación de los atletas, estos adolescentes no tienen tiempo para verse llamados al ámbito delincuencial común u organizado, que tanto daño hace al país, más bien por el contrario, participa de procesos sistemáticos de preparación física y mental que los vuelve protagonistas de su desarrollo, dándoles, disciplina, filosofía de superación y les posibilita armas de mejor manera sus planes de vida.

DISEÑO, EJECUCIÓN, SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN

En este apartado nos interesa el deporte como elemento aglutinador de:

- La integración en escuelas, colegios y a nivel más amplio en el conjunto social: en tanto facilita el proceso de comunicación e integración de diferentes territorios y sectores, que le vuelven un elemento esencial para el desarrollo estudiantil con visión de futuro.

- La promoción de la cultura de paz: puesto que con ella se promueve una colectividad propicia para la paz y la concordia, estableciéndose vínculos positivos entre los diferentes segmentos sociales a nivel estudiantil, sin distinción de ningún tipo, lo que favorece el reconocimiento de los unos con los otros de manera fraterna.

- Fomento de valores humanos fundamentales: el respeto, la solidaridad, la empatía, la fraternidad, la autonomía, el trabajo en equipo, la tolerancia, la ayuda mutua, el deseo de superación, entre muchos otros.

Los actores protagónicos en este programa serían, los chicos y chicas que se preparan en su desarrollo deportivo escolar y que pueden luego avanzar en sus procesos, las familias y las instituciones educativas públicas y privadas, grupos de jóvenes, el INDES (MINDER), las municipalidades, Gobernación, MJSP, las ONG, entre otros actores.

Espacios para su práctica

Los espacios para utilizar serán todos aquellos espacios que sean parte del ámbito estudiantil, como canchas, espacios de recreación, y condiciones básicas respectivas, para poder desarrollar actividad física, deportiva y recreativa.

Deberá existir una coordinación entre el ámbito nacional, el MINED y las municipalidades, para el mejoramiento de los espacios que viabilicen una adecuada ejecución de este y otros programas sociales vinculados, de tal manera de potenciar esa iniciativa.

Gráficamente actores responsables:

Lógica de trabajo:

5. PROGRAMA JUEGOS JUVENILES,

18 A 21 AÑOS

Lógica de trabajo:

Un punto sobre el que existe un amplio consenso es que América Latina necesita empezar a moverse. La baja actividad física es un problema mundial y, como región, América Latina y el Caribe es una de las peores infractoras. El problema es particularmente agudo en los países pobres y con mayor desigualdad, y entre las poblaciones pobres y menos escolarizadas de cada país. También hay una marcada brecha en cuanto a la actividad física entre los géneros: las mujeres hacen menos ejercicio que los hombres, y se vuelven incluso mucho más inactivas una vez que entran en la edad adulta.

La inactividad física entre los jóvenes y niños en edad escolar resulta particularmente preocupante. El panorama muestra una región cada vez más obesa y sedentaria. No obstante, esta imagen es incompleta e imprecisa, debido a la falta de datos fiables y comparables. El primer paso es poner en movimiento a la población de la región para obtener más y mejores datos sobre la actividad física y la participación deportiva. Los datos disponibles se basan sobre todo en información autoreportada, la cual es limitada tanto desde el punto de vista temporal como geográfico. La magnitud de los desafíos que se avecinan, particularmente debido al aumento de niños obesos e inactivos, exige un diagnóstico exhaustivo. (BID, 2018)

Por lo anterior el encadenar una apuesta por la actividad física y en especial una educación física en el nivel estudiantil, que derive en una juventud con más posibilidades de sobrepasar la barrera de la organización de grupos malsanos, que afecten su desarrollo integral, es una necesidad.

Es por eso por lo que se plantean los programas consignados en el presente plan, de tal manera que, de la fase recreativa, los niños y niñas puedan optar por seguirse formando a nivel competitivo inicial en sus escuelas y colegios y luego en el nivel juvenil puedan competir a nivel nacional, para que, llegado el caso, según sus objetivos y habilidades se conecten con el mundo de la lata competencia, que se tratará más adelante.

DISEÑO, EJECUCIÓN, SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN

El desarrollo del deporte a nivel local, departamental y su integración con el ámbito nacional es clave en los aspectos comunitario, social, económico, cultural, en prevención de la violencia, a nivel educativo, integración social, integración sectorial, turismo interno, entre otros.

Veamos cada uno de estos aspectos:

A nivel comunitario: Se enlaza con la lógica de que las relaciones en la comunidad y fuera de ellas en el ámbito local, pueden, perfectamente estar basadas en la unidad de propósitos, porque al final de cuentas en las comunidades habitan las familias con similares dificultades, pero también, con similares aspiraciones y sueños, por lo que el deporte y la recreación son un camino tangible para envolverlos en la dinámica de trabajo intercomunal, que viabilice una armonía social.

En lo social: Los territorios en los que habitamos son esencialmente una unidad del Estado y cada vez que se integra lo local, el municipio con el ámbito departamental y nacional, las posibilidades de un trabajo compartido a nivel de regiones se vuelven más posible. En materia de deportes y recreación, la relación entre estos ámbitos viabilizaría estrategias como las de juegos intermunicipales, y departamentales, para luego arribar a juegos nacionales, que pueden abrirnos grandes posibilidades de desarrollar y ver como resultados el trabajo de miles de jóvenes que participen de estos espacios.

Todo ello trabajado en conjunto por municipalidades, instituciones diversas del gobierno como el MINED, el MJSP, INJUVE, entre muchos otros.

En lo económico: Se viabiliza un movimiento de niñez, juventudes, familias enteras, apoyos a los equipos, entrenadores, todo un conjunto social moviéndose en torno a la práctica deportiva y recreativa, posibilitando que los municipios cobren vida y se genere microeconomía, se fortalezcan los negocios, y la prestación de servicios con motivo de actividades, torneos, festivales ligados al trabajo deportivo, recreativo, convirtiéndose en fiestas en lo local, departamental o nacional. Además, se mueven la industria de la confección y venta de uniformes, zapatos, etc., e insumos deportivos diversos, así como toda la parte de promocionales, servicios de publicidad en menor o mayor escala ligados a estos rubros.

La responsabilidad empresarial de invertir en deportes y recreación a todo nivel sería un aporte fundamental a la nueva construcción social en democracia. Fomentar incentivos e iniciativas al respecto debe ser una apuesta nacional.

En lo cultural: Se interrelacionan el tema de identidades locales, departamentales y nacionales, aflorando el tema de las familias participando juntas integradas en a práctica deportiva y recreativa, surgen las barras y los apoyos logísticos a equipos y se fomenta el transito positivo de sectores, familias y de un lugar a otros, lográndose poco a poco la anhelada integración y paz social. Transformando paradigmas sociológicos, culturales y territoriales de los últimos años. Todo eso puede y hará el deporte por nuestro país.

En términos de prevención de la violencia:

La cultura deportiva y el enfoque de acciones vinculadas a la recreación de las familias salvadoreñas es una necesidad que se ejecutará en todo el territorio nacional, de tal manera que como establecen múltiples estudios y resultados, estos se convierten en elementos que disminuyen los índices de la violencia y mejor aún la previenen, pues su énfasis está en la actividad positiva que dinamiza, orienta y da satisfacciones individuales y colectivas.

En términos educativos:

La interrelación de un currículo efectivo en lo científico social, cultural y didáctico, vinculado a una apuesta por la actividad física, la educación física como una necesidad humana de los y las educandos, además de la práctica deportiva y recreativa, dinamizará la forma en la que se concibe la educación nacional, dejando un aporte trascendental y de vida a las generaciones presentes y futuras. Por todo ello en este programa el MINED y toda su actividad será calve en el desarrollo de iniciativas que todos los días, allá donde haya educandos se fomente una vida sana y una mentalidad conexa dispuesta para la construcción de una sociedad nueva y rica en energía y acciones positivas.

En términos prácticos, se debe establecer nuevos y mejorados paradigmas sobre la educación física y el deporte para con ello dar el impulso a una niñez, adolescencia y juventud activa y protagónica de su desarrollo psico- motor, potenciando juegos estudiantiles a nivel local, departamental y que luego se integren en unos juegos a nivel nacional, con todo ello promoveremos:

  • Dignidad
  • Solidaridad
  • Respeto a la diversidad
  • Amistad
  • Lealtad
  • Tolerancia
  • Equidad
  • Igualdad

En la integración social: El deporte hace maravillas y en tiempos en los que incluso la libertad de tránsito está limitada por factores que disminuyen la capacidad de interrelación de las familias y las comunidades, debemos seguir insistiendo que la integración familiar, comunitaria y social es posible a través de estas grandes herramientas que ofrecen los deportes y las acciones recreativas que, coordinadas, se establezcan en los territorios mismo para posibilitar esa deseada y urgente relación entre la población salvadoreña, que no recuerde nuestra parcialmente olvidada humanidad y naturaleza, no gregaria, sino fundamentalmente social.

En la integración sectorial: Si algo puede dar resultados es que volvamos a creer que en que loa diversos sectores nacionales podamos enrumbar la patria juntos, hombro a hombro, por ello ejecutar deporte y recreación en los ámbitos local, departamental y nacional se vuelve clave, ello integrando los diversos sectores ya actores claves en los distintos ámbitos como: sistema escolar, Municipalidades, iglesias, empresarios locales, nacionales y e internacionales, etc.

En la generación de turismo interno: Con el desarrollo de actividades deportivas y recreativas, con la mejora de espacios a nivel local, departamental y nacional, todo ellos se convertirán en núcleos para potenciar el turismo interno en principio y el externo en el mediano y largo plazo, entendiendo que, habrá inversión en los aspectos de infraestructura social y de programas claves para el desarrollo digno de las familias salvadoreñas. Esta entonces se puede convertir fácilmente en una apuesta de país, y no solo del sector publico sino de agentes privados que contribuyan al desarrollo local departamental u nacional con inyección de capitales para mejoras de esa infraestructura ya sea como colaboradores y socios del sector público o con una combinación de negocios e inversión de sus programas de responsabilidad empresarial, con incentivos fiscales y con reconocimiento de la población beneficiaria de los resultados y producto final: el desarrollo humano planificado y sistémico.

Espacios para su práctica:

Se trabajará en el acondicionamiento de espacios a nivel local, departamental y nacional, conjuntando esfuerzos humanos, técnicos, materiales y financieros de las instituciones vinculadas al plan, como el INDES, MINED, MJSP, municipalidades, colegios y actores privados, cooperantes, entre otros, lo que pueda permitir el desarrollo deportivo y recreativo y el impulso a la actividad física y educación física como parte de una visión sistemática y una puesta por una población sana, con énfasis en niñez, adolescencia y juventud, sin dejar de lado el trabajo con adultos, personas adultas mayores y personas con discapacidad.

6. PROGRAMA DE DEPORTE DE ALTA COMPETENCIA

Lógica de trabajo:

Este programa, como culmen de las etapas previas, de recreación y competencia, es clave en tanto que:

Todo individuo es activo, cauto y está motivado, y su comportamiento se encuentra organizado y dirigido siempre a un objetivo, en respuesta a las que pueden ser sus necesidades. Entre ellas, la necesidad de tener éxito es la principal motivación que empuja a los deportistas a hacer algo que parece difícil, a superar los obstáculos, a demostrar gran pericia, a competir con otros para superarlos y a incrementar su autoestima sirviéndose de su talento. El campeón, en particular, libre de complejos de inferioridad, no se deja llevar por preocupaciones relativas a la proyección de una imagen positiva de sí mismo, sino que se centra en el problema y en la tarea, y fija su atención más allá de lo que está haciendo, pensando ya en alcanzar su próximo objetivo.

De hecho, para que un deportista desarrolle su actividad de un modo eficaz, es importante señalar la continua necesidad de desarrollar nuevas habilidades y competencias y poseer una gran capacidad de determinación y perseverancia.

Para conseguir realizarse a sí mismo, sin duda desempeña un papel fundamental la estructura de la personalidad del individuo, es decir, el conjunto de hábitos que caracterizan su forma de dirigir su vida cotidiana. De hecho, los rasgos de la personalidad son módulos de comportamiento que presentan, al menos, un cierto grado de estabilidad al pasar de una situación a otra.

Así pues, en el estudio de los motivos por los que uno se convierte en un campeón, es importante conocer sus comportamientos, sus causas y los acontecimientos que los hacen aflorar, como las motivaciones y las emociones. Las motivaciones son rasgos de la personalidad que empujan a alguien a luchar para conseguir determinadas metas. En particular, la motivación para alcanzar el éxito es el deseo de actuar bien de acuerdo con modelos internos que requieren grandes exigencias. Las motivaciones proporcionan energías al comportamiento y lo dirigen.

Las emociones son estados de corta duración, varían en calidad e intensidad y presentan, al menos, cuatro componentes: los pensamientos, las sensaciones subjetivas, las modificaciones fisiológicas y los comportamientos expresivos. Ciertamente, en la determinación de las emociones, en algunos individuos aparece primero una evaluación cognitiva de los acontecimientos, y en otros, una sensación. De hecho, es imposible percibir un estado emocional sin que este venga acompañado de un pensamiento, y raramente se piensa algo sin experimentar una emoción. Para que las emociones no nos tomen la delantera, es preciso construir una forma de equilibrio entre un control excesivo y la total falta de dominio. Algunos mecanismos centrados en las emociones, particularmente eficaces cuando se trata de regular las sensaciones, consisten en negar el problema, en evitar pensar en él, en racionalizarlo y en verlo desde la distancia, además de reinterpretar los acontecimientos de forma que resulten menos preocupantes.

Para hacer esto, es necesario modificar la forma de pensar para reducir o eliminar la incomodidad que produce, y en este sentido desempeña un papel relevante el denominado «diálogo interno» –siempre presente en quien practica algún deporte–, el cual, si se utiliza en sentido autodespectivo, puede resultar perjudicial. De hecho, el diálogo interno es una forma de comunicación y esta permite transmitir las emociones, actitudes e ideas y los actos a sí mismo y a otros individuos, y en el caso particular del deportista, al entrenador. (MANUELA BENZI).

LA PERSONALIDAD DEL DEPORTISTA

A lo largo del tiempo, algunos autores han reconocido la considerable fiabilidad del modelo en U en la relación entre estrés, arousal, ansiedad y rendimiento; otros han enfocado mejor los aspectos ligados a las diferencias individuales de aprendizaje y respuesta; finalmente, otros, en su tentativa por llegar al origen de la correspondencia entre modalidades perceptivas y rasgos individuales de comportamiento, han propuesto verdaderas teorías sobre la personalidad.

Bajo estrés, en la primera fase de alarma, se observan una mejora de la capacidad de aprendizaje, una mayor atención y una menor sensibilidad a la monotonía. Al mismo tiempo, se pulen las actitudes perceptivas, somatosensitivas y visuales (Selye, 1936). En la sucesiva fase de resistencia, el desarrollo de una determinada condición psicofísica influye negativamente sobre el rendimiento. De hecho, una hiperproducción de cortisona y una hipertrofia de las glándulas suprarrenales son un signo claro de que el individuo está pasando por un período de extrema tensión psicofísica. Esta modalidad de reacción estaría en relación con aspectos constituyentes del individuo, pudiendo colocar a cada individuo a lo largo de un continuum basándose en su nivel usual de arousal.

Partiendo de la constatación de Pavlov de que algunos individuos manifiestan tendencias excitatorias relativamente fuertes e inhibidoras débiles, se ha elaborado la hipótesis (Eysenck, 1947, 1952) de que los individuos que son llevados a un rápido desarrollo de la excitación, con una intensidad elevada y una lenta disolución, crean modalidades específicas de percepción, relación y actuación, opuestas a las expresadas por individuos con distintos niveles de arousal (Ancona, 1976; Cesa-Bianchi, Beretta y Luccio, 1977; Pancheri, 1984). En los primeros, resultaría prevalente el polo excitatorio de la fase de resistencia; en los segundos, el inhibidor. (paidotribo, 2018)

Por todo ello es importante vincular en el deporte a la ciencia como elemento aglutinador del conocimiento que sirva para encausar proceso como en el presente plan inicial.

En esta etapa, así como en la actividad permanente de escenarios deportivos y en competencias, es clave el trabajo en el ámbito de la medicina deportiva, mismo en el que se desarrollará un esfuerzo de coordinaciones múltiples y de gestiones para que ese elemento esté presente en la práctica deportiva de manera constante y recurrente.

Contexto aproximativo de la medicina deportiva:

Principales objetivos

Misión orientadora: Determinar cuáles son las aptitudes físicas de una persona para guiarla con programas de entrenamiento individuales, con el fin de obtener un mejor desempeño específico. Mejorar y mantener en condiciones óptimas las capacidades físicas del individuo.

Misión Preventiva: Evitar cualquier lesión o enfermedad derivadas de una actividad física, ayudando a mejorar la calidad de vida e incrementar el rendimiento físico.

Misión curativa: Atender aquellas lesiones ocasionadas por la práctica de algún deporte aplicando determinadas terapias.

Campo de acción del especialista en Medicina Deportiva

Como toda especialidad médica debe tener en cuenta el especial énfasis que debe brindársele a la medicina preventiva y el respeto a los principios rectores de la ética médica; se sustenta en tres

pilares fundamentales:

- la función de asistencia médica

- la función de docencia

- la función de investigación

Áreas en las que puede desempeñarse

- El especialista en esta área está habilitado para desempeñarse como médico de campo apoyando a los entrenadores.

- Dar asistencia al deportista en el campo de deportes o competencias, en el laboratorio de evaluaciones morfológicas y fisiológicas.

- Capacidad para implementar formas y tipos de evaluación de la capacidad física en los diferentes tipos de modalidades o disciplinas deportivas, así como la aplicación de estas evaluaciones a personas que desean mantener su salud o recuperarla mediante programas de rehabilitación con ejercicio físico.

- Puede elaborar programas complementarios (nutrición, rutina de ejercicios, etcétera).

- Es capaz de determinar y atender las lesiones que se puedan presentar en los deportistas.

- Es un especialista preparado para hacer labor educativa dentro de la población en general acerca de los beneficios que conlleva la práctica de alguna actividad física.

- Capacitado para implementar programas prosalud para la población en general.

La Medicina deportiva tiene participación, además, con el área de Rehabilitación, por la existencia de un nutrido grupo de pacientes con afecciones de diferentes orígenes cuya calidad de vida puede mejorar mediante la aplicación de programas terapéuticos de actividad física en conjunción con su tratamiento específico.

Patologías que pueden beneficiarse a través de la rehabilitación:

- Obesidad

- Hipertensión arterial

- Dislipidemia

- Diabetes

- Osteoporosis

- Cardiopatías

- Neuropatías

- Síndromes psicomotores

- Funciones del médico deportivo

- Prevención de lesiones y enfermedades y mejoramiento de la calidad de vida de los deportistas.

- Terapéutica por el movimiento o rehabilitación de funciones perdidas, a través de la actividad física.

- Fisiología del ejercicio o estudio del funcionamiento del organismo en situación de exigencia física.

- Evaluación de la salud y del grado de aptitud física para la práctica deportiva.

- Estudio de los factores implicados en el máximo rendimiento: especialmente “la adaptación al entrenamiento” y “la nutrición e hidratación deportiva”.

La influencia de la actividad física en las distintas edades de la vida: niñez, adolescencia, adultez, ancianidad.

Estudio de las diferencias morfológicas y funcionales entre ambos sexos y del impacto del deporte y la actividad física en la mujer.

Traumatología deportiva:

- Prevención

- Diagnóstico

- tratamiento de lesiones.

La farmacología de la actividad física y el doping (utilización de medios físicos, químicos, psicológicos u otros para incrementar artificialmente e ilegalmente el rendimiento)

Asistencia médica a equipos deportivos.

La asistencia médica a equipos deportivos, a su vez, implica tener en cuenta:

- la realización de chequeos de preparticipación competitiva.

- evaluaciones de aptitud específica para el entrenamiento y la competencia.

- evaluación y orientación nutricional.

- control del estado odontológico.

- control de vacunaciones

- asistencia en concentraciones y viajes

- aspectos psicológicos y sociológicos del deportista

- la preparación para condiciones climáticas especiales (frío o calor) o ambientales (adaptación a la altura)

- adaptación al cambio de husos horarios en viajes intercontinentales.

Cualidades humanitarias esenciales que debe poseer el médico deportivo

La integridad: honestidad y confiabilidad en la evaluación y demostración de las propias capacidades y habilidades.

El respeto: es la capacidad innata para aceptar y reconocer las preferencias y los derechos de los demás. Más allá de las definiciones, el carácter especial de la práctica médica requiere un gran respeto por el paciente, como individuo y como ser humano, teniendo en cuenta el carácter de confianza que se deposita en el vínculo médico-paciente.

La compasión: es el reconocimiento de que el sufrimiento y la enfermedad engendran necesidades especiales de bienestar y salud, sin generar un compromiso emocional excesivo que puede destruir la responsabilidad profesional por el paciente. (ECURED, 2018)

DISEÑO, EJECUCIÓN, SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN

En este caso se apoyarán procesos vinculados a la alta competencia, acompañando el trabajo del Comité Olímpico de El Salvador, ente rector del trabajo en este nivel, y a las Federaciones Nacionales, las especialistas en las diferentes disciplinas, mismas con las que se coordinaría todo el trabajo previo en el que necesariamente se generarán condiciones para que surjan nuevos talentos desde el territorio y los sectores contribuyéndose al logro de resultados nacionales.

Espacios para su práctica

Debe haber una apuesta por la mejora, acondicionamiento y construcción de espacios nacionales para la práctica masiva del deporte, pero además que sirvan al enfoque de representación y competencias al mejor nivel posible en el concierto de las naciones. Para ello debe invertirse desde lo público y la empresa privada, además debe gestionarse con cooperación internacional.

RELACIÓN CON EL COES

La misma será de respetuosa, integradora y efectiva, pues la búsqueda de alianzas en favor del deporte debe incluir la mayor cantidad de actores relacionados posibles. Por supuesto ello será, atendiendo a los objetivos y responsabilidades de cada una de las instancias.

POLÍTICA RELACIONADA

Para este fin, habrá una política de trabajo institucional que se base en el respeto mutuo y en la apuesta por objetivos estratégicos de mediano y largo plazo, en vistas a construir una identidad deportiva de nuevo tiempo, que se base en el ejercicio técnico del deporte, potenciando al atleta con la dignidad que se merece.

COOPERACIÓN

Será clave un trabajo colaborativo entre ambas instancias, que promuevan el desarrollo deportivo al mejor nivel posible en beneficio de la patria.

RETROALIMENTACIÓN

Lasas acciones coordinadas contendrán una necesaria retroalimentación que viabilice el desarrollo de relaciones respetuosas y permanentes, en resultados.

OBJETÍVOS COMUNES

Todo estará señalado por un camino cuyo marco de actuación serán los objetivos de corto, mediano y largo plazo.

7. PROGRAMA DE EVENTOS INTERNACIONALES

Es importante, para empezar, dejar sentado que la promoción de la marca país es clave para un posible desarrollo nacional vinculado al turismo. ¿Qué mejor forma de hacerlo que por ejemplo a través del turismo deportivo, por llamarle de una manera combinada?

La sola realidad de que el deporte es cada vez más un asunto ligado a la cultura de los pueblos, y que la característica de masividad de estos puede mover toda una industria turística y de reactivación de las microeconomías locales salvadoreñas ¿no resulta en sí mismo, muy atractivo? La respuesta cae de su peso, por ello la promoción deportiva de eventos internacionales que impacten y dejen aspectos positivos al país, son parte de las apuestas de este ambicioso plan, en favor de la gente.

Para ello exploremos algunos datos que refuerzan la tesis:

El futbol, como elemento aglutinador: El Mundial es una gran fiesta y un gran negocio, porque el fútbol ahí multiplica todas sus dimensiones. Es un deporte, es decir un juego de la infancia llevado al ámbito profesional. Es una actividad económica que mueve mucho dinero, recursos, engranajes. Pero, además, y quizás, sobre todo, tiene dimensiones imaginarias (en cierto sentido más reales que la realidad percibida) en lo social, cultural, emotivo; es un enorme creador de vínculos y percepciones sobre la realidad.

Sí, el fútbol es universal, y en cada lugar se le agrega una pincelada de su propia esencia, su propia emoción. Como han dicho Maturana y tantos otros “se juega como se vive”. Lo describe muy bien Galeano en su maravilloso “El fútbol a Sol y Sombra”: “... en las canchas de Buenos Aires y de Montevideo, nacía un estilo. Una manera propia de jugar al fútbol iba abriéndose paso, mientras una manera propia de bailar se afirmaba en los patios milongueros. Los bailarines dibujaban filigranas, su lenguaje en el minúsculo espacio donde la pelota no era pateada sino retenida y poseída, como si los pies fueran manos trenzando el cuero. Y en los pies de los primeros virtuosos criollos nació el toque: la pelota tocada como si fuera guitarra, fuente de música…Simultáneamente el fútbol se tropicalizaba en Rio de Janeiro y Sao Paulo. Eran los pobres los que lo enriquecían mientras lo expropiaban. Este deporte extranjero se hacía brasileño a medida que dejaba de ser privilegio de unos pocos jóvenes acomodados que lo jugaban copiando. Y así nacía el fútbol más hermoso del mundo, hecho de quiebres de cintura, ondulaciones de cuerpo y vuelos de piernas que venían de la capoeira, danza guerrera de los esclavos negros y de los bailongos alegres de los arrabales de las grandes ciudades...”

LA ECONOMÍA DEL FUTBOL

El fútbol mueve muchos recursos, pero su dimensión imaginaria (y por ende su poder) es infinitamente mayor. No hay ninguna actividad cuya relación poder/actividad económica sea tan elevada. Tomemos la FIFA: un presupuesto anual de 1.500 millones de dólares y alrededor de un Mundial, ingresos que se acercan a los 4.500 millones (la mitad de la TV, y otro tercio de mercadeo y auspiciantes). O el equipo con más ingresos en el mundo, el Real Madrid, con alrededor de 700 millones de dólares anuales, lo que sumado a todos los demás equipos españoles de primera división alcanza los 2.700 millones, apenas un poco por debajo de los clubs alemanes y por encima de los italianos, solo superado con creces por los ingleses que alcanzan los 4.000 millones. En todos los casos esta cifra es del orden del 0.25% del PIB ¿Qué es esto en términos de otras actividades? Nada, apenas una gota de agua. Para comparar, recordemos algunos casos conocidos: Apple vende 175.000 millones con 80.000 empleados y Ford 150.000 millones con 180.000 empleados. Igual en el Ecuador: los 12 equipos de primera suman presupuestos de apenas 50 millones, el equivalente a una sola empresa en el puesto 300 en el país y apenas el 0,05% del PIB (proporcionalmente 5 veces menos que en Europa). Media gota de agua ... Pero el imaginario es mucho mayor ... y la FIFA es sin duda la ONG más poderosa del mundo, con 209 países afiliados (empezó en 1904 con 7 países europeos), más que Naciones Unidas, y más de 400 empleados. Ese poder se ha incrementado con la globalización del fútbol (es decir, en parte, por el éxito de la propia FIFA en su función promotora) y con la regla básica de la institución que es: los gobiernos y los países no pueden intervenir en las decisiones internas del fútbol que solo se pueden canalizar a través de la FIFA y las Federaciones locales asociadas. (usfq, 2018)

Datos abrumadores a propósito del futbol y lo que el mismo genera:

Obviamente, el fútbol no son solo los presupuestos de los equipos, hay toda una dinámica y engranajes. Y esto queda clarificado en Economía del fútbol, gol y fútbol - la importancia del fútbol en la economía mundial enero 2013:

“La consultora Deloitte, cifró al fútbol como la economía número 17 del mundo. Esto se complementa con lo reportado por Naciones Unidas, que indicó que el conjunto del deporte en el mundo pesa casi el 3% de la economía global y la Comisión Europea lo ha cifrado en el 1% de la economía de la Unión Europea. El gasto en bienes y servicios relacionados con el fútbol está entre el 0,4% y 1.0% del Producto Interno Bruto (PIB).... En 2011, según cifras del Banco Mundial, la economía número 17 del mundo era Holanda. Pesaba un 1,19% del PIB mundial. Es decir, la cifra de Deloitte vendría a decir que el fútbol valdría anualmente unos US$836 mil millones. Pero en realidad, la cifra de Deloitte es “sólo” US$500 mil millones. Esta cifra, basados en los datos de PIB del Banco Mundial, sitúa al fútbol en el puesto 24, entre Bélgica y Noruega. Esto implicaría, además, que el fútbol representaría un 0,71% de la economía global ... el fútbol sí está entre las 25 primeras economías del mundo, supera a economías como Argentina (25), Austria (26), Colombia (31), Chile (37), Perú (50) o Nueva Zelanda (54). Eso, por sí mismo, representa una cifra respetable y refuerza una vez más lo importante que es el fútbol en la actualidad” (usfq, 2018)

El mismo estudio nos refiere a un caso en particular que da visos de lo que queremos dejar señalado a propósito de los eventos internacionales:

EL IMPACTO DEL MUNDIAL EN BRASIL

Tomemos como referencia el estudio de la consultora Deloitte: Brasil 2014, una oportunidad para la región.

“El estudio más serio al respecto estima el impacto en la economía brasileña, derivado de la copa del mundo, en cerca de 63 mil millones de dólares en el período 2010-2014. Desmenuzando este impacto, observamos que de ese número 50 mil millones se producirán por el aumento de la producción nacional de bienes y servicios, y solamente 2 mil millones en los gastos derivados del turismo. Esto significa para el período 2010-2014 un aumento de +2,17% del PBI total del año 2010, sólo por la organización del mundial. La copa del mundo de Brasil significa para el país la modernización de su infraestructura, mejoras en el hotelería, mejoras en los servicios aeroportuarios, de redes viales, de telecomunicación y otras que modificarán la forma de vida en las ciudades anfitrionas principalmente.

Estos son impactos de gran implicancia para el futuro de las ciudades. Se estima que el turismo receptivo brasilero pasará de un estancamiento cercano a los 5 millones de turistas año a casi 9 millones en 2018. El techo turístico en Latinoamérica lo tiene México con un récord de 21 millones de turistas al año. El legado de los estadios puede ser el diferencial que posicione a la liga brasileña como una de las mejores del mundo. Si los estadios son utilizados por los clubes como unidades de negocio modernas con centros comerciales, salas de conferencia y actividades to-dos los días, se potenciaría la facturación. Una mayor facturación permitiría mantener a los jugadores de renombre por más tiempo antes de emigrar a ligas más competitivas del resto del mundo, elevando el nivel del certamen local ...

Este tipo de eventos significan apuestas a saltos cualitativos a nivel social. Lo que Brasil pone en juego no es una cuestión meramente económica; la posibilidad de organizar un mundial es la posibilidad de demostrar al mundo capacidad de liderazgo.

Por supuesto, estos son eventos macros, difíciles de direccionar en El Salvador, pero da una idea de lo que podemos lograr en menor escala, con los eventos, por ejemplo: la mejora de estructura deportiva vinculado a los social, accesos viales, vínculos con bienes y servicios, hoteles, turismo, etc. Lo cual es una oportunidad para territorios en particular y el país en general.

Veamos otro ejemplo macro:

En abril de este año se registraba en ps://www.portafolio.co lo siguiente:

Rusia no estaría registrando crecimiento económico sin la inversión generada por los preparativos para la Copa del Mundo de fútbol de 2018, dijo un alto funcionario del gobierno.

El viceprimer ministro ruso Arkady Dvorkovich decía: que los preparativos para la Copa del Mundo, que se desarrollaría del 14 de junio al 15 de julio, había contribuido ya con 867.000 millones de rublos (14.000 millones de dólares), o alrededor del 1 por ciento, al Producto Interno Bruto (PIB) ruso en los últimos cinco años.

“El uno por ciento es definitivamente muy importante, una contribución clave para el desarrollo de nuestro país. Puedo decir que sin la Copa del Mundo no habría crecimiento económico en este momento”, decia Dvorkovich.

A propósito de eventos internacionales de gran nivel, otra fuente nos refiere:

Los denominados megaeventos tienen una doble virtud: su organización incrementa la actividad económica, en particular las inversiones en infraestructura, y su celebración incrementa la visibilidad del lugar donde se realizan.

Los grandes eventos movilizan a muchas personas, dirigentes y trabajadores, atraen participantes y visitantes, y generan gran interés en los medios de comunicación, en particular la televisión, y en las personas. Los espectáculos deportivos son los mayores megaeventos: unos Juegos Olímpicos de verano generan las mayores audiencias televisivas durante dos semanas, y sus ceremonias de inauguración y clausura obtienen la máxima cuota de pantalla (share).

Los megaeventos son, pues, una fuente de negocio, incluso una industria. Los recursos necesarios para un megaevento pueden autofinanciarse con los ingresos por derechos de transmisión, publicidad, patrocinio y merchandising, y atraen numerosas inversiones adicionales. En consecuencia, un megaevento puede reportar bienes tangibles e intangibles significativos, que serán mayores y durante más tiempo cuanto mejor sea la gestión.

En un mundo con libre circulación de capitales, mercancías y personas, orientado por el desarrollo tecnológico, y en el que son esenciales los servicios, en particular los relacionados con la economía del conocimiento, las capacidades de organización y desempeño de un megaevento global mejoran la productividad, la competividad y el nivel de vida de la población sede.

De Barcelona a Pekín, del Mundial de Fútbol de Sudáfrica a la Capital de la Cultura Europea, de la Expo de Shanghai a los Juegos de Río 2016, los megaeventos atraen e impactan, propulsan ciudades, regiones y países, a veces incluso muchas décadas después de su organización.

El análisis de los megaeventos se ha desarrollado, especialmente desde el caso de Barcelona (Brunet 1994, Moragas y Botella 1996, Moragas y Botella 2002) y siguientes (Preuss 2004, Brunet y Xinwen 2009, IOC 2010). A partir de este caso, consideraremos los recursos y el legado de las Olimpiadas, especialmente enfocados a su impacto económico. (mhcat.cat, 2018)

Los grandes eventos generan expectativa y transformación diversa, veamos algunos elementos contenidos en la guía para los juegos olímpicos de Tokio 2020: (tokyo2020.org, 2018)

“El mayor espectáculo deportivo del mundo volverá a Tokio en el verano de 2020.El brillo de los deportistas resplandecerá por todo el mundo y hará que las personas de todo el planeta se unan aún más.

El magnífico desempeño de todos aquellos que participan en los Juegos dejará un legado inolvidable que se transmitirá a las futuras generaciones.

Así que, ¡unámonos y tomémonos de las manos para hacer que los Juegos Olímpicos y Paralímpicos se conviertan en un espectáculo que llegue a impresionar a todos!

Ideas que evidencian lo que se construye a través del deporte y los eventos internacionales.

Más:

Visión de los Juegos

“El deporte tiene el poder de cambiar el mundo y nuestro futuro.

Los Juegos de Tokio 1964 transformaron Japón por completo. Los Juegos de Tokio 2020, que serán los más innovadores de la historia, propiciarán una reforma positiva en el mundo al edificarse sobre tres conceptos clave: “Esforzarse por dar lo mejor de sí (conseguir lo mejor de uno mismo)” “Aceptarse mutuamente (Unidad en la diversidad)” “Dejar un legado para el futuro (comunicarse con el futuro).”

Datos:

Número de países y regiones participantes Olimpíada: 204

Paralimpíada: 164

Número de televidentes: 4.800 millones.

Número de deportistas: Olimpíada: 10.500

Paralimpíada: 4.237

Deportes:

Un total de 33 deportes diferentes se disputarán en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Estos Juegos también serán los primeros en los que el Comité Olímpico Internacional (COI) ha facultado al Comité Organizador para que proponga deportes adicionales en esta edición de los Juegos Olímpicos. El Comité Organizador de Tokio 2020 propuso cinco deportes adicionales, a saber: Béisbol / Sóftbol, Kárate, Skateboarding, Escalada deportiva y Surf. Todos ellos fueron aprobados por el COI para que estén presentes en los Juegos de Tokio 2020.

Datos, todos, que hablan por sí mismos, de lo que implica un evento de tal magnitud.

DISEÑO, EJECUCIÓN SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN

En la visión de tener eventos de corte internacional que favorezcan la integración familiar, comunitaria y social, contribuyan la economía local, regional o nacional, se desarrollaran acciones que promuevan los mismos.

Estableciéndose para ello, el diseño de eventos de muy buen nivel, una ejecución exitosa y una retroalimentación que dicte parámetros de crecimiento en cantidad y calidad, todo de acuerdo con procesos sistemáticos, en los que lo que interesa es poner a El Salvador, como vitrina de grandes eventos que promuevan comercio, turismo e imagen de una sociedad que apuesta a un desarrollo humano con dignidad.

Para ello se apostará a la creación de una relación de trabajo y objetivos comunes con organizadores y patrocinadores a nivel nacional e internacional. Todo para dejar la marca del país, como un destino factible para la realización de grandes eventos y que nos posiciones como una oportunidad de hacer turismo y conocer nuestra cultura salvadoreña.

Lógica de trabajo:

8. PROGRAMA DE DEPORTE Y RECREACIÓN INCLUSIVOS

En este programa incluimos dos sectores poblacionales claves: las personas con discapacidad y los adultos mayores, que juntos suman no menos de un millón de personas en la actualidad. Siendo además dos sectores olvidados en programas concretos que les den atención de calidad.

ATENCIÓN A PERSONAS CON DISCAPACIDAD.

El tema de inclusión es fundamental y en ese caso, un tema sensible y que debe ser retomado con fuerza, decisión y recursos necesarios para su desarrollo es, la atención a la persona con discapacidad. (PCD)

Por Ello como dice la Fundación MAPFRE: Sabemos que la práctica del deporte aporta múltiples beneficios a las personas con discapacidad; favorece la rehabilitación; aumenta la autonomía personal; ayuda a la integración social; impulsa el afán de superación personal; colabora en la supresión de barreras arquitectónicas y sociales; aumenta la autoestima y ayuda al desarrollo personal. (fundacionmapfre.org, 2018)

Así como la experiencia del CONADE mexicano al respecto, que se adapta a nuestra visión en estas ideas:

Los beneficios del deporte en las personas con discapacidad. (CONADE, 2018)

El reto es crear en la comunidad las facilidades para que las personas con discapacidad puedan disponer de las posibilidades para practicar deportes y estimularlos a que se vinculen con el mismo.

Algunas personas con discapacidad han encontrado en el deporte el apoyo para no renunciar a la vida y superarse a sí mismos cada día.

“El deporte crea esperanza allí donde antes solo había desesperación” Nelson Mandela.

Esta frase de Mandela refleja perfectamente la situación de las personas con discapacidad que han encontrado en el deporte el apoyo para no renunciar a la vida y superarse a sí mismos cada día.

Las personas con discapacidad que practican deporte ya sea a nivel profesional o como hobbie, han encontrado que el deporte es una herramienta para mantenerse en forma y actúa como vía para la inclusión social, ya que su práctica te permite hacer nuevas amistades.

Sin lugar a duda el deporte trae grandes beneficios a las personas con discapacidad que lo practican, algunos beneficios del ejercicio y la práctica del deporte en las personas con discapacidad son:

1. Desarrollo de potencia muscular y la resistencia a la fatiga

2. Mejor funcionamiento de las funciones vitales especialmente la respiratoria, cardiovascular, renal.

3. Desarrollo del sentimiento de autoestima, y el ajuste emocional.

4. Contribución a la socialización, desarrolla los sentimientos de pertenencia al grupo.

5. Contribución a mejorar el soporte esquelético, evitando complicaciones como la descalcificación o la osteoporosis.

6. Eliminación de la depresión, la ansiedad.

7. Incremento de la participación de la persona con discapacidad en las actividades de su comunidad.

8. Contribución a una mejor inclusión social.

Es importante lo que nos dice otra fuente sobre el tema:

El deporte favorece la rehabilitación, la normalización y la integración de las personas con discapacidad. El deporte complementa una vida activa y es un elemento positivo para construir una sociedad realmente accesible.

Pero conseguir esta unión entre deporte y discapacidad no siempre es fácil. Los deportes adaptados necesitan el apoyo de muchas personas (monitores, profesionales de la salud, otros deportistas, psicólogos, terapeutas, etc.) para crear infraestructuras sólidas y por eso la concienciación sobre los beneficios de la unión entre deporte y discapacidad es tan importante.

Deporte y discapacidad es una asociación clave para la vida activa de las personas discapacitadas por diferentes motivos. El primero de ellos es que el deporte puede facilitar la rehabilitación y servir como terapia para que personas con una discapacidad física (motriz), intelectual (psíquica) o mixta (psicomotriz) recuperen la movilidad o la mejoren.

Practicar deporte también sirve como complemento a la rehabilitación inicial y como epicentro de la estimulación a largo plazo, así como para el desarrollo de la autoestima. Esto en lo que se refiere a la relación deporte y discapacidad desde el punto de vista terapéutico.

En cuanto al desarrollo personal, un discapacitado necesita los mismos elementos que alguien que no lo es y por eso el ocio y las relaciones sociales ocupan una parte relevante de su día a día. En este sentido el vínculo que se establece entre deporte y discapacidad es muy importante porque la práctica del primero puede ayudar a la persona con discapacidad a sentar nuevas relaciones fuera del entorno familiar y sanitario sin olvidar que el deporte puede incluirse también dentro de este.

Practicar deporte siempre es un hábito saludable y necesario. Ayuda a eliminar toxinas, a descargar energía y a mantenerse ágil, y es una buena fórmula para eliminar el estrés y relajar la mente. En el caso de las personas con algún tipo de discapacidad, implica un refuerzo de la inclusión social, por lo que puede considerarse doblemente necesario. (sunrisemedical, 2018)

Marco normativo existente:

A nivel Internacional.

Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su Protocolo Facultativo

Artículo 1

Propósito

El propósito de la presente convención es promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente.

Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.

Artículo 2

Definiciones

A los fines de la presente convención:

La “comunicación” incluirá los lenguajes, la visualización de textos, el Braille, la comunicación táctil, los macrotipos, los dispositivos multimedia de fácil acceso, así como el lenguaje escrito, los sistemas auditivos, el lenguaje sencillo, los medios de voz digitalizada y otros modos, medios y formatos aumentativos o alternativos de comunicación, incluida la tecnología de la información y las comunicaciones de fácil acceso;

Por “lenguaje” se entenderá tanto el lenguaje oral como la lengua de señas y otras formas de comunicación no verbal;

Por “discriminación por motivos de discapacidad” se entenderá cualquier distinción, exclusión o restricción por motivos de discapacidad que tenga el propósito o el efecto de obstaculizar o dejar sin efecto el reconocimiento, goce o ejercicio, en igualdad de condiciones, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales en los ámbitos político, económico, social, cultural, civil o de otro tipo. Incluye todas las formas de discriminación, entre ellas, la denegación de ajustes razonables;

Por “ajustes razonables” se entenderán las modificaciones y adaptaciones necesarias y adecuadas que no impongan una carga desproporcionada o indebida, cuando se requieran en un caso particular, para garantizar a las personas con discapacidad el goce o ejercicio, en igualdad de condiciones con las demás, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales;

Por “diseño universal” se entenderá el diseño de productos, entornos, programas y servicios que puedan utilizar todas las personas, en la mayor medida posible, sin necesidad de adaptación ni diseño especializado. El “diseño universal” no excluirá las ayudas técnicas para grupos particulares de personas con discapacidad, cuando se necesiten.

Artículo 4

Obligaciones generales

  1. Los Estados Partes se comprometen a asegurar y promover el pleno ejercicio de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas con discapacidad sin discriminación alguna por motivos de discapacidad. A tal fin, los Estados Partes se comprometen a:

    a) Adoptar todas las medidas legislativas, administrativas y de otra índole que sean pertinentes para hacer efectivos los derechos reconocidos en la presente convención;

    b) Tomar todas las medidas pertinentes, incluidas medidas legislativas, para modificar o derogar leyes, reglamentos, costumbres y prácticas existentes que constituyan discriminación contra las personas con discapacidad;

    c) Tener en cuenta, en todas las políticas y todos los programas, la protección y promoción de los derechos humanos de las personas con discapacidad;

    d) Abstenerse de actos o prácticas que sean incompatibles con la presente convención y velar por que las autoridades e instituciones públicas actúen conforme a lo dispuesto en ella;

    e) Tomar todas las medidas pertinentes para que ninguna persona, organización o empresa privada discriminen por motivos de discapacidad;

    f) Emprender o promover la investigación y el desarrollo de bienes, servicios, equipo e instalaciones de diseño universal, con arreglo a la definición del artículo 2 de la presente convención, que requieran la menor adaptación posible y el menor costo para satisfacer las necesidades específicas de las personas con discapacidad, promover su disponibilidad y uso, y promover el diseño universal en la elaboración de normas y directrices;

    g) Emprender o promover la investigación y el desarrollo, y promover la disponibilidad y el uso de nuevas tecnologías, incluidas las tecnologías de la información y las comunicaciones, ayudas para la movilidad, dispositivos técnicos y tecnologías de apoyo adecuadas para las personas con discapacidad, dando prioridad a las de precio asequible;

    h) Proporcionar información que sea accesible para las personas con discapacidad sobre ayudas a la movilidad, dispositivos técnicos y tecnologías de apoyo, incluidas nuevas tecnologías, así como otras formas de asistencia y servicios e instalaciones de apoyo;

    i) Promover la formación de los profesionales y el personal que trabajan con personas con discapacidad respecto de los derechos reconocidos en la presente convención, a fin de prestar mejor la asistencia y los servicios garantizados por esos derechos.

  2. Con respecto a los derechos económicos, sociales y culturales, los Estados Partes se comprometen a adoptar medidas hasta el máximo de sus recursos disponibles y, cuando sea necesario, en el marco de la cooperación internacional, para lograr, de manera progresiva, el pleno ejercicio de estos derechos, sin perjuicio de las obligaciones previstas en la presente Convención que sean aplicables de inmediato en virtud del derecho internacional.
  3. En la elaboración y aplicación de legislación y políticas para hacer efectiva la presente convención, y en otros procesos de adopción de decisiones sobre cuestiones relacionadas con las personas con discapacidad, los Estados Partes celebrarán consultas estrechas y colaborarán activamente con las personas con discapacidad, incluidos los niños y las niñas con discapacidad, a través de las organizaciones que las representan.
  4. Nada de lo dispuesto en la presente convención afectará a las disposiciones que puedan facilitar, en mayor medida, el ejercicio de los derechos de las personas con discapacidad y que puedan figurar en la legislación de un Estado Parte o en el derecho internacional en vigor en dicho Estado. No se restringirán ni derogarán ninguno de los derechos humanos y las libertades fundamentales reconocidos o existentes en los Estados Partes en la presente convención de conformidad con la ley, las convenciones y los convenios, los reglamentos o la costumbre con el pretexto de que en la presente Convención no se reconocen esos derechos o libertades o se reconocen en menor medida.
  5. Las disposiciones de la presente convención se aplicarán a todas las partes de los Estados federales sin limitaciones ni excepciones.

Artículo 30

Participación en la vida cultural, las actividades recreativas, el esparcimiento y el deporte.

… 5. A fin de que las personas con discapacidad puedan participar en igualdad de condiciones con las demás en actividades recreativas, de esparcimiento y deportivas, los Estados Partes adoptarán las medidas pertinentes para:

a) Alentar y promover la participación, en la mayor medida posible, de las personas con discapacidad en las actividades deportivas generales a todos los niveles;

b) Asegurar que las personas con discapacidad tengan la oportunidad de organizar y desarrollar actividades deportivas y recreativas específicas para dichas personas y de participar en dichas actividades y, a ese fin, alentar a que se les ofrezca, en igualdad de condiciones con las demás, instrucción, formación y recursos adecuados;

c) Asegurar que las personas con discapacidad tengan acceso a instalaciones deportivas, recreativas y turísticas;

d) Asegurar que los niños y las niñas con discapacidad tengan igual acceso con los demás niños y niñas a la participación en actividades lúdicas, recreativas, de esparcimiento y deportivas, incluidas las que se realicen dentro del sistema escolar;

e) Asegurar que las personas con discapacidad tengan acceso a los servicios de quienes participan en la organización de actividades recreativas, turísticas, de esparcimiento y deportivas.

A nivel nacional.

La POLÍTICA NACIONAL DE ATENCIÓN INTEGRAL A LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD recoge lo siguiente:

Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias auditivas, físicas, intelectuales, mentales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás. (ONU, 2006)

Las deficiencias que caracterizan a las personas con discapacidad son:

a) Discapacidad auditiva: Consiste en el deterioro o falta de la función sensorial de oír (sordera parcial o total, dificultades para hablar).

b) Discapacidad física: Consiste en falta, deterioro o alteración funcional de una o más partes del cuerpo, y que provoque inmovilidad o disminución de movilidad.

c) Discapacidad Intelectual: Consiste en limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y en la conducta adaptativa, que se manifiesta en habilidades adaptativas conceptuales, sociales y prácticas.

d) Discapacidad mental: Consiste en alteraciones o deficiencias en las funciones mentales, específicamente en el pensar, sentir y relacionarse. Es conocido también bajo el término de Discapacidad Psicosocial.

e) Discapacidad visual: Consiste en el deterioro o falta de la función sensorial de ver (visión disminuida, ceguera).

En América Latina y el Caribe, según los datos de distintas fuentes disponibles para 33 países de la región se estima que un 12% de la población tiene alguna discapacidad; un 5.4% en el Caribe y un 12.4% en América Latina (ONU/CEPAL, 2018).

Según el Censo Nacional de Población y Vivienda 2007, la población con discapacidad representa el 4.1% de la población salvadoreña: el 53% son hombres y el 47% mujeres; el 61% vive en el área urbana y el 39% en el área rural. Siendo San Salvador el departamento con mayor porcentaje de personas con discapacidad y el departamento de Cabañas es el de menor porcentaje en relación con el resto de departamentos.

çLa niñez y adolescencia con discapacidad, enfrenta mayor desventaja por su condición en cuanto al acceso a los servicios de atención temprana a la salud, habilitación y rehabilitación como también a la educación.

A junio de 2017 el RNPN reportaba 268.751 personas adultas con discapacidad, quedando el subregistro de aquellas personas por debajo de los 18 años y que no poseen DUI.

LEY DE EQUIPARACIÓN DE OPORTUNIDADES PARA LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD,

CAPITULO I

OBJETIVO DE LA LEY, DERECHOS Y CONCIENTIZACIÓN SOCIAL

Art. 1.- La presente Ley tiene por objeto establecer el régimen de equiparación de oportunidades para las personas con discapacidades físicas, mentales, psicológicas y sensoriales, ya sean congénitas o adquiridas.

El Consejo Nacional de Atención Integral para las Personas con Discapacidad, que en lo sucesivo de la presente Ley podrá llamarse el Consejo, formulará la política nacional de atención integral a las personas con discapacidad.

Art. 2.- La persona con discapacidad tiene derecho:

  1. A ser protegida contra toda discriminación, explotación, trato denigrante o abusivo en razón de su discapacidad.
  2. A recibir educación con metodología adecuada que facilite su aprendizaje.
  3. A facilidades arquitectónicas de movilidad vial y acceso a los establecimientos públicos y privados con afluencia de público.
  4. A su formación, rehabilitación laboral y profesional.
  5. A obtener empleo y ejercer una ocupación remunerada y a no ser despedido en razón de su discapacidad.
  6. A ser atendida por personal idóneo en su rehabilitación integral.
  7. A tener acceso a sistemas de becas.

Art. 3.- A fin de generar igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos, el Estado, y la sociedad en general deberán impulsar programas orientados a propiciar la concientización social sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Art. 4.- La atención integral de la persona con discapacidad se hará efectiva con la participación y colaboración de su familia, organismos públicos y privados de salud, educación, cultura, deporte y recreación, de apoyo jurídico, de bienestar social y de trabajo, previsión social, y todas las demás entidades que dadas sus atribuciones tengan participación en la atención integral. –

Experiencias a tener en cuenta en el tema de discapacidad:

Olimpiadas Especiales El Salvador.

Programas que desarrollan:

Deporte Unificado

CELEBRANDO LO QUE PODEMOS TENER EN COMÚN

La Misión del Programa de Deportes Unificados

  • Promover la actividad física y la inclusión social a través del deporte
  • Unir a personas con discapacidad intelectual (los atletas) y personas sin discapacidad intelectual (los compañeros) entrenando y compitiendo en deportes de conjunto (tenis, fútbol, baloncesto, relevos, etc.)
  • Generar entendimiento y unidad entre todos los participantes
  • Deportes Unificados es el segmento de mayor crecimiento en nuestra población de atletas
  • Atleta líder

“Los atletas hablan por sí mismo”

Los atletas buscan nuevos desafíos, ansiosos de compartir lo que han aprendido en sus vidas y en sus experiencias dentro de Olimpiadas Especiales.

El programa de liderazgo de atletas de Olimpiadas Especiales (ALPS´S) permite a los atletas explorar oportunidades de participación en roles previamente considerados “no tradicionales”. A través de ALPs, los atletas pueden participar activamente en la organización, prestar servicio en la junta directiva o en el comité organizador local, o bien pueden ser voceros, capitanes de equipo, entrenadores o árbitros, aportando su conocimiento y talento a Olimpiadas Especiales.

Atleta joven

Diseñado para los atletas de Olimpiadas Especiales menores de 6 años que están en proceso de formación deportiva, para poder competir en los diferentes eventos de Olimpiadas Especiales.

Desarrollando actividades motoras las cuales estimulan sus habilidades motrices.

Familia

Los programas de familia proporcionan a las familias la oportunidad de ser parte de un programa de interacción social donde podrán compartir desafíos y logros; igualmente sirve como un sistema de apoyo necesario para el fortalecimiento de los atletas y del programa mismo de Olimpiadas Especiales El Salvador.

Es así como se proporcionan:

- Oportunidad de participación y desarrollo personal para el familiar con discapacidad intelectual

- Mayor interacción social y actividades recreativas que toda la familia puede disfrutar.

- Socialización con otras familias que comparten los mismos intereses, preocupaciones y alegrías.

Atletas Saludables

Atletas saludables de Olimpiadas Especiales ayudan a los atletas a mejorar su condicionamiento y competición enfocándose en la salud general y la condición física.

Esto se logra por medio de evaluaciones básicas de salud, proporcionando servicios preventivos y tratamiento, información educacional, y referencias para cuidado de seguimiento. Los atletas han mejorado sus experiencias deportivas y su bienestar personal como resultado de recibir servicios de salud esenciales.

Por todo lo anterior y dado que es una población clave para el país, debe crearse programas que viabilicen su atención y desarrollo, en el que diversas instituciones y organizaciones se involucren decididamente para su bienestar.

Otro segmento mayoritario que se incluirá en este programa es el de personas adultas mayores, -a menudo excluido de Derechos como el Deporte y la Recreación-, cuyos datos y estado general se plantea a continuación:

Legislación nacional relacionada:

LEY DE ATENCIÓN INTEGRAL PARA LA PERSONA ADULTA MAYOR

TITULO ÚNICO, CAPITULO I, OBJETO DE LA LEY, DERECHOS Y DEBERES

Art. 1.- La presente Ley tiene por objeto garantizar y asegurar una atención integral para la protección de las personas adultas mayores y contribuir al fortalecimiento e integración de la familia.

Art. 2.- Para los efectos de la presente Ley se considerará persona adulta mayor a todo hombre o mujer que haya cumplido sesenta años de edad.

Art. 3.- La familia tendrá la responsabilidad primaria de atención a las personas adultas mayores y el Estado estará obligado a brindar el apoyo a través de las instancias respectivas.

Art. 4.- A falta de una familia para las personas adultas mayores, el Estado garantizará su atención a través de la institución correspondiente coordinada por la Secretaría Nacional de la Familia, con el apoyo de instituciones públicas, privadas e instituciones no gubernamentales, dedicadas para tal fin.

Art. 5.- Son derechos fundamentales de las personas adultas mayores, los siguientes:

… 7o) Disfrutar en forma gratuita de programas recreativos, culturales, deportivos y de esparcimiento;

Situación de la persona adulta mayor.

Las personas adultas mayores constituyen uno de los grupos poblacionales en mayores condiciones de vulnerabilidad. Según los datos del último Censo Nacional (2007), cerca de la mitad de las personas adultas mayores son pobres. La precariedad del mercado del empleo y del trabajo, y en particular la desprotección social del sector agropecuario, determinan que la mayoría de la población carezca de prestaciones laborales y por tanto, una vez alcanzan la edad de jubilación, de pensión básica que les permita una vejez digna e independiente. Las mujeres enfrentan de forma particular estas condiciones de precariedad ya que son ellas las que tienen menos oportunidades de acceso a fuentes de generación de ingreso, y cuando lo logran hacer se sitúan en mayor medida en empleos y trabajos informales, con elevados niveles de precariedad y carencia de prestaciones sociales.

Por esta razón muchas personas adultas mayores, en particular aquellas que viven en condiciones de pobreza, se ven obligadas a trabajar en actividades informales precarias e informales para sobrevivir. En muchos casos les toca además asumir, particularmente a las mujeres, el cuidado de sus nietas y nietos, cuando la madre y/o el padre emigran del país o no se hacen cargo de los menores. Con frecuencia las personas adultas mayores se convierten en proveedoras únicas del grupo familiar, lo que sumado a los factores anteriores determina que vivan en condiciones de pobreza y de exclusión social. Obviamente para este sector de la población los servicios de salud especializada son escasos y poco accesibles, lo cual impacta negativamente en la duración de la vida y la calidad con la que la pueden vivir.

Según los datos estadísticos nacionales, del total de población del país, estimada en aproximadamente 5,7 millones (Censo 2007), 542,191 son personas mayores de 60 años de edad. Esto corresponde al 11.1% de la población total del país. De conformidad a las proyecciones de población, este grupo aumentará en 15 años al 20%; es decir, dos de cada diez personas serán mayores de 60 años.

Por otra parte, la relación de dependencia se estima en 69 por cada 100. Esto significa que, por cada cien personas en edad productiva, dependen 69 personas. Estas últimas se componen principalmente por niños, niñas, adolescentes y personas mayores. Se estima que esta relación aumente a medida que se reduce la tasa de fecundidad y el número de personas en los estratos de edad más jóvenes.

La expectativa de vida también ha cambiado y esto debe relacionarse con la feminización del envejecimiento. En términos generales, se espera que la mujer sobreviva entre cinco y siete años más que el hombre, lo cual incide directamente en el mayor número de mujeres adultas mayores, que se estima en un 56% del total de este grupo. Sin embargo, generalmente la mujer enfrenta el envejecimiento en mayores condiciones de precariedad, debido principalmente a que ha tenido un ciclo de vida con mayores desventajas y discriminación, menor participación en el mercado laboral formal, menores pensiones, etc.; los cuales impactan directamente en la calidad de vida durante la vejez.

En relación con la composición familiar, se estima que, del total de hogares del país, al menos el 23% es conducido por una persona mayor y de estos, el 10% corresponde a mujeres, quienes, además, cuidan a sus núcleos familiares (Censo 2007). Relacionado lo anterior con las aportaciones y acceso al empleo de las personas mayores, del cien por ciento de personas en este grupo, al menos un 20 % realizan alguna labor productiva y al menos un 30%realiza tareas de cuido del hogar y crianza de nietos u otros niños, niñas y adolescentes bajo su cargo, en particular el grupo de 70 años y más. En muchos municipios, principalmente en aquellos más afectados por la migración interna o internacional, se encuentran comunidades compuestas principalmente por adultos mayores e infantes a su cargo, ambos grupos con altos niveles de dependencia y sin contar con el apoyo de personas jóvenes.

En relación con los grados educativos, se identificaron a nivel nacional unas 238, 892 personas adultas mayores que son analfabetas. En relación con el total de personas analfabetas, este grupo constituye el 44 % (CENSO 2007). De igual forma cabe resaltar que del 100% de personas que no saben leer o escribir mayores de60 años, el 62% son mujeres.

En relación con las redes y acompañamientos con los que cuentan las personas mayores, relacionado íntimamente a la relación de dependencia, se estima que al menos el 23% de hombres mayores viven solos, mientras que solo el 9% de las mujeres viven de esta forma (Censo 2007). Esto se relaciona directamente con el hecho que son personas mayores solas las que más fácilmente pueden enfrentar situaciones de indigencia, desnutrición y maltrato.

En cuanto a salud, el programa de atención a personas mayores existente no ofrece servicios domiciliares ni cuenta con bases de datos que permitan identificar personas con discapacidades. Se estiman que los padecimientos más frecuentes son los relacionados a diabetes, padecimientos cardíacos, hipertensión y problemas motrices (guía de programa de personas adultas mayores, MSPAS).

Finalmente, la mayor parte de personas adultas mayores no cuentan con una pensión para sufragar sus gastos. Conforme a los informes de la Superintendencia de Pensiones, solamente un 20% de las personas mayores de El Salvador reciben con algún tipo de pensión; sin embargo, estas cifras incluyen también pensiones por invalidez y muerte. Solamente en cuanto a pensiones por vejez se estima que, del total de la población mayor de 60 años, sólo el 12,6% tiene acceso a la misma. Esta carencia básica determina en gran medida la situación de pobreza, que afecta a cerca de la mitad de la población mayor no pensionada. Las mujeres son obviamente minoritarias dentro del grupo que tiene acceso a pensión, ya que, tanto en el pasado como todavía hoy son minoría respecto a los hombres en la participación en la población económicamente activa. (CEPAL, 2018)

Datos relevantes:

Actualmente, El Salvador tiene una población de 745,874 personas adulta mayores de 60 años, entre hombres y mujeres que representan el 11.22% de la población total del país según datos de la Dirección General de Estadística y Censos, DIGESTYC y se estima que para el 2020 tendremos una población de 784,248 mayores de 60 años y se prevé que para el 2025 habrá 1, 146,194 adultos mayores que demandarán atención.

Este cambio demográfico que enfrenta El Salvador requiere preparación con herramientas y conocimientos que permitan brindar una atención de calidad y calidez ante la demanda estimada. (MINSAL, 2018)

Estos datos dan cuenta de la importancia de que pongamos atención a este segmento poblacional, hacia el que todos, indefectiblemente caminamos, y por ello el deporte, pero sobre todo la actividad física y la recreación deben estar presentes de manera inclusiva en este grupo etario, que representa una buena parte de nuestra población y que como se prevé, será cada vez mayor en los próximos 7 años. Por ello habilitar programas y espacios adecuados para que ellos se desarrollen y participen de actividad física y recreativa, también será propicio en la ejecución del presente plan, para ello se establecerán alianzas a nivel de territorios y sectores que viabilicen su ejecución.

Lógica de trabajo:

9. PROGRAMA DE GESTIÓN Y COOPERACIÓN

Los recursos institucionales, exiguos como son, en las instituciones del Estado, deben ser complementados con una lógica acción en pos de búsqueda de gestión y cooperación para el desarrollo deportivo y recreativo del país, con ello, se amplían las posibilidades de que los objetivos institucionales se cumplan, con la adecuada inyección de recursos hacia los planes, programas y proyectos

Por ello se hace necesaria la lógica de DISEÑO, EJECUCIÓN, SEGUIMIENTO, EVALUACIÓN.

Se trabajará una dinámica de búsqueda apoyos en favor del deporte y la recreación, en base a los programas establecidos y a sus objetivos y proyectos derivados, propiciando una cooperación, intercambios y apoyos que potencien el deporte, la recreación y la actividad física en general.

LOBBY

Para todo ello se mantendrá una aproximación permanente a nivel nacional e internacional instituciones, organizaciones, procesos, programas o proyectos diversos ligados al deporte y la recreación.

PATROCINIO

Se mantendrá una línea de trabajo permanente en búsqueda de patrocinios.

RSE.

Las empresas y sus programas de responsabilidad social empresarial serán claves para el desarrollo deportivo y recreativo en este nuevo esfuerzo nacional de largo alcance.

Lógica de trabajo:

10. PROGRAMA DE INVERSIÓN PARA

EL DEPORTE

Lógica de trabajo:

LO QUE INCLUYE:

RECURSOS: HUMANOS, FINANCIEROS, LOGISTICOS, TÉCNICOS, MATERIALES.

PRESUPUESTOS

Actualidad presupuestaria del INDES: 12,186,1951

Lo que se invierte en cada federación desde el INDES en 20182:

Nuestra lógica financiera es:

  1. Se trabajará con los presupuestos asignados, a nivel técnico y administrativo con procesos sistemáticos, y se procurará una buena labor de gestión y cooperación en torno al presente plan. Esos fondos, para ser dinamizados, deben tratarse con suficiencia técnica y además llegado el momento, incrementarse en favor de una visión deportiva de largo alcance, tal es la nuestra.
  2. Habrá una búsqueda de opciones de ingresos para el deporte en torno a iniciativas como:

    INCENTIVOS FISCALES PARA CAPTACIÓN DE INVERSIÓN, NORMATIVA RELACIONADA, OTROS.

    Con ello se buscará que haya por parte de las instancias competentes incentivos fiscales para empresas, y que ello resulte en favor del deporte y la recreación, que, por tanto, se promueva la captación de los recursos necesarios para este plan a 20 años plazo, y que se logre crear, actualizar o adecuar la normativa existente relacionada.

  3. Deben hacerse grandes esfuerzos por la captación de recursos financieros, técnicos y materiales a través de la gestión y la cooperación para el deporte, propiciando mejor disponibilidad en torno al plan, programas y proyectos derivados o relacionados.

1. https://www.transparencia.gob.sv/institutions/indes/documents

2. IDEM

Nuestra lógica financiera es:

  1. Se trabajará con los presupuestos asignados, a nivel técnico y administrativo con procesos sistemáticos, y se procurará una buena labor de gestión y cooperación en torno al presente plan. Esos fondos, para ser dinamizados, deben tratarse con suficiencia técnica y además llegado el momento, incrementarse en favor de una visión deportiva de largo alcance, tal es la nuestra.
  2. Habrá una búsqueda de opciones de ingresos para el deporte en torno a iniciativas como:

    INCENTIVOS FISCALES PARA CAPTACIÓN DE INVERSIÓN, NORMATIVA RELACIONADA, OTROS.

    Con ello se buscará que haya por parte de las instancias competentes incentivos fiscales para empresas, y que ello resulte en favor del deporte y la recreación, que, por tanto, se promueva la captación de los recursos necesarios para este plan a 20 años plazo, y que se logre crear, actualizar o adecuar la normativa existente relacionada.

  3. Deben hacerse grandes esfuerzos por la captación de recursos financieros, técnicos y materiales a través de la gestión y la cooperación para el deporte, propiciando mejor disponibilidad en torno al plan, programas y proyectos derivados o relacionados.

Matriz de Marco Lógico de los Programas Deportivos y Recreativos:

Lógica de Intervención

Indicadores

Punto de

partida

Objetivos

Fuentes y medios de verificación

Hipótesis de partida

Objetivos generales (O): Impacto

Datos estadísticos de población de territorios meta. (Información proporcionada por los registros de las municipalidades, otros).

Registro -desglosado por sexo y por grupos etarios participantes de los programas

El indicador será medido de forma anual a partir del año 4 de la atención de los programas.

En 2024:

- mujeres: X %.

- hombres: X %.

En 2019:

- mujeres: 0%.

- hombres: 0%.

IOG1. Porcentaje de la población meta que participa en los programas diseñados.

OG: Promover el deporte y la recreación para contribuir a una adecuada salud física, mental y social, de la población salvadoreña.

OE: Fortalecer una nueva cultura deportiva desde las dimensiones de la recreación, la competencia y la alta competencia, potenciando atletas que se conviertan en modelo positivo y aspiracional de la niñez, adolescencia y juventud.

IOE1. Porcentaje de población meta que se desarrolla en torno a los programas diseñados.

En 2019:

- mujeres: 0%.

- hombres: 0%.

En 2024:

- mujeres: X %.

- hombres: X %.

Informes de los coordinadores de programas, encuestas a población e instituciones. El indicador será medido de forma anual a partir del año 3 de la atención de los programas.

La población participa activamente en los programas.

R1. Programa de desarrollo deportivo, recreativo y promoción de la actividad física

IR1. Porcentaje de la población meta que participa en el programa diseñado.

En 2019:

- niñas: 0%.

- niños: 0%.

- mujeres: 0%.

- hombres: 0%.

En 2024:

- niñas: X %.

- niños: X %.

- mujeres: X%.

- hombres: X%.

Informes de los coordinadores de programas, listados de asistencia y control, encuestas a población e instituciones. El indicador será medido de forma anual a partir del año 2

La población participa activamente en el programa.

Objetivos específicos: Efectos (OE)

Resultados previstos (R)

R2. Programa de Infraestructura

IR2. Numero de espacios deportivos construidos o remodelados

En 2019:

- Número de espacios deportivos construidos o remodelados

En 2024:

- Número espacios deportivos construidos o remodelados X%

Informes de los coordinadores de programas, listados de asistencia y control, encuestas a población e instituciones. El indicador será medido de forma anual a partir del año 2.

Existen fondos y condiciones necesarias para la construcción o remodelación de espacios deportivos

R3. Programa Deportivo y Recreativo a nivel Comunitario.

IR3. Porcentaje de la población meta que participan en el programa diseñado.

En 2019:

-niños: 0%

-niñas: 0%

-mujeres :0%

-hombres:0%

En 2024:

-niños: X%

-niñas: X%

- mujeres: X%

-hombres X%

Informes de los coordinadores de programas, informes de competencias, listados de asistencia y control, encuestas a población e instituciones. El indicador será medido de forma anual a partir del año 2.

La población participa activamente en el programa Deportivo y Recreativo a nivel Comunitario.

R4. Programa de Juegos Infantiles (hasta 14 años)

IR4. Porcentaje de niños y niñas /atletas meta que participan en el programa diseñado.

En 2019:

-niños/atletas :0%

-niñas/atletas: 0%

En 2024:

-niños/atletas: X%

- niñas/atletas: X%

Informes de los coordinadores de programas, informes de competencias, listados de asistencia y control, encuestas a población e instituciones. El indicador será medido de forma anual a partir del año 2.

La población participa activamente en el programa Deportivo y Recreativo a nivel Comunitario.

R5. Programa de Juegos Juveniles (Nacionales, de 15 a 29 años)

IR5. Porcentaje de jóvenes/atletas meta que participan en el programa diseñado.

En 2019:

-jóvenes mujeres atletas :0%

-jóvenes hombres atletas:0%

En 2024:

-jóvenes mujeres atletas: X%

-jóvenes hombres atletas: X%

Informes de los coordinadores de programas, informes de competencias, listados de asistencia y control, encuestas a población e instituciones. El indicador será medido de forma anual a partir del año 2.

Los jóvenes/atletas meta participan activamente en el programa de Juegos Juveniles (Nacionales, de 15 a 29 años)

R6. Programa de eventos internacionales

IR6. Porcentaje de población/ atletas meta que participan en el programa diseñado.

En 2019:

-niños: 0%

-niñas: 0%

-mujeres :0%

-hombres:0%

En 2024:

-niños: X%

-niñas: X%

-mujeres: X%

-hombres: X%

Informes de los coordinadores de programas, informes de competencias, listados de asistencia y control, encuestas a población e instituciones. El indicador será medido de forma anual a partir del año 2.

Los /atletas y la población meta participan activamente en el programa de eventos internacionales

R7. Programa de Deporte de Alto Rendimiento

IR7. Porcentaje de atletas meta que participan en el programa diseñado (coordinado con el COES y Federaciones Nacionales).

En 2019:

- mujeres atletas :0%

- hombres atletas:0%

En 2024:

- mujeres atletas: X%

- hombres atletas: X%

Informes de los coordinadores de programas, informes de competencias, listados de asistencia y control, encuestas a población e instituciones. El indicador será medido de forma anual a partir del año 3.

Los /atletas meta participan activamente en el programa de deporte de alto rendimiento

R8. Programa de Deporte y Recreación Inclusivos

IR8. Porcentaje de atletas meta que participan en el programa diseñado para PCD.

En 2019:

- mujeres atletas :0%

- hombres atletas:0%

En 2024:

- mujeres atletas: X%

- hombres atletas: X%

Informes de los coordinadores de programas, informes de competencias, campamentos, listados de asistencia y control, encuestas a población e instituciones. El indicador será medido de forma anual a partir del año 2.

Las PCD meta participan activamente del programa de Deporte y Recreación Inclusivos

R9. Programa de gestión y cooperación

IR9. Número de alianzas meta para el desarrollo deportivo y recreativo logradas

En 2019:

- mujeres atletas :0%

- hombres atletas:0%

En 2024:

- mujeres atletas: X%

- hombres atletas: X%

IInformes, convenios realizados, alianzas logradas, fondos logrados.

Se logra un conjunto de alianzas estratégicas para el desarrollo deportivo y recreativo, logrando captar fondos nacionales e internacionales para los objetivos institucionales.

R10. Programa de Inversión para el Deporte

IR10. Número de estados financieros, planes y sistemas conexos.

En 2019:

- Inversión en programas y acciones :0%

En 2024:

- Inversión en programas y acciones: X%

Informes financieros, contables, otros

Existe un manejo exitoso, oportuno y técnico de la inversión financiera institucional.

Acciones Iniciales y Estratégicas:

AIE 1. Revisión del plan, profundización

de diagnósticos y programas por áreas, socialización e inducción del mismo.

AIE2. Negociación y firma de convenios marcos y específicos /cartas de entendimientos y acuerdos con actores y socios estratégicos claves.

AIE 3. Evaluación, contratación e inducción del personal necesario

AIE 4. Adquisición de los equipos necesarios.

AIE 5. Diagnóstico, revisión, elaboración e implementación de instrumentos de gestión del plan (Manual de procedimientos administrativos y financieros, Sistema de monitoreo y evaluación, Estrategia de comunicación,

AIE 6. Elaboración y seguimiento de Planes Operativos y Financieros Anuales.

Actividades del resultado 1.

A.1.1-Desarrollo de metas y acciones en torno a la actividad física, educación física, deporte y recreación desde el enfoque de derechos.

A.1.2-Articulación con instituciones/organismos para promover los programas diseñados.

A.1.3-Estrategias y planes de difusión, comunicaciones y coordinación interinstitucional y sectorial.

Medios

1.Recursos humanos: Personal ejecutivo, administrativo y operativo $$$$

2. Viajes: $$$$$$

3. Equipos y materiales: vehículos, equipos, computadoras, proyectores, mobiliario, cámaras, $$$$$

4. Insumos deportivos y recreativos.

5. Otros costes: Estudios de diagnóstico, programas de monitoreo y evaluación, formación, estudios diversos, suministros, alquiler de instalaciones, alimentación, refrigerios, hidratación, $$$$

Total, costes: $$$$$$$

Costes

(Desglose en el Presupuesto anual según desarrollo de programas y acciones conexas)

Programas se desarrollan exitosamente, existe disponibilidad financiera.

Actividades (A)

Actividades del resultado 5.

A.5.1-Desarrollo de metas y acciones que promuevan el programa de Juegos Juveniles (Nacionales, de 18 a 21 años).

A.5.2-Articulación con, federaciones nacionales, MINED e instituciones/organismos, municipalidades, para promover y ejecutar el programa 5.

A.5.3- Desarrollo de juegos nacionales por territorios, a nivel local, departamental hasta llegar al nivel nacional.

A.5.4-Estrategias y planes de difusión, comunicaciones y coordinación interinstitucional y sectorial para una ejecución exitosa del programa en favor de la juventud.

A.5.5. Estrategias de gestión y cooperación en torno al programa.

Actividades del resultado 6.

A.6.1-Desarrollo de metas y acciones que

ejecuten el programa de deporte de alto rendimiento.

A.6.2-Articulación con, federaciones nacionales e instituciones/organismos a nivel nacional e internacional, municipalidades, para promover y ejecutar el programa.

A.6.3- Desarrollo de eventos, jornadas, competencias planificados, ejecutados y monitoreados de manera oportuna.

A.6.4-Estrategias y planes de difusión, comunicaciones y coordinación interinstitucional y sectorial para una ejecución certera del programa.

A.6.5. Estrategias de gestión nacional e internacional y cooperación en torno al programa para su exitosa ejecución.

Actividades del resultado 2.

A.2.1-Desarrollo de metas y acciones en torno al programa de infraestructura

A.2.2-Articulación con instituciones/organismos públicos y privados, Municipalidades para promover los programas diseñados.

A.2.3-Estrategias y planes de difusión, comunicaciones y coordinación interinstitucional y sectorial para una ejecución exitosa.

A.2.4- Lobby y búsqueda de recursos para el sostenimiento y desarrollo del programa.

Actividades del resultado 4.

A.4.1-Desarrollo de metas y acciones que viabilicen el desarrollo del Programa de Juegos estudiantiles (de 14 a 17 años).

A.4.2-Articulación con MINED, federaciones, e instituciones/organismos, municipalidades, para promover y ejecutar el programa.

A.4.3- Desarrollo de juegos infantiles por territorios, zonas.

A.4.4-Estrategias y planes de difusión, comunicaciones y coordinación interinstitucional y sectorial para una ejecución exitosa del programa en favor de la niñez.

A.4.5. Estrategias de gestión y cooperación en torno al programa.

A.8.5. Estrategias de gestión nacional e internacional y cooperación en torno al programa para su factible ejecución.

Actividades del resultado 9.

A.9.1-Desarrollo de metas y acciones ligadas al programa de gestión y cooperación en favor del deporte y la recreación.

A.9.2- Gestión, lobby y manejo de relaciones con personas naturales, instituciones/organismos a nivel nacional e internacional para potenciar el trabajo de búsqueda de fondos para el desarrollo efectivo de las acciones contenidas en el plan y sus programas.

A.9.3- Desarrollo de visitas, recepciones, presentaciones, viajes de trabajo, coordinaciones en búsqueda de captación de apoyo técnico, intercambios, recursos humanos, materiales, técnicos o financieros para el logro de los objetivos.

A.9.4-Estrategias y planes de difusión, comunicaciones y coordinación interinstitucional y sectorial para una promoción exitosa de búsqueda de fondos para el plan y los programas.

Actividades del resultado 10.

A.10.1-Desarrollo de metas y acciones en torno al efectivo cumplimiento del programa de Inversión para el Deporte.

A.10.2-Articulación con los sistemas financieros y normativos, instituciones/organismos necesarios a nivel nacional/internacional que permitan un manejo financiero efectivo e idóneo en base al orden legal y técnico.

A.10.3- Desarrollo continua actualización y desarrollo de procesos y acciones ligadas al programa.

Actividades del resultado 7.

A.2.1-Desarrollo de metas y acciones en torno aA.7.1-Desarrollo de metas y acciones que favorezcan la implementación del programa de eventos internacionales

A.7.2-Articulación con, federaciones nacionales e instituciones/organismos a nivel nacional e internacional, municipalidades, para promover y ejecutar el programa de eventos internacionales.

A.7.3- Desarrollo de eventos, planificados,

ejecutados y monitoreados de manera oportuna.

A.7.4-Estrategias y planes de difusión, comunicaciones y coordinación interinstitucional y sectorial para una ejecución exitosa del programa del deporte y la recreación de las familias salvadoreñas.

A.7.5. Estrategias de gestión y cooperación en torno al programa para su exitoso desarrollo.

Actividades del resultado 8.

A.8.1-Desarrollo de metas y acciones ligadas al

programa de Deporte y Recreación Inclusivos.

A.8.2-Articulación con COES, federaciones nacionales, COPESA, e instituciones/organismos a nivel nacional e internacional para potenciar el trabajo mutuo.

A.8.3- Desarrollo de jornadas de trabajo, coordinaciones, ejecución conjunta de procesos.

A.8.4-Estrategias y planes de difusión, comunicaciones y coordinación interinstitucional y sectorial para una ejecución certera del programa.

A.10.4-Estrategias y planes de difusión, comunicaciones y coordinación interinstitucional y sectorial para un manejo transparente y técnico de la inversión.

A.10.5. Estrategias de gestión nacional e internacional y cooperación en torno al programa para su sostenibilidad y manejo actualizado en regímenes de desarrollo técnicos.

¿Cómo lograr todo lo anterior?

Proponemos lo siguiente:

Estrategia de Integración Nacional en favor del Deporte y la Recreación.

Una nueva visión es posible.

Sistema Nacional Integrado

El deporte y la recreación -vinculados a actividad física y educación física- y su desarrollo nacional, un nuevo comienzo.

El Salvador ha basado mucho de su trabajo público en diseñar y tratar de construir esfuerzos en variados temas de interés local o nacional. Sin embargo, a menudo, esos esfuerzos son segmentados o simplemente no llegan a convertirse en esfuerzos sistemáticos y sistémicos en torno a objetivos fundamentales, no solo bien diseñados, sino ejecutables y medibles en el tiempo.

Por ello, esta propuesta se basará no solo en las capacidades de una institución rectora del deporte y la recreación, sino que, se vinculará con todo un esfuerzo interinstitucional para llevar actividad física, vinculada con educación física allá donde este cada salvadoreño en el territorio nacional.

Para ello la estrategia es la integración, puesto que la actividad física en principio, como actividad básica, fundamental, vinculada a los procesos educativos formales y no formales, la práctica deportiva en todos sus niveles y etapas y la recreación como actividad de sano esparcimiento y reconciliación con la calma mental y la espiritualidad humana deben desarrollarse por las familias, la comunidad, el sector educativo, las municipalidades, entre muchos otros.

Gráficamente:

Comisión Nacional Integradora

Estaría compuesta por la mayor cantidad de actores posibles, todos trabajando en la misma dirección objetival de acuerdo con sus competencias y mandatos institucionales, para potenciar un desarrollo integral -vinculado a la actividad física, el deporte y la recreación- de las personas en El Salvador. La idea aquí es ya la creación de un Ministerio de Deportes y Recreación, que sea el ente rector en estas materias y trabajare coordinadamente con otros actores

.

Gráficamente:

PROGRAMAS TRANSVERSALES

12.1. Programa de Fortalecimiento Institucional

En este se entenderá el recurso humano, técnico material y financiero necesario para una gestión exitosa del plan, que ofrezca resultados en base a un trabajo sistemático y sistémico.

Resultados esperados

Indicadores de impacto

Medios de verificación

Supuestos

Actividades

Recursos

Apoyo Institucional/externo

Responsables

Tiempo

Desarrollar una gestión exitosa del plan, desarrolla resultados en base a un recurso humano formado y empoderado, disponibilidad de recursos a nivel técnico, material y financiero, todo ello necesario para a un trabajo sistemático y sistémico.

-% de resultados obtenidos, medición cualitativa y cuantitativa.

Reportes de ejecución, evaluaciones, memorias d elabores, videos, fotografías, publicaciones.

Se dispone de recursos financieros para formar un recurso humano comprometido, se dispone de recursos técnicos, materiales y financieros para el desarrollo de resultados.

-Formación constante del recurso humano, procesos sistemáticos de manejo de recursos técnicos. Materiales y financieros, proceso de compras, publicaciones, etc.

-Humanos: Equipos diversos, multidisciplinarios.

-Técnicos: computadores, impresores, proyectores, pantallas, cámaras, otros.

Materiales: vehículos, papelería, alimentación, refrigerios, otros.

Ministerios, Municipalidades, Organismos/organizaciones diversas, COES, Federaciones Nacionales,

Entre otros.

Despacho ministerial, Gerencia de Desarrollo Institucional, otros.

2019-2024.

12.2. Programa de Investigación científica

Se propiciará relaciones con el sector académico y se abrirá una ruta para la investigación en los temas de actividad física, educación física deportes y recreación, con la idea de contar con herramientas técnico-científicas, capaces de contribuir al diseño y ejecución de los planes y programas necesarios al logro de objetivos institucionales.

Resultados esperados

Indicadores de impacto

Medios de verificación

Supuestos

Actividades

Recursos

Apoyo Institucional/externo

Responsables

Tiempo

Desarrollar relaciones con el sector académico y coordinar procesos de investigación en los temas de actividad física, educación física deportes y recreación, para contar con herramientas técnico científicas, capaces de contribuir al diseño y ejecución de los planes y programas necesarios al logro de objetivos institucionales.

Número de Alianzas con academia realizadas, investigaciones coordinadas/realizadas.

Informes, publicaciones, investigaciones realizadas, reportes de ejecución, evaluaciones, videos, fotografías, publicaciones.

Se dispone de recursos técnicos y financieros para desarrollar vínculos con academia y realizar/coordinar investigaciones.

-Gestiones con academia,

-Investigaciones documentales y de campo.

-Publicaciones.

-Humanos: Equipos diversos, multidisciplinarios.

-Técnicos: computadores, impresores, proyectores, pantallas, cámaras, otros.

Materiales: vehículos, papelería, otros

Universidades, organismos académicos nacionales o internacionales, Ministerios, Municipalidades, Organismos/organizaciones diversas, COES, Federaciones Nacionales,

Despacho ministerial, Gerencia de Investigación Científica.

2019-2024.

12.3. Programa de Control de Calidad.

Que contendrá los elementos de monitoreo, seguimiento, evaluación y sistematización de los resultados de los programas que se ejecuten.

Resultados esperados

Indicadores de impacto

Medios de verificación

Supuestos

Actividades

Recursos

Apoyo Institucional/externo

Responsables

Tiempo

Desarrollar una gestión exitosa por resultados logrando impacto en el mediano y largo plazo en la calidad de vida de la población atendida por los programas.

-% de resultados a los que se ha dado seguimiento, monitoreo, que se han evaluado y se han sistematizado de manera eficiente.

Matrices de monitoreo, seguimiento, evaluaciones realizadas, archivos de sistematización, publicaciones, informes, rendiciones de cuentas., videos, fotografías, publicaciones.

Se dispone de recursos humanos, técnicos, materiales y financieros para medir eficazmente el desarrollo de resultados.

-Contratación/ Formación del personal que da.

-Creación de directorio de cooperantes

-Gestiones, reuniones, conferencias, y giras en busca de fondos, entre otras.

-Humanos: Equipos diversos, multidisciplinarios.

-Técnicos: computadores, impresores, proyectores, pantallas, cámaras, otros.

Materiales: vehículos, papelería, otros.

Ministerios, Municipalidades, Organismos/organizaciones diversas, COES, Federaciones Nacionales,

Entre otros.

Despacho ministerial, Gerencia de Control de Calidad, otros.

2019-2024.

12.4. Programa Deportivo de Atención Especializada (PRODAE)

Se desarrollará un programa que vaya dirigido a la búsqueda perfeccionamiento deportivo, un espacio de formación permanente al más alto nivel.

Resultados esperados

Indicadores de impacto

Medios de verificación

Supuestos

Actividades

Recursos

Apoyo Institucional/externo

Responsables

Tiempo

Desarrollar un proceso de perfeccionamiento deportivo al más alto nivel, con apoyos a nivel nacional e internacional.

-Número de atletas que participan del programa.

Número de apoyos y alianzas en torno al programa.

Informes técnicos, alianzas logradas, fondos logrados.

Se logra un conjunto de alianzas estratégicas para el perfeccionamiento deportivo, se logra captar fondos nacionales e internacionales para los objetivos propuestos.

-Gestiones con federaciones/organismos internacionales a nivel deportivo,

-establecimiento de gestiones, relaciones y alianzas con diversos actores nacionales e internacionales para el desarrollo del programa.

-Humanos: Equipos diversos, multidisciplinarios.

-Técnicos: Equipos modernos de medición de condiciones físicas y de salud del atleta, computadores, impresores, proyectores, pantallas, cámaras, otros.

Materiales: vehículos, papelería, otros

Universidades, organismos académicos nacionales o internacionales, Ministerios, Municipalidades, Organismos/organizaciones diversas, COES, Federaciones Nacionales,

Entre otros.

Despacho ministerial, Gerencia General, gerencia de Gestión y Cooperación.

2019-2024.

Contexto y bases del reloj con el que se resume el plan:

CONTEXTO Y BASES DEL RELOJ:

El uso de esta analogía nos permitirá entender de mejor manera que estos 12 ejes no pueden ser vistos de manera independiente ni en desorden. Hay que recalcar que uno es complemento del otro y deben ser impulsados a cumplir sus objetivos individuales, realizando sus etapas y fases (como las manecillas del reloj), y así impulsar las actividades que nos permitirán pasar al siguiente eje.

DIAGNÓSTICO

Todo esfuerzo de cara al futuro inicia con la aproximación a sus datos referenciales, que son parte del análisis inicial que marcará pautas para su atención o desarrollo posterior. En la lógica de la planeación, un diagnóstico preliminar es esencial y el primer paso para seguir el proceso de una intervención.

La Carta internacional de la educación física, la actividad física y el deporte, establece:

1.1 Todo ser humano tiene el derecho fundamental de acceder a la educación física, la actividad física y el deporte sin discriminación alguna, ya esté esta basada en criterios étnicos, el sexo, la orientación sexual, el idioma, la religión, la opinión política o de cualquier otra índole, el origen nacional o social, la posición económica o cualquier otro factor.

Este diagnóstico institucional del INDES servirá para establecer la mejor estructura y su funcionamiento de cara a volver el deporte un referente de éxito, profesionalismo y capacidad de renovación e innovación. Por todo eso es necesario que como medida preliminar se plantee el deporte nacional desde su ente rector y se vislumbre un camino de su desarrollo efectivo. Analizando así su estructura deportiva, en cuanto atención de las necesidades deportivas y recreativas del país y su gente, además de su estructura operativa para reconocer su funcionabilidad y adecuación con los nuevos tiempos y las apuestas programáticas, debe incluirse un análisis técnico de su estructura organizacional en términos de recurso humano, haciendo una evaluación técnica, que se base en profesionalismo, resultados y enfoque de futuro, pues la apuesta es un deporte protagonista y exitoso.

Clave es el análisis de estructura y soporte técnico, financiero y de espacios deportivos. Todo ello se debe revisar en una etapa inicial que fundamente el futuro próximo, mediato y de largo plazo del deporte nacional.

Pertinente es mencionar aquí parte de lo que refiere la carta deportiva anteriormente citada en su Artículo 7: Las actividades de enseñanza, entrenamiento y administración relacionadas con la educación física, la actividad física y el deporte deben encomendarse a un personal cualificado

7.1 Todo el personal que asuma la responsabilidad profesional de la educación física, la actividad física y el deporte debe tener las cualificaciones, la formación y el perfeccionamiento profesional permanente apropiados.

7.2 Todo el personal que trabaje en el ámbito de la educación física, la actividad física y el deporte debe ser seleccionado y recibir formación en número suficiente para alcanzar y mantener los niveles de competencias necesarios para el desarrollo cabal y la seguridad de todas las personas a su cargo. El personal al que se le haya impartido tal formación debería recibir un reconocimiento profesional acorde con las funciones que desempeña.

7.3 Debería ofrecerse una formación y supervisión adecuadas a los entrenadores, directivos y personal de apoyo que trabajan a título voluntario, por ser un recurso inestimable para el sector, al desempeñar funciones esenciales, facilitar una mayor participación, velar por el desarrollo y la seguridad de los participantes y propiciar una amplia participación en los procesos democráticos y en la vida de la comunidad.

7.4 Se deberían ofrecer amplias posibilidades concretas de formación inclusiva y adaptable en todos los niveles de participación.

En este contexto un análisis del tema de medicina deportiva también será incluido como necesario acompañamiento a a la actividad deportiva tanto a nivel preparatorio como de competencia propiamente tal, que se relacione con una adecuada atención de salud física, nutricional, psicológica, preventiva y curativa según sea necesario, todo ello de manera complementaria.

En todo ello haremos participes a todo aquel que, con sus propuestas y visión de contribuir positivamente, aporte a la creación de esta nueva visión que sobre el deporte nacional debe hacer en este nuevo tiempo.

Así pues, la retroalimentación con la mayor cantidad de los actores posibles vinculados a la vida deportiva nacional hará de esta nueva gestión un trabajo con visión de largo plazo, transparencia, compromiso y participación múltiple y diversa.

NUEVA EDUCACIÓN FÍSICA

La visión de una actividad física, un deporte y recreación nuevos pasan por la redefinición de formas de abordaje, que se posibilitan desde un nuevo enfoque cultural y educativo, en el más amplio sentido de la palabra. La Ley General de los Deportes, en su artículo 3, nos dice que “el Órgano Ejecutivo está obligado a garantizar a los habitantes de la República el derecho fundamental de acceder al deporte, la actividad física y a la enseñanza de la educación física. Para hacer efectivo el goce de tales derechos, el deporte y la educación física serán objeto de atención, estímulo y apoyo de parte del Estado”. Asimismo, en el artículo 8, literal h, se detalla que el INDES tiene que “colaborar con el Ministerio de Educación en la implementación de los programas de educación física y deporte escolar”. Y es a partir de ahí que estamos claros en la necesidad de, más allá de hacer lobby, de unir esfuerzos no solo con el MINED, sino que también con otras carteras de Estado y entidades como la Asamblea Legislativa y los gobiernos locales, para lograr, primero, que los profesionales de la educación física en nuestro país logren incorporarse a la vida laboral, al sector productivo. Luego, es indispensable que estén al día con la evolución de esta disciplina, por lo que tenemos que tener planes de estudios y material didáctico actualizados. Esto nos permitirá gozar de una educación física moderna y en constante renovación.

Es de suma importancia que la educación física sea vista y tomada en cuenta, junto al deporte y la recreación, desde el momento mismo de la concepción, como un elemento clave para el desarrollo humano y de la sociedad salvadoreña.

A propósito, La Carta Internacional de la educación física, la actividad física y el deporte, dice en algunos de sus apartados del articulo dos, que:

2.3 La educación física, la actividad física y el deporte pueden mejorar la salud mental, el bienestar y las capacidades psicológicas al fortalecer la seguridad corporal, la autoestima y la confianza en uno mismo, disminuyendo el estrés, la ansiedad y la depresión, al aumentar la función cognitiva, y al desarrollar una amplia gama de competencias y cualidades, como la cooperación, la comunicación, el liderazgo, la disciplina, el trabajo de equipo, que contribuyen al éxito mientras se juega y se aprende y en otros aspectos de la vida.

2.4 La educación física, la actividad física y el deporte pueden acrecentar el bienestar y las capacidades sociales al establecer y estrechar los vínculos con la comunidad y las relaciones con la familia, los amigos y los pares, generar una conciencia de pertenencia y aceptación, desarrollar actitudes y conductas sociales positivas y reunir a personas de distinta procedencia cultural, social y económica en pos de objetivos e intereses comunes.

Además, nos establece de manera vinculante que:

4.1 Los programas de educación física, actividad física y deporte han de concebirse de tal modo que respondan a las necesidades y características personales de quienes practican esas actividades a lo largo de toda su vida.

4.2 Se deberían priorizar las primeras experiencias positivas del juego y las actividades lúdicas y físicas para todos a fin de sentar las bases del conocimiento, las competencias, las actitudes y la motivación que se necesitan para mantener una actividad física y deportiva a lo largo de toda la vida.

4.3 Al ser la única parte del currículo escolar dedicada a desarrollar la competencia y confianza de los alumnos en el deporte y la actividad física, la educación física proporciona una vía de aprendizaje de las competencias, las actitudes y los conocimientos necesarios para una actividad física y deportiva a lo largo de toda la vida; por lo tanto, deberían ser obligatorias en todos los grados y niveles de la educación clases de educación física de calidad e incluyentes, impartidas por profesores de educación física cualificados.

4.4 Las políticas y los programas de educación física, actividad física y deporte deben evaluarse sistemáticamente a fin de saber en qué medida responden a las necesidades de sus beneficiarios previstos.

Sigue la Carta:

Artículo 6. La investigación, los datos empíricos y la evaluación son componentes indispensables para el desarrollo de la educación física, la actividad física y el deporte

6.1 Las decisiones en materia de políticas deben basarse en datos fidedignos y concretos. Una formulación de políticas de buena calidad se basa en una información de alta calidad acopiada de diversas fuentes, a saber, la investigación científica, los conocimientos especializados, los medios de comunicación, la consulta con las partes interesadas, y la evaluación y el seguimiento de políticas y programas anteriores.

6.2 Los gobiernos y otras partes interesadas principales deberían dar inicio y prestar apoyo a investigaciones en el ámbito de la educación física, la actividad física y el deporte.

6.3 La investigación, los datos empíricos y la evaluación deberían ceñirse a las normas éticas establecidas y no prestarse a aplicaciones inapropiadas en la educación física, la actividad física y el deporte como el dopaje, las trampas u otras formas de mala conducta.

6.4 Es esencial acopiar y difundir los resultados de la investigación, los estudios de evaluación y otros documentos sobre la educación física, la actividad física y el deporte. Los resultados de la investigación científica deberían comunicarse de tal modo que resulten comprensibles y pertinentes para todas las partes interesadas y el público en general.

6.5 Los medios de comunicación pueden desempeñar un papel crucial en el suministro de datos y la sensibilización a la importancia social, los valores éticos y los beneficios de la educación física, la actividad física y el deporte. Es a un tiempo una responsabilidad mutua y una oportunidad de estrechar la cooperación entre los medios de comunicación, la comunidad científica y demás partes interesadas con miras a alimentar el debate público y la adopción de decisiones.

DESARROLLO DEPORTIVO

El esfuerzo por constituir el deporte y la recreación como derechos fundamentales, es clave en la visión de este plan, y en aras de la modernización y de la profesionalización del concepto deportivo en nuestro país, realizaremos alianzas con las federaciones y asociaciones deportivas nacionales. Estas alianzas permitirán, entre otras cosas, que presidentes o directores ejecutivos puedan tener una remuneración económica, a cambio de la presentación y ejecución de planes de trabajo, así como de gestión profesional al frente de sus respectivas federaciones deportivas. Esto significa también un estricto control de horas mínimas y garantizadas de trabajo por parte del personal contratado.

Acompañaremos -de manera asistencialista y de equipo, pero no intervencionista- en la elaboración de nuevos organigramas administrativos-deportivos-financieros, junto a la presentación y la respectiva ejecución de los respectivos presupuestos y proyectos de trabajo. Las federaciones y asociaciones deportivas son nuestros principales aliados, por lo que queremos tener al día sus proyecciones y preocupaciones, para así adelantarnos a circunstancias desfavorables y potenciar fortalezas y oportunidades.

Queremos propiciar, además, el ambiente idóneo para que la empresa privada -a la que ofreceremos incentivos fiscales, entre otras cosas- vuelva sus ojos al deporte y colabore en la visión integral que estamos proponiendo para el desarrollo de nuestra sociedad.

Vamos a promover un desarrollo deportivo no antes visto en El Salvador y esto equivale a contribuir con la sociedad en términos de reducción de costes de la violencia, prevención (y atención) de enfermedades, integración cultural, familiar, comunitaria y social, entre otros.

Como dice La Carta internacional de la educación física, la actividad física y el deporte:

Artículo 2, apartado 2.6 Para la sociedad en general, la educación física, la actividad física y el deporte pueden reportar importantes beneficios en los planos de la salud, social y económico. Un estilo de vida activo contribuye a la prevención de las enfermedades cardíacas, de la diabetes y del cáncer, así como de la obesidad, y contribuye en última instancia a la disminución de las muertes prematuras. Reduce además los gastos de salud, aumenta la productividad, y fortalece la participación ciudadana y la cohesión social.

Además, en su artículo 3 nos refiere de manera oportuna: Todas las partes interesadas deben participar en la creación de una visión estratégica que determine las opciones y prioridades en materia de políticas

3.1 Una visión estratégica de la educación física, la actividad física y el deporte es un requisito previo para equilibrar y optimizar las repercusiones de las opciones y prioridades en materia de políticas en distintos niveles.

3.2 Todas las partes interesadas, en particular las administraciones nacionales y locales encargadas del deporte, la educación, los jóvenes, la salud, el ocio activo, el desarrollo, el urbanismo, el medio ambiente, el transporte y las cuestiones de género y de discapacidad, así como las organizaciones intergubernamentales, los movimientos olímpico y paraolímpico, las organizaciones deportivas, las entidades no gubernamentales, los círculos empresariales, los medios de comunicación, los educadores, los investigadores, los profesionales del deporte y los voluntarios, los participantes y su personal de apoyo, los árbitros, las familias, así como los espectadores, comparten la responsabilidad de formular y respaldar las políticas relativas a la educación física, la actividad física y el deporte; y todas las partes interesadas antes mencionadas deberían tener la posibilidad de ejercer esa responsabilidad.

3.3 Las autoridades públicas a todos los niveles y las entidades que actúan en su nombre deben tomar medidas para elaborar y aplicar leyes y reglamentos, definir planes nacionales de desarrollo del deporte con objetivos claros, y adoptar todas las demás medidas de estímulo de la educación física, la actividad física y el deporte, comprendida la prestación de asistencia material, financiera y técnica.

3.4 En las estrategias y políticas relativas a la educación física, la actividad física y el deporte se ha de prestar especial apoyo al sector asociativo, proporcionándole una base firme para su desarrollo y compromiso, fomentar el respeto de la libertad de asociación y reconocer su contribución a la cultura democrática.

INFRAESTRUCTURA

No puede pensarse en desarrollo deportivo y fomento de la recreación sin la infraestructura deportiva y social que viabilice la realización de estos aspectos. El Salvador, lamentablemente, desde 2002, tras la realización de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, no ha gozado de inversión en infraestructura deportiva.

A simple vista, y sin necesidad de un diagnóstico exhaustivo, podemos decir que las instalaciones deportivas con las que contamos ya no cumplen, por ejemplo, con los requisitos para poder albergar eventos internacionales y tampoco con las condiciones óptimas para albergar actividades deportivas. Este punto no pasa solo por la construcción y/o remodelación de escenarios, sino también por el adecuado mantenimiento (preventivo y correctivo), así como con la promulgación de políticas que nos permitan establecer prioridades en el uso de estos escenarios, así como la correcta utilización de estos escenarios.

Estamos conscientes de que triunfar en este punto lleva aparejada la necesidad de establecer alianzas con socios estratégicos en construcción y desarrollo de infraestructura, tanto a nivel nacional como internacional. Esto contribuirá al desarrollo local y nacional de forma integrada, como queda dicho, puesto que el espacio deportivo es aglutinador de la integración multinivel y además favorece la microeconomía de las familias, entre otras muchas bondades. Además, una infraestructura deportiva moderna, mejora y profesionaliza el deporte.

Así nos lo recalca la Carta citada:

Artículo 8. Es indispensable que la educación física, la actividad física y el deporte dispongan de espacios, instalaciones y equipos adecuados

8.1 Se deben proporcionar y mantener espacios, instalaciones, equipos y opciones indumentarias adecuados y seguros para responder a las necesidades de los participantes en la educación física, la actividad física y el deporte, teniendo en cuenta las diferencias en lo que respecta al clima, la cultura, el sexo, la edad y la discapacidad.

8.2 Incumbe a las autoridades públicas, las organizaciones deportivas, las escuelas y demás organismos que administran instalaciones a todos los niveles aunar esfuerzos para proyectar, proporcionar y optimizar instalaciones, servicios y equipos destinados a la educación física, la actividad física y el deporte, teniendo en cuenta las posibilidades y condiciones que ofrece el entorno natural.

8.3 Los lugares de trabajo privados y públicos deberían ofrecer actividades físicas y deportivas poniendo las instalaciones, el personal y los incentivos apropiados a disposición de sus empleados a todos los niveles, contribuyendo a su bienestar y a una mayor productividad.

8.4 A fin de propiciar, impulsar y mantener un estilo de vida activo y saludable entre los ciudadanos, las autoridades públicas deberían integrar las posibilidades de ejercer una actividad física y un deporte en todo lo relativo a la planificación urbana, rural y del transporte.

8.5 Al prever la construcción, el mantenimiento y el funcionamiento de instalaciones y espacios públicos para la educación física, la actividad física y el deporte, las autoridades responsables y los proveedores de infraestructuras deportivas deben procurar lograr una eficacia máxima en el uso de la energía y los recursos y unas repercusiones negativas mínimas en el entorno natural.

DEPORTE COMUNITARIO

Clave es entender, trabajar y comprometernos con un desarrollo deportivo a nivel comunitario, así como lo avanza la Carta internacional en su artículo 1 y sus apartados: 1.2 La posibilidad de desarrollar el bienestar y las capacidades físicas, psicológicas y sociales por medio de estas actividades debe verse respaldada por todas las instituciones gubernamentales, deportivas y educativas.

1.3 Se han de ofrecer posibilidades inclusivas, adaptadas y seguras de participar en la educación física, la actividad física y el deporte a todos los seres humanos, comprendidos los niños de edad preescolar, las personas de edad, las personas con discapacidad y los pueblos indígenas.

1.4 La igualdad de oportunidades de participar e intervenir a todos los niveles de supervisión y adopción de decisiones en la educación física, la actividad física y el deporte, ya sea con fines de esparcimiento y recreo, promoción de la salud o altos resultados deportivos, es un derecho que toda niña y toda mujer debe poder ejercer plenamente.

1.5 La diversidad de la educación física, la actividad física y el deporte es una característica básica de su valor y atractivo. Los juegos, danzas y deportes tradicionales e indígenas, incluso en sus formas modernas y nuevas, expresan el rico patrimonio cultural del mundo y deben protegerse y promoverse.

1.6 Todos los seres humanos deben tener plenas posibilidades de alcanzar un nivel de realización correspondiente a sus capacidades e intereses.

1.7 Todo sistema educativo debe asignar el lugar y la importancia debidos a la educación física, la actividad física y el deporte, con miras a establecer un equilibrio y fortalecer los vínculos entre las actividades físicas y otros componentes de la educación. Debe también velar por que en la enseñanza primaria y secundaria se incluyan, como parte obligatoria, clases de educación física de calidad e incluyentes, preferiblemente a diario, y por qué el deporte y la educación física en la escuela y en todas las demás instituciones educativas formen parte integrante de las actividades cotidianas de los niños y los jóvenes. El artículo 5 de la Ley General de los Deportes, en su literal c, y hablando de la política deportiva del Estado, nos manda a la “coordinación con los diferentes sectores públicos y privados para la promoción, masificación del deporte y la actividad física”. El deporte y la recreación son esenciales desde un enfoque de derechos, y su masificación a nivel comunitario debe ser una apuesta de gobierno, siendo que el impulso de la actividad deportiva y la sana recreación desde la primera infancia puede producir los efectos más positivos sobre el desarrollo biológico, psicológico y social.

Esta sumamente claro el camino de que el deporte es aliado estratégico para la paz, la concordia y la generación de una nueva cultura de relacionamiento positivo en El Salvador, la Carta internacional citada lo ratifica a saber:

Artículo 11. La educación física, la actividad física y el deporte pueden desempeñar un papel importante en la consecución de los objetivos relativos al desarrollo, la paz y las situaciones posteriores a conflictos o desastres.

11.1 Los programas de deporte en favor del desarrollo y la paz deberían estar encaminados a la erradicación de la pobreza, así como al fortalecimiento de la democracia, los derechos humanos, la seguridad, una cultura de paz y no violencia, el diálogo y la solución de conflictos, la tolerancia y la no discriminación, la inclusión social, la igualdad entre hombres y mujeres, el Estado de derecho, la sostenibilidad, la conciencia ambiental, la salud, la educación y el papel de la sociedad civil.

11.2 Los programas de deporte en favor del desarrollo y la paz deberían promoverse y aprovecharse para apoyar las intervenciones de prevención de conflictos y posteriores a conflictos o desastres, el fortalecimiento de las comunidades, la unidad nacional y otras iniciativas que contribuyan al buen funcionamiento de la sociedad civil y a los objetivos internacionales de desarrollo.

11.3 Los programas de deporte en favor del desarrollo y la paz deberían ser inclusivos, tomar en consideración las cuestiones de cultura, género, edad y discapacidad, y comprender mecanismos sólidos de seguimiento y evaluación. Deberían fomentar el arraigo local del proyecto y ceñirse a los mismos principios de sostenibilidad e integridad por los que se rigen otros programas de educación física, actividad física y deporte.

El artículo 5 de la Ley General de los Deportes, en su literal c, y hablando de la política deportiva del Estado, nos manda a la “coordinación con los diferentes sectores públicos y privados para la promoción, masificación del deporte y la actividad física”. El deporte y la recreación son esenciales desde un enfoque de derechos, y su masificación a nivel comunitario debe ser una apuesta de gobierno, siendo que el impulso de la actividad deportiva y la sana recreación desde la primera infancia puede producir los efectos más positivos sobre el desarrollo biológico, psicológico y social.

La masificación del deporte y la recreación en torno a la comunidad es esencial para aportar a la transformación positiva del conjunto social y sus territorios. Esta masificación debe de alejarse de la demagogia y acercarse a la realidad, siendo acreedora no solo de los recursos necesarios para llevarla a cabo, sino también asegurarse de que sea de calidad y con una adecuada cobertura, contando con socios estratégicos para su realización, como los gobiernos municipales.

No podemos olvidar que el deporte comunitario es el semillero idóneo para la competencia y, con los filtros adecuados, incluso para la alta competencia. Y aquí se vuelve indispensable que las federaciones y asociaciones deportivas nacionales se sumen al trabajo para poder captar talentos.

En resumidas cuentas, este eje nos obliga a comprometernos a que todo aquel salvadoreño que quiera hacer deporte o alguna actividad física-recreativa, la tenga al alcance de la mano.

JUEGOS ESTUDIANTILES (DE 14 A 17 AÑOS)

La realidad nacional nos indica que, actualmente, la edad entre los 14 y los 17 años es, aparte de conflictiva -como producto inherente del desarrollo y del crecimiento-, peligrosa para los salvadoreños. Y nos referimos a peligrosa por la delincuencia y las pandillas. Y es por eso por lo que creemos que el deporte escolar constituye un componente fundamental en la formación integral y sano desarrollo de niños, niñas y adolescentes. A esta edad se fundamenta la parte inicial del ámbito competitivo, potenciando la formación de los adolescentes en torno al deporte y fomentando valores fundamentales como la disciplina, el respeto, la solidaridad, la paz social.

Los Juegos Estudiantiles Nacionales tienen que volver a convertirse en el proyecto principal del Deporte Estudiantil, dando cobertura a dos funciones muy importantes para la población estudiantil de El Salvador: por un lado, tienen que servir como un apoyo a la prevención de delincuencia, porque parte del tiempo libre que tienen los niños, niñas y adolescentes lo utilizan para hacer deporte; y por otro lado, servir para inculcar valores morales y trabajo en equipo.

Es en esta etapa en donde, de la mano de otras instituciones aliadas, debemos comenzar a buscar becas educativas para nuestros talentos. Esto, aparte de otras obligaciones como el desarrollo de los Juegos Estudiantiles a nivel nacional y en el mayor número posible de disciplinas deportivas, instituciones y estudiantes participantes, así como la conformación de las delegaciones que nos representarán en los Juegos CODICADER, realización de concursos de bandas de paz, concursos de mascotas, Vacaciones Deportivas Recreativas, entre otros proyectos.

JUEGOS JUVENILES NACIONALES (DE 18 A 21 AÑOS)

Al igual que la etapa anterior, este eje busca la participación protagónica de atletas de los 14 departamentos del país. Y no se trata solo del diseño y la ejecución del proyecto, sino del respectivo seguimiento y evaluación. Con esto se busca la fundamentación y continuidad no solo del ámbito competitivo, sino que también del lado humano, continuando con el fomento de valores como la disciplina, el respeto, la solidaridad y la paz social, proceso iniciado en los Juegos Estudiantiles (de 14 a 17 años). En este eje se vuelve importante el trabajo de la mano con instituciones de educación superior, tanto a nivel nacional como internacional, que permitan abrir las puertas a nuestras atletas para obtener becas deportivas.

Estos Juegos Juveniles Nacionales constituyen la oportunidad de darle continuidad a la práctica deportiva y debilitar la fuga de talentos que terminan su etapa colegial y que luego se dedican a otras actividades. En otras palabras, nos permitirá darle seguimiento a los Juegos Estudiantiles Nacionales.

Los Juegos Juveniles Nacionales, además, promoverán la práctica deportiva a otro nivel, obligando a las federaciones y asociaciones deportivas nacionales a descentralizar el deporte y llegar a todo el país, promoviendo esa disciplina deportiva no solo en cabeceras departamentales, sino en todos los municipios de la nación.

La realización de los Juegos Juveniles Nacionales reforzará la creación de la política de infraestructura deportiva en El Salvador ya que, para poder llevarlos a cabo, tendremos que contar con los escenarios adecuados que albergarán, cada dos años y de manera rotativa, estos eventos.

DEPORTE DE ALTA COMPETENCIA

Esta es la etapa culmen del desarrollo deportivo, que propicia la participación al más alto nivel de competencia y acariciando los triunfos que da el trabajo de años de esfuerzo. Estamos claros que El Salvador necesita triunfos. Que el salvadoreño necesita de ídolos, líderes y héroes deportivos. Pero estos no tienen que ser producto de la casualidad o de una generación espontánea, sino de un trabajo planificado, ordenado y serio. Al igual que en los otros ejes, necesitamos no solo diseñar y ejecutar, sino que darle seguimiento y evaluar la estrategia realizada. La voz líder en este apartado tiene que llevarla el Comité Olímpico de El Salvador, que es la entidad llamada a desarrollar la alta competencia, contando con el adecuado apoyo gubernamental para desarrollar este eje.

Se vuelve indispensable la elaboración, entre INDES y COES, de una política ad-hoc a este tema, con objetivos comunes, establecimiento de fuentes de cooperación y la respectiva retroalimentación.

A propósito del dopaje y la transparencia deportiva impórtate será rescatar lo que establece la carta internacional en su artículo 10, apartado 10.2 No deben escatimarse esfuerzos para combatir los efectos dañinos del dopaje, ni para proteger el bienestar y las capacidades físicas, psicológicas y sociales de los participantes, las virtudes de la deportividad y el juego limpio, la integridad de la comunidad deportiva y los derechos de quienes participan en ella en cualquier nivel. Las autoridades internacionales y nacionales competentes deben aplicar en todos los niveles de actuación las normas antidopaje universalmente aprobadas. Además, nos auxiliaremos d organismos internacionales para fortalecer ese tema así:

Artículo 10, apartado, 10.3 La manipulación de las competiciones deportivas menoscaba los valores más fundamentales del deporte. Combinada con las apuestas, ofrece posibilidades de negocio a gran escala para la delincuencia organizada transnacional. Deben adoptarse medidas eficaces para promover la cooperación nacional e internacional contra la manipulación de las competiciones deportivas, así como una respuesta mundial coordinada en consonancia con los instrumentos internacionales pertinentes en vigor.

Además, se aspirará construir un trabajo en torno a una clínica nacional vinculada al desarrollo deportivo, incluyendo la medicina deportiva, con sus necesarios elementos de nutrición, psicología, diagnóstico y tratamiento de los atletas al más alto nivel posible de acuerdo con nuestra disponibilidad financiera. Esto incluiría un vínculo con un estándar antidopaje del mismo nivel con cobertura de la estructura deportiva nacional.

EVENTOS INTERNACIONALES

Con la infraestructura adecuada y con un nutrido grupo de atletas de alta competencia, se vuelve posible traer a nuestro país eventos internacionales en las diferentes disciplinas deportivas. De esta manera, ayudaríamos a generar desarrollo local y/o nacional, con la puesta en vitrina del país y sus territorios como destino turístico o polo de desarrollo económico y social. De ahí que se vuelve indispensable involucrar en este eje a otras instituciones del Estado.

Pero no solo se trata de dinamizar la economía nacional y local, activando las microeconomías y el comercio informal, sino también generar convivencia social, promoción del país, volviendo al deporte un producto atractivo para los medios de comunicación, tanto tradicionales como alternativos.

Por si fuera poco, con esta opción le ofrecemos a nuestros atletas fogueos de lujo a un costo menor de lo que supondría mandarlos al extranjero. Aliadas estratégicas para este fin tienen que ser las federaciones deportivas nacionales, que son las expertas conocedoras no solo de los eventos, sino también del nivel que podemos albergar en estos encuentros internacionales.

Esto se reafirma en La Carta internacional de la educación física, la actividad física y el deporte, pues en su artículo 3, apartado, 3.6 Los Estados y ciudades que contemplen la posibilidad de acoger grandes eventos deportivos deberían integrar esta opción en su estrategia a largo plazo para la educación física, la actividad física y el deporte a fin de propiciar y fortalecer la participación en la actividad física, así como de contribuir a una mayor coherencia social.

DEPORTE Y RECREACIÓN INCLUSIVOS

Potenciando el cumplimiento de derechos fundamentales, es un compromiso moral incluir a las personas con discapacidad (de cualquier tipo) y adultos mayores en el ámbito deportivo y recreativo, cumpliéndole así a dos segmentos poblacionales esenciales, que suman un millón de personas en El Salvador. Y es que no podemos dejar de lado que el deporte inclusivo se ha convertido en un potente aliado para mejorar la salud y el grado de autonomía funcional, incrementando la autoestima y la capacidad de integrase a la sociedad activa.

Reiteramos el artículo 3 de la Carta internacional en su apartado, 3.2 Todas las partes interesadas, en particular las administraciones nacionales y locales encargadas del deporte, la educación, los jóvenes, la salud, el ocio activo, el desarrollo, el urbanismo, el medio ambiente, el transporte y las cuestiones de género y de discapacidad, así como las organizaciones intergubernamentales, los movimientos olímpico y paraolímpico, las organizaciones deportivas, las entidades no gubernamentales, los círculos empresariales, los medios de comunicación, los educadores, los investigadores, los profesionales del deporte y los voluntarios, los participantes y su personal de apoyo, los árbitros, las familias, así como los espectadores, comparten la responsabilidad de formular y respaldar las políticas relativas a la educación física, la actividad física y el deporte; y todas las partes interesadas antes mencionadas deberían tener la posibilidad de ejercer esa responsabilidad.

Este eje contará con la participación tanto de Olimpiadas Especiales como del Comité Paralímpico de El Salvador, que están llamados a liderar el desarrollo de todos los proyectos concernientes a este tema. Vale la pena recalcar que no solo se trata de deporte competitivo, sino que también del recreativo, por lo que cualquier persona con discapacidad que desee desarrollar una actividad física o de recreación, contará con las facilidades para desarrollarla.

GESTIÓN Y COOPERACIÓN

A pesar de la fuerte inyección de recursos que tendremos por parte del Gobierno Central, siempre será necesario implementar un programa esencial en la búsqueda de recursos nacionales e internacionales que viabilicen la ejecución exitosa de cualquier plan (incluido el nuestro). Esto significa el desarrollo de alianzas con socios estratégicos como, entre otros, la cooperación internacional, las municipalidades y la empresa privada para que, por medio del deporte, eche a andar su Responsabilidad Social Empresarial.

Y es que como establece el Artículo 12 de la Carta Internacional, la cooperación internacional es un requisito previo para aumentar el alcance y los efectos de la educación física, la actividad física y el deporte

12.1 Por medio de la cooperación y las alianzas internacionales, todas las partes interesadas deberían poner la educación física, la actividad física y el deporte al servicio del desarrollo, la paz, la solidaridad y la amistad entre las personas, las comunidades y las naciones.

12.2 La cooperación y las alianzas internacionales deberían ser aprovechadas para defender eficazmente, en los planos internacional, regional y nacional, las importantes contribuciones de la educación física, la actividad física y el deporte al desarrollo social y económico, así como para intercambiar y apoyar la investigación y la información al respecto.

12.3 La cooperación y las alianzas internacionales entre las autoridades públicas, las organizaciones deportivas y otras organizaciones no gubernamentales es decisiva para reducir las disparidades que existen actualmente entre los Estados y dentro de ellos en el suministro de la educación física, la actividad física y el deporte. Esto puede lograrse mediante el intercambio de prácticas idóneas, los programas educativos, la creación de capacidades, las actividades de promoción, así como mediante los indicadores y otros instrumentos de seguimiento y evaluación basados en los principios universales enunciados en la presente Carta.

Todo ello como una forma inequívoca de transformar la sociedad salvadoreña a través del deporte y la recreación vinculada con otras áreas. De ahí que la cooperación con recursos para el deporte será una clave de gobierno y un énfasis de trabajo comprometido con la población salvadoreña.

INVERSIÓN PARA EL DEPORTE

En nuestra apuesta por el bienestar físico y mental de la población salvadoreña, que conlleva la práctica deportiva y la recreación, es indispensable la disponibilidad de recursos (humanos, financieros, logísticos, técnicos, materiales) y una gran capacidad de lobby para conseguirlos. Este eje es complementario al anterior y nos lleva a la búsqueda de incentivos fiscales y normativas relacionadas en la búsqueda de una relación ganar-ganar con la empresa privada y con todos los actores que estén dispuestos a convertirse en aliados estratégicos del deporte y la recreación en nuestro país.

Trabajo prioritario en los primeros 180 días.

Resultados esperados

Indicadores de impacto

Medios de verificación

Supuestos

Actividades

Recursos

Apoyo Institucional/externo

Responsables

Tiempo

1. Diagnóstico de infraestructura y priorización de inicio de mejora de al menos 3 escenarios deportivos nacionales.

2. Convocatoria a Federaciones nacionales para definir una alianza estratégica en favor del deporte.

3. Convocatoria a empresas nacionales e internacionales para definir una alianza estratégica en favor del deporte.

-Diagnósticos realizados

-Informes técnicos

-Gestiones realizadas

-Presupuestos asignados

-Inicio de obras

Firma de convenios.

Programas de acción conjuntos.

Gestiones conjuntas.

Firma de convenios/alianzas.

-Informes técnicos, -convenios realizados con Obras Publicas y otras carteras de Estado, -Alianzas y convenios con empresa privada y cooperación nacional o internacional.

Informes técnicos.

Bitácoras de trabajo,

Fotografías, videos.

Informes técnicos.

Bitácoras de trabajo,

Fotografías, videos

Se logra un diagnóstico efectivo y se dispone de los recursos para intervenir los 3 escenarios deportivos nacionales.

Lograda una convocatoria efectiva y firmados acuerdos/ convenios y /o alianzas en favor del deporte con las federaciones nacionales.

Lograda una convocatoria efectiva y firmados acuerdos/ convenios y /o alianzas en favor del deporte con empresas nacionales e internacionales.

-Diagnósticos,

_Gestiones diversas

- Ejecución de obras.

Convocatorias, definición de agendas y programas a desarrollar

Formulación de planes de acción

Convocatorias, definición de agendas y protocolos.

-Humanos: Equipos diversos, multidisciplinarios.

-Técnicos: computadores, impresores, proyectores, pantallas, cámaras, otros.

Materiales: Materiales de construcción, vehículos, papelería, otros

-Humanos: Equipos diversos, multidisciplinarios.

-Técnicos: computadores, impresores, proyectores, pantallas, cámaras, otros.

Materiales: vehículos, papelería, otros

-Humanos: Equipos diversos, multidisciplinarios.

-Técnicos: computadores, impresores, proyectores, pantallas, cámaras, otros.

Materiales: vehículos, papelería, otros

MOP, empresa privada, ONG,

organismos internacionales.

Federaciones Nacionales, comités, otros.

Empresas nacionales e internacionales, lobistas

Despacho presidencial,

Gerencia General,

General de Gestión y Cooperación.

Despacho presidencial,

Gerencia General,

General de Gestión y Cooperación, otros.

Despacho presidencial,

Gerencia General,

General de Gestión y Cooperación, otros.

Junio- diciembre

2019.

Junio- diciembre

2019.

Junio- diciembre

2019.

PRESUPUESTO DEL PLAN

Este documento, siendo una apuesta fundamental como es, y enmarcado dentro de un ambicioso plan que será un parteaguas en la concepción y paradigmas que hasta hoy se ha tenido en la materia en el país, será desarrollado a partir de una asignación que vendrá de manera directa de la Presidencia de la Republica. Además, de los recursos potenciales de cada cartera de Estado que tenga relación con desarrollo del deporte, la recreación y la actividad física, entendiendo que las instituciones actualmente ya manejan fondos diversos, pero de manera dispersa. Sin embargo, en un plan más visionario, tributarán a grandes objetivos de Estado, con mejora sustancial de la población salvadoreña en temas relacionados como: prevención de la violencia, el fomento de cultura de paz, la salud física, mental y emocional, el turismo, la inclusión, todo con énfasis en niñez, adolescencia, juventud, persona con discapacidad y adultos mayores.

Todo esto tiene que ver, como reza el plan mismo, con un enfoque de derechos en el que la persona humana tenga, en esta tierra, oportunidades de desarrollo integral pleno. Y todo esto no es posible sin grandes apuestas por un cambio significativo en el abordaje que se tiene para favorecer ese desarrollo. Así, la inversión en las personas es, pues, eminentemente eso: inversión y no gasto como se plantea en otras concepciones del mundo y en nuestro medio.

Por ello, el deporte, la recreación y la actividad física, en conjunto con las apuestas por la educación, la cultura y la empleabilidad, así como el tratamiento a fondo del tema de seguridad social y ciudadana, tienen gran relación con estilos de vida y este es el compromiso de Nayib Bukele: apostar al deporte de manera inequívoca como no se ha hecho en más de 16 años, desde 2002, puesto que se sigue con presupuestos exiguos, a pesar de la inflación y la necesidad manifiesta de invertir en este tema.

Todo ello tendrá el enfoque permanente de la transparencia, la eficacia, la eficiencia, la economía y la calidad en el manejo, ejecución y rendición de cuentas de los fondos asignados a este tema fundamental.

El coste total del plan es: $34,605,128.6